Política

El ex president ha nombrado a Quim Torra su sucesor

El Govern negociado a espaldas de Puigdemont no incluirá golpistas

PDeCAT y ERC han transmitido a Madrid que no se designará ningún nuevo consejero ni alto cargo que haya pertenecido al ejecutivo anterior

Ningún alto cargo del Govern de Puigdemont repetirá en el nuevo ejecutivo.
photo_cameraNingún alto cargo del Govern de Puigdemont repetirá en el nuevo ejecutivo.

Carles Puigdemont ha convocado este viernes a la dirección del PDeCAT en Berlín después de anunciar que Quim Torra será su sucesor como presidente de la Generalitat. Desde el partido, mientras se esperaba esa designación, se ha diseñado con ERC un nuevo Govern que no tenga problemas con la Justicia.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes conocedoras de las negociaciones entre los convergentes y los republicanos, ambas formaciones tienen diseñado ya cómo será el nuevo ejecutivo regional en Cataluña. De gecho, las consejerías estaban ya decididas antes de que ayer Carles Puigdemont hiciera público que ha elegido a Quim Torra como su sucesor al frente de la Generalitat.

Las conversaciones entre las direcciones de los partidos que integrarán el nuevo Govern se han realizado, reconocen desde la antigua Convergència y también desde Esquerra, a espaldas de Puigdemont, cuyo único interés era tener plenos poderes en la elección de su heredero en la Generalitat. Una vez descartada su propia investidura, su exigencia principal ha sido la de ser él, exclusivamente, quien designara a su sucesor.

Un Govern sin golpistas

El ex president, a su vez, también ha exigido la presencia en el nuevo Ejecutivo de algunos de los integrantes de su lista electoral. Unas personas, ajenas al PDeCAT, que finalmente tendrán “un par de consejerías”. Entre otras cosas, para así facilitar que el llamado “Comando Puigdemont” acepte un candidato que no sea el gerundés.

En ese sentido, cabe recordar que, tal y como informó este diario, convergentes y republicanos habían detectado, hace semanas, que algunos de los leales a Puigdemont en el Parlament, incluido el propio Quim Torra, se abrían a la posibilidad de investir a otro candidato a cambio de poder entrar ellos al Govern. Una vía de agua que ambos partidos han aprovechado.

El resto de consejerías, no obstante, han sido negociadas por las direcciones del PDeCAT y de Esquerra, que han tenido en cuenta los procesos judiciales abiertos para confeccionar el nuevo Govern de Cataluña.

Así, según confirman a ECD las fuentes consultadas, el nuevo gobierno regional estará integrado por consejeros “sin causas pendientes” y que, por tanto, no participaron en la preparación del 1-O y en la declaración unilateral de independencia del ejecutivo anterior.

De esta manera, y pese al carácter “provisional” que Puigdemont quiere dar a este Govern, ambos partidos buscan un “gobierno estable” hasta las próximas elecciones autonómicas. Un objetivo que de hecho, ya se conoce en Madrid: “Nuestra gente en el Congreso ha transmitido esa idea”, aseguran desde Esquerra.

Dos consejeras, confirmadas

Los republicanos,incluso, ya no esconden que tienen pactado con el PDeCAT la composición del nuevo gobierno: “El objetivo era tener consejerías con un importante presupuesto y de primer nivel, y así lo hemos acordado”.

El propio Joan Tardá, de hecho, aprovechó las preguntas de los periodistas ayer en el Congreso para desvelar el nombre de dos futuras consejeras. El portavoz de ERC en la Cámara Baja anunció que las actuales diputadas nacionales Ester Capella y Teresa Jordà serán consejeras del nuevo Govern de la Generalitat.

En concreto, confirmó una información de La Vanguardia, según la cual Capella y Jordà serían las consejeras de Justicia y Agricultura, respectivamente. El diario del grupo Godó también expone que Elsa Artadi (JxCat) y Pere Aragonés tendrán mucho peso en el nuevo ejecutivo, aunque no especifica su función.


Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?