Política

Aprobado sin ruido el mini trasvase de agua del Ebro a Castellón que en su día había bloqueado Zapatero a petición del tripartito catalán

De modo inesperado y sin hacer ruido, el Gobierno ha puesto fin al veto socialista al mini trasvase de agua excedentaria del Ebro a la provincia de Castellón, al autorizar la cesión de 10 hectómetros cúbicos anuales. El proyecto fue bloqueado por el Ejecutivo de Zapatero.

La decisión del ministerio de Medio Ambiente está basada en el hecho diferencial que tiene la provincia de Castellón, al ser cuenca donante del Ebro a través del río Bergantes, que atraviesa tierras castellonenses y luego se interna en la provincia de Teruel hasta converger con el Ebro.

El proyecto había sido vetado por el anterior Gobierno, con Rodríguez Zapatero en La Moncloa, por las servidumbres del Ejecutivo socialista con el PSC, cuando el tripartito gobernaba Cataluña

Agua en camiones-cuba

Durante años, la Generalitat Valenciana y la Diputación de Castellón habían esgrimido la histórica frustración de la provincia de Castellón que, siendo donante, no recibía agua del Ebro, para basar jurídicamente la reclamación del mini trasvase. La batalla fue iniciada en 2005 por el entonces presidente de la Diputación, Carlos Fabra, y la ha continuado con insistencia su sucesor en el cargo, Javier Moliner.

Se da la circunstancia de que, en épocas de restricciones, el agua llegaba a diversas poblaciones del interior de la provincia sólo a través de camiones-cuba o recurriendo a perforaciones a gran profundidad. Las necesidades básicas para el consumo humano, para el ganado y para el aprovechamiento agrícola de diversas comarcas eran un clamor en tierras castellonenses.

Una decisión histórica

El 29 de julio, el Consejo Nacional del Agua aprobó el trasvase, después de que, hace unos meses, Moliner, mantuviera discretas reuniones con la cúpula del ministerio, en Madrid, para sensibilizar a la Administración central.

Moliner acentuó su tono reivindicativo en vísperas de la cita del Consejo Nacional del Agua, y puso un número concreto de hectómetros cúbicos para trasvasar a la provincia de Castellón, “frente a aspiraciones más moderadas de la Generalitat en la negociación”, según ha sabido El Confidencial Digital de un diputado provincial. La petición ha sido finalmente atendida y el ‘grifo’ abierto permitirá un considerable ahorro inversor a las administraciones públicas.

Se utilizará el canal Xerta-Cálig

Una vez aprobado, el mini trasvase tendrá una inversión de 22,5 millones de euros, aunque falta aprobar en sus detalles la infraestructura necesaria.

No obstante, no todo el proyecto de llevar agua del Ebro a la provincia de Castellón será de nueva construcción. La diputación propone que se aproveche la existencia del histórico canal Xerta-Cálig, construido durante el franquismo, para abaratar los costes de la inversión.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?