Otros

Aspectos a tener en cuenta a la hora de planificar un superyacht refit

Es algo a lo que todos los superyates se tienen que someter con el paso del tiempo

Superyacht refit.
photo_camera Superyacht refit.

El superyacht refit es algo a lo que todos los superyates se tienen que someter con el paso del tiempo, pues el mar es un entorno muy exigente que poco a poco va deteriorando al barco, tanto en su aspecto externo como en el mecánico.

Reacondicionar estos yates no es algo que todo el mundo pueda hacer y por eso es mejor confiar la tarea a empresas como Varador 2000, especialistas que realizan regeneraciones de yates de gran eslora usando productos de primeras marcas y cumpliendo con todas las normas de calidad.

Siempre van a surgir imprevistos

Uno de los principales aspectos que debemos tener en cuenta cuando vamos a rehabilitar un yate de gran tamaño es que los imprevistos siempre van a aparecer.

Podemos hacer una analogía con la rehabilitación de una casa antigua, en la que nunca sabemos lo que va a surgir cuando tiramos una pared.

Con los grandes yates pasa lo mismo, de manera que cuando hagamos la planificación inicial hay que contar con ciertos retrasos y con algo más de presupuesto para hacer frente a estos problemas.

Hay que tener un presupuesto

Establecer un presupuesto siempre genera una lucha entre los implicados en el proceso, pues el dueño del yate querrá un gasto menor, mientras que la empresa que ofrece los servicios de yacht care services en el astillero intentará fijar una cifra mayor.

Lo mejor suele ser llegar a un punto intermedio y redactar un resumen detallado de todos los trabajos que se van a hacer y en qué periodo de tiempo, siempre pensando en que los imprevistos pueden ver la luz en cualquier momento.

Hay que organizarse bien

Regenerar un gran yate tiene poco que ver con poner en funcionamiento una pequeña barca de recreo, por lo que la organización es vital para poder llegar a tiempo a la fecha de entrega.

De hecho, lo que se suele hacer es dividir todas las actuaciones en pequeños proyectos que ayudan mejor a cumplir con los plazos y a que los empleados del astillero sepan en todo momento en qué deben centrar sus esfuerzos para que las tareas no se salgan del presupuesto.

 

Se necesita preparar muy bien el reacondicionamiento

De entre todos los trabajos el más importante es el que se hace al principio, que es el de la preparación. De él dependerá que el acondicionamiento se haga de una forma correcta y en el tiempo pactado.

Hay que elaborar una lista de trabajo realista, que esté acorde con el estado general del yate y a la vez aprovechar para hacer otros mantenimientos que son esenciales como la pintura o las inspecciones, con la idea de que el tiempo en el astillero rinda lo máximo posible.

Trabajar en un gran yate no es nada sencillo. Lo más importante es hacer una lista de tareas, teniendo en cuenta la realidad del barco en ese momento para saber qué es lo que necesita sin escatimar en los cuidados necesarios, a la vez que se hace un presupuesto detallado en el que hay que tener en cuenta que es casi seguro que surgirán imprevistos de última hora.

Ayuso: “La Corona ha sido la principal garantía de nuestra Democracia”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?