Política

El titular de Exteriores está en campaña contra la vicepresidenta

Tensiones en el Consejo de Ministros: los viajes de Margallo por libre irritan a Rajoy y Soraya

Le critican que en Azerbaiyán apoyase la Alianza de Civilizaciones y trajera de vuelta a Zapatero. Montó un viaje a Libia con 20 periodistas que se vio obligado a reducir por “motivos de seguridad”

Sáenz de Santamaría y Margallo tras el último Consejo de Ministros.
photo_camera Sáenz de Santamaría y Margallo tras el último Consejo de Ministros.

La guerra fría entre Soraya Sáenz de Santamaría y José Manuel García-Margallo está trascendiendo cada vez más estas últimas semanas, sobre todo por una serie de movimientos por libre protagonizados por el titular de Asuntos Exteriores, que han molestado, y mucho, no solo a la vicepresidenta, sino también a Mariano Rajoy. La tensión en los Consejos de Ministros es más que evidente.

Según revelan a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en Moncloa, la gestión de la salida de José Manuel Soria por parte de Sáenz de Santamaría, junto con sus movimientos para controlar ella el ministerio de Industria, junto con la decisión de Rajoy de delegar asuntos cruciales en la vicepresidenta, ha provocado una nueva reacción de Margallo que tiene irritados al presidente y a su número dos.

En concreto, desde Presidencia acusan al titular de Exteriores de que en realidad “no está en funciones”, porque intensifica la actividad internacional realizando viajes “por libre”, como una forma de responder a la mayor responsabilidad que Mariano Rajoy está otorgando a Soraya Sáenz de Santamaría dentro del Ejecutivo.

Apoyo a la Alianza de Civilizaciones

El primer viaje polémico de José Manuel-García Margallo que ha desagradado en Moncloa se produjo hace dos semanas, cuando el ministro se trasladó a Kazajistán y Azerbaiyán. En el primer país promocionó las empresas españolas y participó en un foro económico. Hasta ahí todo en orden. Pero en Azerbaiyán, el ministro tomó una serie de decisiones que molestaron en Moncloa.

La primera fue acudir al Foro de la Alianza de Civilizaciones, que se celebraba en Bakú, para dar apoyo a un proyecto que en su día impulsó el anterior Gobierno, de mayoría socialista. En el acto, además, se dejó fotografiar junto a José Luis Rodríguez Zapatero, impulsor de esta organización, muy criticada durante años por el PP.

Pero lo que más indignó a Rajoy y a Sáenz de Santamaría es que el titular de Exteriores invitara a al ex presidente del Gobierno a regresar a España con él en el avión oficial, en el que también iban los periodistas. Ese gesto, que se ha difundido en los mentideros políticos, llegó a Moncloa, y en el siguiente Consejo de Ministros “hubo caras muy largas”, según las fuentes a las que ha tenido acceso ECD.

Viaje a Libia tras la reunión Soraya-Junqueras

La siguiente maniobra de Margallo que ha caldeado los ánimos en Presidencia se produjo el pasado 28 de abril, coincidiendo con la reunión entre Soraya Sáenz de Santamaría y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.

Las fuentes consultadas aseguran que, con ese encuentro, Rajoy oficializó que su apuesta para desatascar el problema soberanista de Cataluña es la vicepresidenta, y no un Margallo que, hasta entonces, había protagonizado los acercamientos del Gobierno con la Generalitat. Y el titular de Exteriores, como respuesta ante esa marginación, quiso tener su propio protagonismo organizando un viaje exprés a Libia.

El ministro, a través de su gabinete, movilizó a los medios para informar de su visita al “Gobierno de unidad libio”, a la vez que planeaba llevar consigo 20 periodistas. Sin embargo, el propio país norteafricano avisó de que, por motivos de seguridad, solo podía organizarse un reducido ‘pool’ informativo, por lo que descartó el envío de tantos profesionales.

Finalmente, acompañaron a Libia a Margallo periodistas de la agencia EFE y de TVE, junto a los profesionales de la productora Overon para realizar el contenido audiovisual. Se trata de un equipo informativo que, junto a las medidas de seguridad, solo se da en viajes de Estado del presidente del Gobierno y del rey.

 

La polémica de Eurovisión

Apenas 24 horas después, la tensión en el Consejo de Ministros volvió a ser “más que palpable”, y Mariano Rajoy no ocultó su enfado.

El presidente, de hecho, se dirigió personalmente a Margallo en tono algo severo, para encargarle que “solucionara” la polémica con Eurovisión por haber incluido la ikurriña entre las banderas prohibidas por la organización del concurso.

La orden del jefe del Ejecutivo, de hecho, fue difundida después, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, por la propia Soraya Sáenz de Santamaría, que quiso dejar claro el encargo del presidente y las “funciones” del ministro de Exteriores.

Margallo cumplió el encargo. Pidió una “rectificación urgente” a Eurovisión y el asunto quedó zanjado ese mismo día.

Última batalla: el viaje a Cuba

Las polémicas a propósito de sus viajes a Azerbaiyán y Libia no han impedido que García-Margallo haya organizado una visita a Cuba el próximo fin de semana, con el objetivo, tal y como ha difundido Exteriores, de abordar la reestructuración de la deuda de aquel país firmada hace unos días.

Desde Moncloa, sin embargo, se interpreta este viaje como un intento más del ministro de responder a Sáenz de Santamaría. Y es que, tan solo tres días después de que el titular de Exteriores regrese de la Habana, se celebrará en la isla un foro bilateral hispano-cubano, impulsado por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, considerado desde hace tiempo como uno de los “sorayos”.

Margallo, añaden las fuentes consultadas, ha pretendido dar aún más importancia al viaje a Cuba llevándose con él a otros miembros del Gobierno. Sondeó a Rafael Catalá, pero el titular de Justicia tenía la agenda ocupada. Ha contactado con la ministra de Fomento, Ana Pastor, que está intentando cuadrar fechas para acompañarle a La Habana.

Esta nueva ofensiva que no ha pasado inadvertida en Presidencia, donde acusan a Margallo de pretender movilizar a miembros del llamado G-8 (los ministros “antisorayos”) en su propia campaña personal contra Sáenz de Santamaría.

Brasil 2-0 Serbia
Copa Mundial de la FIFA Catar 2022

Richarlison alumbra a la
Canarinha en su debut
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?