Podemos

Ese día hablaron también sobre cómo frenar a Pablo Iglesias

Rajoy llamó a Rubalcaba la noche electoral para pedirle que continúe al frente del PSOE

La conversación telefónica se produjo alrededor de las 12 de la noche. El presidente le dijo: te necesito, eres imprescindible para la estabilidad de España

Rajoy y Rubalcaba conversan en un aparte en privado.
photo_cameraRajoy y Rubalcaba conversan en un aparte en privado.

Mariano Rajoy ha intentado convencer a Alfredo Pérez Rubalcaba de que no abandone la secretaría general del PSOE. El presidente del Gobierno le pidió personalmente que no se marchara en una conversación telefónica que hasta ahora no ha trascendido.

Rajoy vivió el domingo 25 de mayo una de las noches electorales más intensas que recuerdan sus allegados. No sólo por el resultado electoral del PP, que supuso para él un susto mayúsculo por la escasa diferencia que le separó del PSOE. También se preocupó, y mucho, por las consecuencias de las europeas en la dirección socialista.

En el momento en que el presidente recibió la noticia de los resultados finales, el presidente atendió algunas llamadas telefónicas en su despacho de la séptima planta de Génova, 13. Unas eran para felicitarle por el resultado. Pero, otras, para alertarle de un serio peligro para su Gobierno: el desmoronamiento del PSOE.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, varios colaboradores de máxima confianza del presidente contactaron con Rajoy la misma noche del 25-M para transmitirle que el resultado obtenido por el PSOE, 14 escaños, suponía un grave riesgo para el Gobierno y para el Partido Popular.

Estos asesores también le comunicaron a Rajoy una noticia que comenzaba a circular en algunos ambientes:

-- Rubalcaba está pensando en dimitir y marcharse, le advirtieron al presidente del Gobierno.

Mensaje: tienes que frenar la dimisión de Rubalcaba

En esas llamadas telefónicas de personas de su confianza, Rajoy también recibió un consejo: no podía quedarse de brazos cruzados; debía frenar la salida de Rubalcaba. Al menos, le dijeron, tenía que intentar que no se marchara todavía.

Alguno utilizó el siguiente argumento: Alfredo Pérez Rubalcaba es para Rajoy “un ministro sin cartera”, un personaje clave para seguir aplicando sus políticas, en el que se ha podido apoyar en determinadas circunstancias y para desafíos que afectaban al futuro del país.

Estos interlocutores hacían referencia a la labor del líder del PSOE en la oposición como un importante factor para la estabilidad de España.

La llamada telefónica

Fue en torno a las 12 de la noche del mismo 25-M cuando Mariano Rajoy decidió dar un paso adelante y contactar con Alfredo Pérez Rubalcaba para intentar convencerle de que no abandonara la secretaría general del PSOE.

El presidente descolgó el teléfono y habló con Rubalcaba. ECD ha podido confirmar que fue “una conversación larga”. En ella, Rajoy le pidió específicamente que continuara al frente del PSOE y que no abandonara la secretaría general.

El presidente del Gobierno mencionó el entendimiento que ambos han logrado en asuntos de Estado, como el referéndum independentista de Cataluña, algo que podría quedar en entredicho con otro secretario general.

También hablaron de Podemos

En esa llamada, Rajoy aprovechó para exponer a Rubalcaba el desafío que suponía para el país el fenómeno Pablo Iglesias. Fue, por tanto, la misma noche del 25-M cuando el presidente del Gobierno habló con el jefe de la oposición sobre cómo frenar a Podemos en las televisiones.

Tal y como contó ECD, el jefe del Ejecutivo le insistió a Rubalcaba en que el éxito de Iglesias afecta fundamentalmente al PSOE pero que es, además, un riesgo para toda España.

La Razón publicó ayer una información firmada por Pilar Ferrar en la que se confirmaba lo adelantado por ECD el pasado viernes: Rajoy y Rubalcaba habían hablado. La periodista afirmaba:

-- “Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba mantienen una larga conversación poco después del 25-M (…) Rajoy siempre ha dicho que Alfredo era “la mejor cabeza del PSOE” (…) Y así, Rubalcaba le comunica al presidente su decisión de dejar la Secretaría General: “Mariano, no quiero irme, pero tampoco puedo quedarme”.

El País también publicó ayer una información firmada por Anabel Díaz en la que se volvía a confirmar la información adelantada por ECD:

-- “Sonó el teléfono móvil de Alfredo Pérez Rubalcaba. Eran las diez de la noche del pasado domingo. Vio que quien le llamaba era Mariano Rajoy. “Buenas noches, presidente”. El jefe del Ejecutivo le telefoneaba para contarle los resultados de las elecciones europeas celebradas ese día. “Nos ha ido mal a los dos”, convinieron ambos. “Ya hablaremos”, acordaron”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?