Otros

¿Qué material escoger para tu plato de ducha? Descúbrelo con esta guía

El cuarto de baño en la actualidad guarda un papel importante en cualquier vivienda

Plato de ducha.
photo_camera Plato de ducha.

El cuarto de baño en la actualidad guarda un papel importante en cualquier vivienda, pues más allá de facilitar las funciones básicas de higiene, siempre aspiramos a tener un espacio cómodo, relajante y con gran practicidad. Si estás pensando en renovar esta parte de tu casa, seguramente querrás aplicar todo esto al nuevo espacio y, dentro de los detalles más relevantes, estará la elección del plato de ducha más adecuado.

Instalar un nuevo plato para la ducha va a requerir cierto esfuerzo porque supondrá un trabajo de obra. Por ello, es crucial decantarse por un material que sea resistente, agradable, cómodo y duradero, ya que se pretende hacer una labor de albañilería que aguante a lo largo de muchos años sin problemas.

Si tienes algunas dudas en tu elección, hemos venido a rescatarte. Con esta guía podrás escoger el material más adecuado para tu nuevo plato de ducha y cubrir todas tus necesidades, ¡no te la pierdas!

¿Cuál es el material más limpio?

Uno de los aspectos de mantenimiento más molestos en esta parte de la casa es la limpieza. Los baños son zonas muy húmedas que utilizamos constantemente y que requieren de cierto esfuerzo para guardar la higiene si los materiales no son los adecuados o no reman a favor.

Para minimizar este problema, lo ideal es decantarse por un material liso para el plato de ducha, pues los que ofrecen texturas tienden a acumular más suciedad y son más complicados de limpiar, ya que debes rascar entre sus recovecos. En este sentido vas a contar con opciones de piedra muy atractivas e incluso con duchas de pizarra, mientras que estas se presenten rectas y sin muchos listones.

¿Cuál es el material más resistente?

Si has realizado una gran obra y una inversión para renovar tu cuarto de año es posible que des mucha prioridad a la resistencia del material de tu plato de ducha. Esto es lo que va a evitar que tengas que volver a hacer una gran inversión a corto plazo y todo este trámite habrá merecido la pena.

Cuando buscas durabilidad, la porcelana se puede convertir en tu gran aliada. De hecho, este tipo de platos de ducha pueden alcanzar una larga vida de hasta 30 años sin necesidad de volver a levantar todo el baño (fuente: https://www.platosygrifosdeducha.com/). Además, es una opción bastante accesible a nivel económico y puede encajar con la estética de los otros elementos de la estancia con mucha facilidad. Recuerda, eso sí, que este material no es antiadherente y debes colocar una alfombrilla por seguridad.

¿Cuál es el material más seguro?

La seguridad es importante cuando se trata de una ducha. Es un entorno en el que se puede resbalar, en el que ocurren accidentes e incluso en el que pueden aparecer problemas de humedades o de moho. Una buena elección siempre debe tomar en cuenta este aspecto tan relevante de la vida cotidiana como es el crear un entorno que sea lo más seguro posible.

Para esto es buena idea optar por la piedra, todo un clásico. La piedra es un material muy solemne, que tendrá una gran resistencia, que correrá menos riesgo de producir resbalones respecto a otras opciones como la porcelana y que tiene menos papeletas de desestructurarse, ya que requiere una instalación de obra. Tendrás un producto bien armado con el que ducharte minimizando los riesgos en diferentes aspectos.

 

¿Cuál es el material más moderno?

¿Vas a renovar tu cuarto de baño para proporcionar un aspecto más moderno y minimalista? Instalar una ducha ya es una opción ganadora respecto a las clásicas bañeras. No obstante, también hay que tener en cuenta los materiales actuales que ofrecen acabados de diseño y que son prácticos en el día a día. Este va a ser un punto crucial para obtener el resultado deseado.

En este sentido te invitamos a contemplar la opción de incluir un plato de ducha de resina o de carga mineral. Estos están entre los más demandados actualmente, ya que pueden cortarse a medida y crear el aseo que deseas tener a tu gusto, se presentan en una gama de colores muy amplia y su instalación es tan fácil que va a ahorrar considerablemente dentro del presupuesto de albañilería. Para un mejor resultado, también cuenta con propiedades antifúngicos y antibacterianas, ¿qué más se puede pedir?

¿Cuál es el material más fácil de limpiar?

Volvemos al punto en el que la limpieza nos preocupa, una vez resueltos otros aspectos como la resistencia o la estética. En este sentido, seguimos aludiendo a los platos de ducha con superficies lisas que son más limpios porque no acumulan suciedad en las texturas, pero, ¿cuáles son los más fáciles de lavar por sus cualidades?

En este caso queremos poder el foco en un clásico de las duchas, y es la opción del plato de ducha de cerámica. Este material es muy resistente y se limpia con facilidad, aunque incluyas agentes químicos o productos de limpieza agresivos, es muy complicado que este tipo de duchas se estropeen o cojan el característico color amarillento tan indeseado. Esto va a multiplicar tus opciones, pues podrás usar la fórmula que más cómoda te resulte para mantener la higiene en tu cuarto de baño.

¿Qué derechos reconoce el anteproyecto de la Ley Trans?

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?