Política

“Felipe no se habría dejado acogotar, como Zapatero, por Bruselas y los mercados”. Diputados socialistas llevan un año votando “tragando quina”: en contra de sus convicciones

Una parte significativa de los miembros del grupo parlamentario socialista del Congreso reconocen que llevan un año votando en contra de sus convicciones políticas. Los dos últimos sapos que se han tragado son la reforma laboral y el apoyo del PNV a los presupuestos del Estado.

Integrantes de ese colectivo, en su mayoría también miembros de UGT (al menos un tercio de los diputados son afiliados a la central sindical), afirman que llevan meses viviendo en la más absoluta esquizofrenia política, cuando no en estado de cabreo personal. “Estamos votando por disciplina, tragando quina, cosas en las que no creemos o que van contra nuestras convicciones”.

Estos diputados reconocen que darían lo que fuera por que el Gobierno y los sindicatos lleguen a acuerdos, tanto en la aplicación de la reforma laboral, como en la reforma de las pensiones,  aunque admiten que resulta muy difícil y complicado con una ley en vigor: “Cambiar la ley de reforma laboral es un lío de tres pares de narices. Ni siquiera con la trampa de modificar la ley a través de los reglamentos, o sea descafeinar la reforma al estilo de lo que hacía Romanones”.

Y en la reforma de las pensiones se temen lo peor de cara al votante socialista. “Zapatero ha hecho una promesa muy onerosa, presionado por Bruselas y los mercados internacionales de deuda, igual que en la reforma laboral. La gente no es tonta. Reformar pensiones es para alargar la edad de jubilación, endurecer el acceso, exigir más años de cotización, ampliar la base de años de cálculo, que es bajar directamente la cuantía”.

“Nos estamos jugado el voto”

“Seamos claros –añaden estos diputados socialistas-. Se va a ‘vender’ que con ello se garantiza el futuro de las pensiones; vale, pero será a costa de empeorarlas y bajarlas a medio y largo plazo. Hay cientos de miles de trabajadores pillados por la crisis del 92-94, que se fueron al paro, más los 4,5 millones de parados de ahora. Si exigimos 20 años cotizados (ahora son 15) para tener derecho a pensión, y alargamos a los 67 la jubilación vamos a castigarles”.

“Además de que han estado en paro unos años de su vida, ahora les vamos a dejar pensiones de supervivencia. ¿Qué delito han cometido? Pues que han tenido la desgracia de que les han pillado dos crisis económicas y van a tener un historial de cotizantes penoso y lleno de lagunas. Son millones de votos y la gente no es tonta”, concluyen estos diputados.

“Nos estamos jugando el voto en las tres próximas convocatorias electorales, nuestra credibilidad política y sobre todo la coherencia”.

Irse de la política

Los diputados citados resumen lo que ellos están viviendo con esta frase: “No podemos hacer política de derechas siendo, como somos, un partido de izquierdas”.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Y ven al presidente del Gobierno y secretario general, Rodríguez Zapatero, “preso de Bruselas y en una posición de resistir como sea. Felipe no se habría dejado acogotar por Bruselas ni por los mercados; no de esta manera... Todo esto tiene un coste, para nuestra desgracia”, rematan.

Algunos de los diputados socialistas citados, sobre todo los que no necesitan del escaño o de un cargo para vivir, incluso han comenzado a plantearse su futuro personal fuera de la política.

“El compañero López”

Los citados parlamentarios lamentan también haber tenido que aceptar el apoyo del Partido Nacionalista Vasco a los presupuestos de 2011. Un respaldo –dicen- a cambio de una tajada de  472 millones de euros para políticas activas de empleo en Euskadi. “Y un tanto que se apunta el PNV y que deja en posición muy incómoda al compañero López”.

Ven al PNV como un aliado poco de fiar. “Como partido –afirman-, lleva la deslealtad en los genes. Habría sido mejor pactar con CiU, que ha demostrado siempre lealtad y apuesta por la estabilidad política, como demostró sosteniendo  los gobiernos de Felipe Gonzalez y de Aznar”.

Reconocen que el problema es que hay elecciones catalanas a la vista y que CiU no está ‘disponible’ porque “quiere la Generalitat”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?