Política

Dimisión de Esperanza Aguirre: la presidenta abandona la política porque ya no tiene más recorrido y porque hasta le aburría

"Es una decisión durísima". Esperanza Aguirre ha anunciado su dimisión entre lágrimas. La presidenta de la Comunidad de Madrid llevaba más de un año pensándose el abandonar la política. A partir de ahora tendrá más tiempo para dedicar más atención a su familia y, especialmente, a sus dos nietos.

La presidenta llevaba meditando su marcha de la política desde hace más un año. Aguirre comentaba a personas de su confianza que su proyecto político tiene un principio y un final, y que éste último estaba cerca. A las dos del mediodía ha hecho pública su decisión.

Tal y como publicó El Confidencial Digital hace siete meses, Aguirre confesaba a sus más estrechos colaboradores y amigos que su actual situación en la política “le aburre soberanamente”: se dedica, en la mayoría de los días, a acudir a pequeñas localidades o a tratar asuntos menores –leer noticia-.

Era consciente, además, de que ha llegado al máximo de lo que puede aspirar en política, dadas las circunstancias del país, del Gobierno y del PP.

Transición tranquila

El plan de la presidenta es poner en marcha en el PP madrileño una transición tranquila y sin sobresaltos. Sabe que, si lo hace mal, puede provocar un terremoto interno y quiere, por tanto, calcular bien todos los movimientos.

El vicepresidente Ignacio González se hará con la presidencia hasta la próxima sesión de investidura que se celebrará en la Asamblea de Madrid. Lucía Figar, consejera de Educación, es una de las personas que, según fuentes del PP, ascenderá notablemente en el nuevo Gobierno autonómico.

El futuro de Aguirre

Aguirre reconoció en su rueda de prensa que su intención es, ahora, pasar a una segunda línea política y pedir su reincorporación a su plaza de funcionaria: es miembro del Cuerpo de Técnicos de Información y Turismo.

Hace unos meses, Esperanza Aguirre recibió la propuesta de incorporarse a la presidencia de Vocento. Por aquel entonces, reconoció que no veía con malos ojos la propuesta de pasarse a la empresa pública, pero que necesitaba tiempo.

Cuando era preguntada por si se presentaría a las próximas elecciones de 2014, Aguirre siempre eludía la respuesta, explican desde su entorno.

Su enfermedad

Sobre sus problemas de salud, personas de estrecha confianza de la presidenta aseguran que se encuentra “bien”. Solo tiene que seguir una medicación diaria y someterse a revisiones periódicas. La próxima será el próximo día 25. Aguirre aseguró que la salud “ha influido” en su decisión de dejar la política.

Su intención, ahora, es centrarse más en su familia. Está volcada con los suyos y no pierde oportunidad de pasar más tiempo con familia y amigos, que para ella son ahora lo más importante en la vida. Esperanza Aguirre, de hecho, ha venido transmitiendo con mucha frecuencia a sus íntimos que la política pasa de largo. Entonces, lo que quedan son los familiares y las amistades, a las que ella suele prestar una atención y un cuidado máximo.

La presidenta, por ejemplo, critica a sus colegas que dicen: “Este fin de semana lo pienso dedicar a mi familia”. Ella, aseguran, dedica “todos” los sábados y domingos (que puede) a los suyos. Los viernes por la tarde también suele escaparse para estar con los que más quiere. Lo tiene muy enraizado y son los pilares de su vida diaria.

Con sus amigos suele quedar a jugar al golf, deporte que es su pasión. Con su familia, suele comer prácticamente a diario (cuando su agenda se lo ha permitido). Especial dedicación dedica a su nieto de siete meses y a su nieta de algo más de tres años.

La lava sigue emergiendo del volcán un mes después

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?