Política

La ex secretaria general rechazó la oferta de Soraya

Cospedal y Casado ya negocian la nueva ejecutiva del PP

Sus equipos están manteniendo conversaciones para cerrar la lista antes del congreso extraordinario

Pablo Casado y Cospedal.
photo_cameraPablo Casado y Cospedal.

Desde hace una semana, cuando se conocieron los resultados de las primarias del PP, Pablo Casado y María Dolores de Cospedal, segundo y tercera en votos de la militancia, apostaron claramente por una alianza de cara al congreso que se impusiera a la candidata más votada, Soraya Sáenz de Santamaría. Después de días de conversaciones, ambos ya diseñan hasta la futura ejecutiva.

Así lo reconocen al Confidencial Digital colaboradores de la ex secretaria general del PP, que hablan de un “diálogo permanente” entre los equipos de ambas candidaturas. Una interlocución que en los próximos días tendrá “avances significativos” pero que ya está empezando a dar sus frutos de cara al cónclave del 20 de julio.

En ese sentido, las fuentes consultadas explican que tanto Pablo Casado como María Dolores de Cospedal han delegado en sus colaboradores más próximos las “negociaciones” con la otra parte. De momento, “no se ha realizado trabajo de despacho” y la comunicación entre ambos equipos se está llevando a cabo por vía telefónica.

No obstante, los afines a ambos líderes anuncian que, de cara a la semana que viene, habrá “reuniones importantes” preparatorias al congreso, en las que empezará a escenificarse, y a hacer pública, una alianza que ya es un secreto a voces.

Ya hablan de la futura ejecutiva

En las conversaciones mantenidas hasta la fecha, los equipos de Pablo Casado y de María Dolores de Cospedal se han centrado, fundamentalmente, en el cálculo de apoyos de cara al congreso, teniendo en cuenta el número de compromisarios logrado el pasado día 5 por cada uno de los candidatos.

Así las cosas, el cálculo que hacen ambos dirigentes es que Cospedal ha logrado llevar al cónclave del 20 y 21 de julio a 1.100 delegados afines, mientras que Casado estará arropado por 600. Entre ambos, por tanto, suman 1.700 compromisarios que se impondrían a los 1.000 que tiene asegurados Sáenz de Santamaría, a la que no le valdría ganarse a los 400 que aún no se han pronunciado.

Una vez “asegurada” la victoria en el congreso, los equipos de ambos dirigentes han dado un paso más y han empezado a hablar de la futura ejecutiva del PP. Las fuentes consultadas afirman que aún no hay “cargos para nombres concretos”, pero sí que habrá una “gran integración” por parte de Casado, a los afines de Cospedal.

El movimiento de Maíllo

En ese sentido, en Génova 13 se apunta que Casado y Cospedal están cerrando un acuerdo en el que la ex secretaria general pueda repetir como número dos del partido o, como mínimo, situar a alguien de su máxima confianza en la cúpula del PP. Una ejecutiva en la que también repetirían Javier Maroto y Andrea Levy, que están haciendo campaña a favor de casado.

Dirigentes del PP aseguran que Fernando Martínez Maíllo, consciente de estos movimientos, y de que Casado y Cospedal le quieren fuera de la ejecutiva, ha decidido dar un paso al frente y respaldar a Soraya Sáenz de Santamaría.

Un apoyo clave, teniendo en cuenta que la ex secretaria general contaba como “suyos” los compromisarios de Zamora y de las otras provincias de Castilla y León “controladas” por Maíllo, que ahora pasarán a la órbita de Soraya.

Cabe recordar, en este sentido, que Sáenz de Santamaría ya se impuso en esa federación, una de las más representativas en el congreso, y que ahora puede sumar todavía más apoyos. La ex vicepresidenta, por tanto, no ha tirado la toalla y confía en poder ganar, aunque el previsible respaldo de Alberto Núñez Feijóo a Casado le complica mucho las cosas.

Los “sorayos” tantearon a los “cospedales”

Sáenz de Santamaría está buscando grandes apoyos en las diferentes ejecutivas regionales y provinciales del partido por toda España después de confirmar que Cospedal no iba a mantenerse imparcial y que, bajo ningún concepto, iba a facilitar su llegada a la presidencia del PP.

Tal y como confirman al Confidencial Digital desde el equipo de la ex secretaria general, colaboradores de la ex vicepresidenta contactaron con los de Cospedal para hacer una “oferta de integración” y conocer, de primera mano, qué pensaba hacer la tercera más votada en las primarias de cara al congreso.

La respuesta fue la que todos esperaban: “María Dolores no quiere integrarse en ningún proyecto de Soraya y apuesta claramente por Casado”. Una postura que, posteriormente, la ex secretaria general ratificó a Sáenz de Santamaría en una reunión privada entre ambas.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo