Política

Los presos de ETA critican duramente la política de acercamiento del Gobierno y apoyan totalmente continuar con “la lucha armada”

No ha habido sorpresas. Un centenar de presos de ETA han leído un manifiesto de “apoyo total” a la banda terrorista. Había gran expectación ante la posibilidad de que se aprovechara el acto para reivindicar algún tipo de iniciativa política distinta de la estrategia de atentados y asesinatos. Pero no ha sido así.

El acto, que ha tenido lugar en el frontón de Usurbil (Guipúzcoa), localidad gobernada por ANV, acaba de concluir hace unos minutos. Los presos que han participado en él, unos ochenta, son todos ‘segundones’. Quizás el más destacado ha sido José Antonio Barandiaran, el ex alcalde de Andoain.

El manifiesto ha sido leído por Josean Aguirre y Begoña Sagarzazu, antiguos miembros de ‘comandos’ que siempre han sido partidarios de la violencia terrorista. Ambos forman parte del movimiento pro Amnistía y han participado en varias concentraciones para pedir el reagrupamiento y la excarcelación de los reclusos de ETA.

Pues bien, el documento destaca el “apoyo total” de los presos de ETA a la “lucha armada”; una lucha armada, han dicho, que va a ser “larga y difícil”.

Los convocantes no han admitido preguntas de los periodistas y han criticado la reciente decisión del Gobierno de acercamiento de presos etarras al País Vasco.

Precisamente esta semana se ha conocido que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha acercado a siete presos de ETA a cárceles de Zaragoza y Asturias, siguiendo el criterio de rechazo, público o privado, a la violencia de ETA. Entre ellos están Francisco Múgica Garmendia, 'Pakito', José Luis Urrusolo Sistiaga o Valentín Lasarte, el asesino de Gregorio Ordóñez y Fernando Múgica.

Los convocantes también han emplazado a sus bases a la ‘manifestación nacional’ convocada por el colectivo de presos etarra Etxerat en Bilbao el próximo 3 de enero.

En cuanto a los ex presos que han leído el comunicado, Aguirre fue juzgado por el antiguo Código Penal y condenado a más de 85 años de cárcel en 1986 por varios atentados cuando integraba el 'comando Oker', junto a Idoaia López Riaño, 'La Tigresa'. En 1998, cuando aún cumplía condena, se le incautó una carta en la que aseguraba: "Nuestros jueces, policías y carceleros no sólo no han logrado doblegarme con el paso del tiempo, sino que están alimentando y manteniendo en conserva a alguien comprometido a perseguirlos 'per secula seculorum', a darles candela hasta que pasen a mejor vida", informa Europa Press.

Por su parte, Begoña Sagarzazu es una ex colaboradora del 'comando Barcelona' que dirigía 'Santi Potros'. Fue condenada a 12 años y en 1996, mientras cumplía condena, el diario 'Egin' publicó un comunicado de ETA pidiendo el reagrupamiento de Sagarzazu y otros seis presos etarras, como primer paso para iniciar una posible negociación sobre la situación del colectivo de reclusos de la banda.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?