Política

Afectará a la mitad de los actuales eurodiputados

El veto a Elena Valenciano es un aviso: Pedro Sánchez aplicará una purga para las Europeas

Pretende excluir a Ramón Jáuregui, José Blanco, Juan Fernando López Aguilar, Inmaculada Rodríguez-Piñero…

Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa en el Parlamento Europeo.
photo_cameraPedro Sánchez, durante una rueda de prensa en el Parlamento Europeo.

Elena Valenciano no será presidenta del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo a pesar de contar con el respaldo mayoritario de los compañeros de bancada en Bruselas. Pedro Sánchez vetó su candidatura argumentando, como hizo con Luis de Guindos para el BCE, que buscaba “otro perfil”. 

La decisión del secretario general ha reabierto en el PSOE una guerra interna que parecía acabada tras el Congreso Federal de junio. Entonces, la consigna era evitar nuevos ataques contra Sánchez y dar sensación de unidad. Pero ahora, y tras una maniobra que muchos califican de “injustificable”, los críticos han vuelto a movilizarse.

La propia Elena Valenciano se despachó en Onda Cero contra el secretario general, y no ha dejado de recibir apoyos en los últimos días. Uno de los más relevantes, el de Verónica Pérez, número dos de Susana Díaz, que ha querido dejar claro que la oposición a Sánchez sigue activa.

Barrida en la lista de las Europeas

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE, la movilización está también relacionada con la “criba” que Pedro Sánchez diseña para las Elecciones Europeas de 2019.

Tanto en Ferraz como en diferentes federaciones socialistas dan por hecho que, respecto a la lista presentada a las elecciones de 2014, “pocos van a sobrevivir”.

Las fuentes consultadas por este diario aseguran que el veto a Elena Valenciano es un “aviso” de lo que va a pasar en 2019: “Ni ella, que encabezó la lista electoral hace cinco años, ni muchos de los que la acompañaron entonces, van a seguir”.

Ni susanistas ni rubalcabistas

En las elecciones de hace cuatro años, el PSOE logró catorce representantes en el Parlamento Europeo. De ellos, en Ferraz y en otras ejecutivas del partido dan como seguros los siguientes descartes:

--Elena Valenciano: Mano derecha de Alfredo Pérez Rubalcaba en la etapa de éste al frente de Ferraz, en las últimas primarias apoyó de forma activa a Susana Díaz. Ya en junio de 2014, nada más llegar Pedro Sánchez a la secretaría general, fue cesada como jefa de la delegación del PSOE en Bruselas, donde fue relevada por Iratxe García.

--Ramón Jáuregui. Número dos de la lista que encabezó Valenciano en 2014, el ex ministro ha sido muy crítico con Pedro Sánchez en los últimos años y el secretario general no se lo va a perdonar. Llegó a asegurar, en plena campaña de las primarias socialistas, que le “preocupaba” el apoyo recibido por el madrileño. Ya en agosto, el secretario general maniobró para apartarle de la presidencia de la Asamblea Euro-Latinoamericana, aunque sin éxito.

--José Blanco. Considerado el “padre político” de Pedro Sánchez y de otros jóvenes valores del partido, como Antonio Hernando, Óscar López y César Luena. Su apuesta por Susana Díaz en las primarias, y sobre todo su decisión de presidir el Comité Federal de la gestora de Javier Fernández, le sitúan en el disparadero. En los últimos meses ha tratado de acercarse al secretario general, pero en Ferraz le dan por amortizado.

--Juan Fernando López Aguilar: Susanista declarado, intentó hacerse con la secretaría general del PSOE de Canarias, pero Pedro Sánchez impulsó un candidato alternativo, Ángel Víctor Torres, que dejó al ex ministro sin opciones.

--Enrique Guerrero: Eurodiputado desde 2009, Rubalcaba blindó su escaño en Bruselas en 2014 para agradecerle su lealtad cuando ambos trabajaron juntos en Moncloa. Fue subdirector de Gabinete en Presidencia, y se le considera uno de los más estrechos colaboradores del ex vicepresidente.

--Inmaculada Rodríguez-Piñero: Secretaria general de Infraestructuras en el último Gobierno de Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba la colocó al frente del área de Economía en su ejecutiva del PSOE. Esa vinculación hace complicada su continuidad.

--Inés Ayala: Lleva tres legislaturas en Bruselas, pero ésta parece que será la última. Formaba parte de la Comisión de Ética y Garantías del PSOE que, tras la dimisión en bloque de la mitad de los miembros de la antigua ejecutiva de Sánchez, tenía que decidir sobre la continuidad del secretario general. Ella, al igual que María Jesús Montero y Wilfredo Jurado, se mostraron partidarios de la dimisión del secretario general, pero el voto de Félix Bolaños, y la presidenta de ese organismo, Isabel Celáa, salvaron al madrileño… hasta el Comité Federal del 1 de octubre.

Iratxe García, cabeza de lista

De los 14 eurodiputados del PSOE, Iratxe García, actual jefa de delegación, es la que tiene más clara su continuidad.

Persona de la máxima confianza de Pedro Sánchez, conoce bien el Parlamento Europeo y muchos dan por hecho que el secretario general se refería a ella cuando aseguró que la cabeza de lista de 2019 sería mujer.

Otro de los actuales eurodiputados que parece tener el puesto asegurado es el toledano Sergio Gutiérrez. Como Iratxe, es afín a Sánchez y se ha convertido en la oposición interna a Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha. Además, el nuevo Comité Federal del PSOE tras las primarias le ratificó como secretario general de los socialistas europeos.

Cinco más

Los cinco eurodiputados restantes no tienen claro su futuro. Sus opciones de seguir dependerán también de la gente que quiera colocar Sánchez en Bruselas. Su situación actual es la siguiente:

--Soledad Cabezón: Perteneció a la ejecutiva del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. En las primarias no apoyó a Pedro Sánchez, pero sus últimos movimientos la han acercado al secretario general: votó en contra del CETA siguiendo el criterio de Ferraz, a pesar de que el Grupo Socialista en Bruselas ratificó ese acuerdo comercial.

--Javi López: Perteneciente al PSC, se mantuvo neutral en las primarias. Una postura que puede valerle para mantenerse en Bruselas cinco años más.

--Eider Gardiazábal: Nieta de Ramón Rubial, hizo campaña a favor de Patxi López en las primarias. El pacto de Pedro Sánchez con el ex lehendakari puede ser suficiente para que siga en el Parlamento Europeo.

--Clara Aguilera: Perteneció a la primera ejecutiva de Susana Díaz en Andalucía, pero ésta la “desterró” a Bruselas por considerarla demasiado afín a José Antonio Griñán. Su futuro es una incógnita, aunque Sánchez la nombró en junio secretaria adjunta del PSOE Europeo.

--Jonás Fernández: La gestora de Javier Fernández recurrió a él para reconstruir el equipo económico del PSOE tras la caída de Pedro Sánchez. No obstante, la semana pasada defendió el “no” a Luis de Guindos para la vicepresidencia del BCE, siendo, de hecho, de los más vehementes contra el candidato español.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo