Política

Crisis en Génova

Dirigentes del PP: “El partido es una olla a presión”

Cospedal se ha blindado, pugna para las europeas, se habla de una ‘purga’ en la dirección nacional

Mariano Rajoy, en un Comité Ejecutivo Nacional junto a Cospedal y Arenas.
photo_cameraMariano Rajoy, en un Comité Ejecutivo Nacional junto a Cospedal y Arenas.

La sede nacional del PP está siendo testigo, en los últimos días, de un ambiente de máxima tensión que no se respiraba desde hacía mucho tiempo. La elección de Juan Manuel Moreno como líder del partido en Andalucía ha provocado que Cospedal se haya escudado en su equipo de confianza, y algunos temen que pida a Rajoy cambios inmediatos en la cúpula.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en Génova, la secretaria general lleva desde la semana pasada manteniendo encuentros y conversaciones reservadas con Carlos Floriano, Esteban González Pons, Vicente Tirado, y la tesorera Carmen Navarro.

Estos dirigentes son “en los que se ha apoyado María Dolores” desde que Rajoy eligió a Juan Manuel Moreno para liderar el PP andaluz.

Ante el “run-run constante” que existía en la planta noble del PP nacional, el martes se convocó una reunión para nombrar a los citados dirigentes como responsables del comité de campaña del partido para las elecciones europeas. De esta forma, explican cargos intermedios, “se intentó justificar el secretismo existente”.

No obstante, en el encuentro apenas se habló de la campaña. Ni de nombres ni de actos programados: “No hay información. Solo lo saben ellos cinco”. Sí se insistió en la necesidad de tener un partido unido y de ‘mojarse' en la calle como si se trataran de unas elecciones municipales, tal y como explicó posteriormente a los medios Carlos Floriano.

Ese 'silencio' por parte de la dirección, unido a la falta de un candidato, y la incertidumbre sobre quién integrará la lista, está provocando “una pugna interna en la que nadie se fía de nadie y todos quieren imponer a su equipo”

[OBJECT]Se habla de una ‘purga’ de la cúpula del partido

La tensión existente en Génova, unida al secretismo y la incertidumbre que rodea la organización de las elecciones europeas, está provocando que en los pasillos de la sede nacional del PP se empiecen a escuchar todo tipo de especulaciones sobre el futuro del partido.

Uno de los rumores más extendido, explican las fuentes consultadas, es el de que Cospedal, después del varapalo sufrido por no haber situado a José Luis Sanz al frente del PP en Andalucía, quiere mostrar su poder proponiendo a Mariano Rajoy una remodelación en la cúpula del partido.

Esa posibilidad, que ya se manejó el pasado verano en plena crisis por el 'caso Bárcenas' es hoy, según dirigentes 'populares' más factible: “Rajoy siempre busca equilibrar fuerzas y sabe que ahora la balanza está en contra de Cospedal. Es posible que el presidente acepte pequeños cambios para calmar a la secretaria general”.

En ese escenario, “es imposible” que Javier Arenas pierda la vicesecretaria general de Política Local que ostenta desde el Congreso Nacional de febrero de 2002. Cospedal, que le ha dejado fuera del comité de campaña para las europeas, y que le tiene condenado al ostracismo, “sabe que existen unos límites y no planteará a Rajoy esa opción”.

La Convencón Nacional no calmó los ánimos

Después de la Convención Nacional del PP celebrada en Valladolid del 31 de enero al 2 de febrero, los principales líderes del partido, con Mariano Rajoy y María Dolores a la cabeza, afirmaron públicamente que había “unidad” en el partido. Ese mensaje se producía apenas unos días después de la renuncia de Mayor Oreja a liderar la lista a las europeas y la marcha de Vidal-Quadras. A esas circunstancias se le sumó la ausencia de José María Aznar, que alegó motivos de agenda.

Las fuentes consultadas por ECD explican, sin embargo, que “en ningún momento” se rebajó la tensión previa a la Convención, y la “lucha de poderes” se ha recrudecido en las últimas semanas, tanto por la elección de Moreno como líder del PP andaluz como por el secretismo que rodea a las europeas.

Rajoy, consciente de esa pugna por entrar en la lista, aseguró en Valladolid, a los presidentes regionales, que “las siglas del partido están por encima de nombres particulares”. Las palabras del presidente, sin embargo, parecen no haber calado en Génova.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes