Política

Acusaciones a Cifuentes, González y Aguirre

La Fiscalía califica de “mitin” la declaración de Granados

Considera que el ex consejero se dedicó a lanzar ataques a los políticos relacionados con la Púnica, pero sin aportar ninguna prueba relevante

Francisco Granados, en la Audiencia Nacional.
photo_cameraFrancisco Granados, en la Audiencia Nacional.

El ex consejero de la Comunidad de Madrid Francisco Granados acudió ayer a la Audiencia Nacional a declarar en calidad de imputado en la trama Púnica, a los pocos meses de salir la cárcel tras una estancia de casi tres años de prisión provisional. Aprovechó para lanzar acusaciones a sus ex compañeros del Gobierno regional.


“Para decir lo que dijo, mejor que no hubiera venido a declarar”, dicen en el Ministerio Público, según aseguran fuentes cercanas al mismo a El Confidencial Digital. La declaración de Granados ha incendiado las filas del Partido Popular, pero más allá de las consecuencias políticas, por el momento no ha aportado datos nuevos a la instrucción.

Las mismas fuentes precisan que el ex consejero aludió directamente en varias ocasiones a Cristina Cifuentes, Ignacio González y Esperanza Aguirre como parte de la red corrupta en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, “no aportó pruebas” que sustentaran los hechos relatados.

Por tanto, sus palabras no son útiles a la Fiscalía, si no van acompañadas de documentos, datos más relevantes y concretos o material que pueda demostrar las acusaciones que hizo ayer Granados cuando se sentó en el banquillo.

Mientras tanto, sus palabras tendrán “peso político, pero no relevancia en la causa”, añaden. Por eso, su declaración se parece más “a un mitin” que a una comparecencia judicial propiamente dicha. “Parecía que iba a devolver las malas pasadas que le hayan podido jugar”, precisan fuentes distintas y también cercanas al caso.

El siguiente paso que esperan en el juzgado central de instrucción número 6 y en la Fiscalía anticorrupción es que la defensa de Granados aporte material probatorio de todas las afirmaciones que hizo, si es que lo tiene.

“Si no lo hace, poco se podrá avanzar contando sólo con el relato”, explican. Lo que contó carece de base para fundar una acusación a Cifuentes, González y Aguirre, como pretendió el ex consejero madrileño.

Los fiscales tendrán que recurrir a otros testimonios, como el del arrepentido David Marjaliza, que a diferencia de Granados sí ha aportado datos más concretos sobre los hechos en sus declaraciones. Aunque la acusación también espera de él más pruebas que los sustenten.

En cualquier caso, la incendiaria comparecencia de Granados puede terminar en una querella de Cifuentes contra el imputado: afirmó que la presidenta regional estaba al cabo de la financiación ilegal del PP porque mantenía una “relación sentimental” con Ignacio González.

Por otra parte, Granados aseguró ante el juez que las campañas electorales de 2007 y 2001 fueron financiadas con dinero opaco, hechos que afectarían directamente a González y a Aguirre.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo