Política

Congreso del PSOE. Rubalcaba ganó a Chacón por el miedo de los delegados al cambio interno y por “presiones salvajes” que provocaron 50 movimientos de voto

Alfredo Pérez Rubalcaba liderará la travesía del desierto del PSOE, al imponerse a Carme Chacón en el 38 congreso del PSOE por sólo 22 votos de diferencia. Su victoria se ha debido al pánico de los cuadros del partido al cambio, pero sobre todo a que medio centenar de delegados modificaron su voto como consecuencia de las durísimas presiones ejercidas sobre ellos.

Fuentes socialistas presentes en el congreso de Sevilla, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, hablan de un corrimiento de votos de última hora como consecuencia de las “presiones salvajes” (es la expresión que usan) que han padecido buen número de compromisarios.

Como consecuencia de eso, al menos medio centenar de delegados cambiaron su voto, lo que explica que Rubalcaba aventajara a su rival en esas 22 papeletas, cuando las cuentas de la candidatura de Carme Chacón eran que ganaba por 30 de votos diferencia.

Andaluces y extremeños

De acuerdo con las fuentes consultadas las presiones extremas se han ejercido principalmente sobre delegados procedentes de Andalucía, aunque también ha ocurrido con algunos de los extremeños.

Argumentos como la continuidad de sus puestos de trabajo, sobre todo tratándose de cargos municipales, y sobre su futuro personal han sido las bazas más utilizadas para ‘convencerles’ de que cambiaran la intención de voto.

El propio Alfredo Rubalcaba reconoció indirectamente la existencia de esas presiones cuando, durante su discurso ante la asamblea, quiso aclarar que, si se estaban produciendo, no se hacían “en su nombre”.

La traición de Málaga

Uno de los datos que ha sorprendido en el entorno de Chacón es lo ocurrido con la representación de Málaga, en la que se calcula que 13 delegados han cambiado el voto y han apoyado a Rubalcaba, algo que la candidata no se podía esperar. Algunos de ellos incluso habían firmado su aval a la candidatura de Chacón.

Personas del entorno de Rubalcaba reconocen que su trabajo previo se centró en captar a ese 5% de delegados que llegaban a Sevilla sin el voto decidido. Y creen que, por el contrario, sus rivales, que viajaron con la idea de una victoria segura, no se han movido tanto para hacerse con ellos.

El vídeo del día

Arrimadas valora la armonización fiscal propuesta por ERC.

Alfonso Guerra a tope

En la búsqueda de votos para Rubalcaba se ha distinguido Alfonso Guerra, aunque se afirma que se movía a su aire por los pasillos.

Se cuenta que el viernes, a primera hora, tuvo un encontronazo con José Antonio Griñán, a cuenta del apoyo del líder andaluz a la candidatura de Chacón.

Igualmente, se movió mucho por los pasillos, para ‘convencer’ a delegados, Gaspar Zarrías, buen conocedor del partido que en el pasado tuvo el control en Andalucía, como secretario de organización.

Le gustaría ser presidente del PSOE

Fuentes socialistas cuentan que a Alfonso Guerra le encantaría que Rubalcaba le propusiese como presidente del partido. No lo confiesa en público, pero sí lo ha reconocido en privado delante de algunos barones socialistas. Rubalcaba lo sabe y está dispuesto a estudiar su nombramiento, que sería el premio a toda una vida dedicada al PSOE.

No obstante, Guerra dice que ante todo no desea herir a Manuel Chaves, aunque espera un gesto por su parte, que le allane el camino hacia la presidencia del partido. Guerra es el diputado más votado en Andalucía y el único que ha mantenido su escaño desde 1977. Unos avales que él está dispuesto a utilizar.

Según dichas fuentes, en el PSOE no tiene ahora mismo detractores internos. Y puede ejercer una autoridad moderadora en la dirección y ayudar a Griñán a salvar los muebles en las andaluzas. Añaden que, para ejercer de moderador, se necesita ser una persona avalada por las urnas y en la política activa, perfil que encaja casi a la perfección con la figura de Alfonso Guerra.

Chacón, triste, aunque arropada

Respecto a la situación anímica de la candidata derrotada, personas de su entorno explican que Carme Chacón se encontraba ayer “un poco triste”, si bien estuvo en todo momento arropada por su gente y su familia

Las fuentes cercanas al equipo de Carme Chacón, con las que ha conversado ECD, cuentan que no van a denunciar públicamente nada de lo ocurrido en los pasillos del congreso, y en concreto las presiones extremas a algunos delegados para que cambiaran de voto. Primero porque los hechos ya no tienen vuelta atrás, pero también para que no se les acuse de ser malos perdedores.

No va a quemarse

Mientras Carme Chacón anunció que, si ganaba, contaría con su rival, Rubalcaba no dijo eso de ella.

Sin embargo, la candidata derrotada no se ha afanado por colocar gente suya en la nueva ejecutiva. Las fuentes cercanas explican que su estrategia a partir de ahora va a ser mantenerse al margen de la nueva dirección. Prefiere quedarse fuera, no quemarse, puesto que sus miras están en las siguientes elecciones generales: entonces volverá a dar la batalla por la nominación como candidata.

Las fuentes cercanas cuentan que Chacón ya ha dicho a los suyos que se presenta “seguro” a las primarias para ser la candidata del PSOE a la presidencia del Gobierno.

Problemas con su discurso

Chacón preparó su discurso para el 38 congreso directamente con José Andrés Torres Mora, encerrados en privado. Torres Mora ha sido su ‘jefe de gabinete’ encubierto, y él es el responsable del tono ‘entusiasta’ de la campaña previa.

Sin embargo, otros delegados reconocieron que la intervención de la candidata no le benefició nada. Incluso afirman que ahí perdió el congreso. No se le notó clara, segura; estaba demasiado tensa y nerviosa, y cuando elevaba la voz incluso le salían gallos. Algunos añaden que parecía que estaba echando una bronca, en lugar de querer conquistar su voto.

Gustó mucho más Alfredo Pérez Rubalcaba, que además se centró “sobre todo en el partido”, mientras que su contrincante hablaba más de elecciones. Todos coinciden en que resultó clave el anuncio de que pensaba reconsiderar las relaciones de España con la Santa Sede, un giro laicista que encendió los ánimos de los presentes.

Problemas para Tomás Gómez

La victoria de Rubalcaba va a traer consigo muchos damnificados, sobre todo entre quienes se han alineado con su rival. Es el caso de las dirigentes andaluzas Susana Díaz, número dos regional, y Mar Moreno.

Pero donde hay más temor en el PSM, tras el apoyo cerrado de Tomás Gómez a Carme Chacón, y a la vista de la dura lucha mantenida para la elección de delegados. Está a las puertas el congreso regional de Madrid, y ya se da prácticamente como seguro que habrá una candidatura alternativa, liderada por Jaime Lissavetsky, que tendrá a su favor el apoyo cerrado del nuevo aparato de Ferraz.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes