Política

Cataluña tendrá una consulta popular no referendaria si el Tribunal Constitucional anula el referéndum soberanista. Artur Mas prepara un censo distinto al del Estado

Artur Mas tiene un 'plan B' por si el Tribunal Constitucional impide el referéndum soberanista en Cataluña. El presidente de la Generalitat ha pactado con ERC que, en el caso de que eso ocurra, convocará una llamada "consulta popular no referendaria", utilizando para ello un censo diferente al del Estado.

El pasado 8 de mayo, el Tribunal Constitucional admitió a trámite la impugnación por la Abogacía del Estado de la resolución del Parlamento de Cataluña, aprobada el 23 de enero de 2013, sobre la “Declaración de soberanía y el derecho a decidir del pueblo de Cataluña”.

Esa decisión del TC no ha impedido que Artur Mas continúe adelante con su proyecto independentista, y en concreto con la llamada Ley de Consultas que está tramitando en la cámara autonómica, con los apoyos de ERC y PSC.

Un plan alternativo

Sin embargo, el presidente de la Generalitat ya se ha puesto a trabajar en un plan alternativo por si el referéndum sobre la continuidad o no de Cataluña dentro de España es también anulado por el alto tribunal.

Según ha sabido El Confidencial Digital, ese ‘plan B’ que contempla el dirigente nacionalista, y que ha pactado con Esquerra Republicana, consiste en montar lo que llaman una ‘consulta popular no referendaria’, organizada con un censo propio y con una normativa diferente a la que tiene el Estado para los referendos tradicionales, de tal manera que no puede ser denominada referéndum.

Un informe de la Generalitat avala la maniobra

Esa maniobra, para someter a votación la independencia de Cataluña sin necesidad de celebrar un referéndum legal avalado por el Estado, está incluida en un informe de carácter interno de la Generalitat, encargado por el Gobierno regional al Instituto de Estudios Autonómicos.

El informe, al que ha tenido acceso ECD, aborda los “procedimientos legales a través de los cuales los ciudadanos de Cataluña pueden ser consultados sobre su futuro político colectivo”.

Beneficioso para el Estado español

Según el comité de expertos consultados por la Generalitat, la vía del referéndum sería posible si el Estado permitiese a la Generalitat convocarlo de manera unilateral, o procediera a una reforma del artículo 150.2 de la Constitución para dotar a Cataluña de esa competencia.

Tras reconocer que ambas opciones son poco probables, al “haber recurrido el Gobierno estatal ante el Tribunal Constitucional las consultas por vía de referéndum”, el informe apunta la opción de recurrir a “consultas populares no referendarias”, posibilidad en la que ya trabajan Artur Mas y ERC.

Además, el informe asegura que esa fórmula podría ser beneficiosa también para el Estado español, ya que “no lo obliga a realizar actividades que puede considerar que tienen para él un coste político, como es el caso de convocar o autorizar la convocatoria de un referéndum”.

Creará el censo a través del Sistema Catalán de Salud

Para que esa consulta no pueda ser calificada de referéndum, y por tanto declarada ilegal por no haber sido convocada por el Estado, la Generalitat optará por elaborar un censo diferente al censo oficial que se emplea para Cataluña en cualquier proceso de votación y que depende del Gobierno central.

El informe elaborado por el Instituto de Estudios Autonómicos establece mecanismos para formar un censo electoral de Cataluña distinto, como incluir en él, por ejemplo, a todos los ciudadanos mayores de 16 años, o a los inmigrantes que tengan regularizada su situación en la comunidad.

Para reunir los datos de los posibles votantes, la Generalitat está recurriendo a las listas del Sistema Catalán de Salud, en el que están inscritos todos los ciudadanos residente en Cataluña, con el objetivo de tener preparado un censo electoral propio con el que, una vez agotada la vía del referéndum, convocar la ‘consulta popular no referendaria’.

La consulta, paso previo a unas elecciones plebiscitarias

Según las fuentes consultadas por ECD, la convocatoria de esa consulta soberanista, que en realidad pretende enmascarar un referéndum, “sería el paso previo a la celebración de unas elecciones plebiscitarias”.

Esos comicios, exigidos públicamente por ERC a Artur Mas la semana pasada, consistirían en convocar a todos los ciudadanos a un proceso electoral en el que CiU y Esquerra se presentarían de juntos y con una sola propuesta de Gobierno: si ganan las elecciones, declarar la independencia de Cataluña de manera unilateral, según el modelo de Kosovo.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?