Política

Con el trasfondo de la sucesión de Rajoy

Guerra sin cuartel en el PP. Los equipos de Soraya y Cospedal multiplican las filtraciones

Escalada de informaciones interesadas para desgastar al bando enemigo. Los ministros del G-8 se han alineado con la secretaria general

María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría.
photo_cameraMaría Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría.

División total en el seno del Partido Popular. Dos bandos enfrentados están librando una lucha de poder inédita hasta ahora en el equipo de Mariano Rajoy. Por un lado, los “sorayos”, encabezados por la vicepresidenta. Por otro, el entorno de María Dolores de Cospedal, que cuenta con el apoyo de los ministros del G-8, todos ellos amigos personales del presidente.

Aparte de la lucha por el poder, el trasfondo es la sucesión del actual líder del partido, y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un objetivo en la que se sitúa a las dos mujeres protagonistas. Tal escenario se ha acelerado por las previsiones de un fracaso electoral en los comicios de mayo que pueda poner en grave peligro la victoria en las generales de finales de 2015.

El mes de abril ha vivido una ‘tormenta’ sin precedentes en el PP. “Esto es increíble, nunca antes había existido tanta rivalidad”, explica a El Confidencial Digital un dirigente encuadrado dentro de una de las facciones en disputa.

Las dos facciones enfrentadas

A un lado se encuentra el entorno de María Dolores de Cospedal, tanto en la sede de la calle Génova, como en el PP de Castilla-La Mancha. Este bando se ve apoyado por los ministros del G-8, también conocido como “la congregación mariana”.

En el G-8 se encuadran José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores; Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior; Ana Pastor, ministra de Fomento; José Manuel Soria, ministro de Industria; y Miguel Arias Cañete, comisario y ex ministro de Agricultura. A ellos se sumaron Rafael Catalá, titular de Justicia, Isabel García Tejerina, de Agricultura, y Pedro Morenés, de Defensa.

Este grupo ‘en la sombra’ se reúne periódicamente y, entre otras cosas, hablan de que el Gobierno debe hacer más política. Apuestan por acabar con la excesiva tecnocracia que practica Soraya Sáenz de Santamaría y su entorno, por lo que les conoce también como los “antisorayos”.

En el otro bando se encuadran los “sorayos”. Las fuentes consultadas por ECD incluyen en este grupo, además de la propia vicepresidenta y su equipo, a Jorge Moragas, jefe de gabinete del presidente; a los hermanos Álvaro y Alberto Nadal, responsable de la oficina económica de Moncloa y secretario de Estado de Energía, respectivamente; y a Alfonso Alonso, titular de Sanidad. Incluso, citan el nombre de Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda.

Las últimas disputas

El enfrentamiento entre estas dos corrientes existe desde hace años, pero en los últimos días se ha agravado de manera notable. Ha habido una escalada que no ha pasado desapercibida ni en el PP ni en Moncloa. Se han sucedido una serie de acontecimientos que han molestado a unos y otros y que además han sido, según cada facción, difundidos de manera malintencionada por el bando contrario.[OBJECT]

En el entorno de Cospedal consideran que el equipo de Soraya Sáenz de Santamaría se encuentra detrás de varias “filtraciones interesadas” a medios de comunicación con el objetivo de torpedear la labor de la cúpula del PP y a la secretaria general.

Las conclusiones a las que han llegado en el aparato del partido son:

-- Los “sorayos” utilizan El País y El Mundo para lanzar “torpedos” que perjudican a sus rivales.

-- Aprovecharon la Semana Santa, unos días con un perfil informativo menor, para ‘colocar’ algunas informaciones críticas en los medios. En esas jornadas, en las que apenas hay noticias, el impacto de lo que se publica resulta mayor.

-- Están intentando erosionar a una parte del Gobierno pero, esencialmente, al PP.

Cuáles han sido las filtraciones

En Génova han identificado, al menos, cuatro filtraciones que achacan al entorno que rodea a Soraya Sáenz de Santamaría:

1. El sábado, 11 de abril, se publica la siguiente noticia en un medio digital: “Arenas y ‘los sorayos’ se hacen fuertes en Andalucía frente a Cospedal”, a propósito de Juan Manuel Moreno Bonilla, que es el candidato que impulsó Soraya Sáenz de Santamaría. Consideran que la pieza se filtra como reacción a esta información difundida por ECD: “Las críticas del equipo de Cospedal no iban contra Javier Arenas: el objetivo era María Pico, número dos de Sáenz de Santamaría”.

2. Rumores de que Alberto Núñez Feijóo se viene a Madrid. Precisamente en Semana Santa comenzó a difundirse el rumor (que en el Gobierno consideran “infundado”) de que Rajoy nombrará ministro al presidente de la Xunta. También se publicó que quería ocupar la secretaría general del PP. El presidente gallego ya ha reconocido que no vendrá a la capital hasta 2016.

3. La equivocación de Cospedal. El miércoles de la pasada semana, decenas de medios de comunicación destacaron que María Dolores de Cospedal había tenido un ‘lapsus’ y había dicho: “Hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país adelante”. El error de la presidenta castellano-manchega se produjo cinco días antes, el viernes. En el G-8 y en el PP se preguntan: “¿Por qué se filtra ese vídeo una semana después, justo el día que Soraya Sáenz de Santamaría se equivoca en el Congreso?” (admitiendo la existencia de un “amnistía” fiscal).

4. Seguimientos a Ignacio López del Hierro. El pasado miércoles se publicó que “el CNI investigó los negocios del marido de Cospedal y revisó sus salidas al extranjero”. Fuentes cercanas al Gobierno confirman que hubo seguimientos, pero que los agentes no encontraron nada extraño y, por tanto, no se judicializó nada. Por su parte, un portavoz del CNI, organismo que depende de la vicepresidencia del Gobierno, desmintió que existieran seguimientos.

Consideran, en definitiva, que estas cuatro informaciones malintencionadas buscan erosionar la imagen de Cospedal. Creen que los “sorayos” están detrás, con la intención de que Rajoy prescinda de ella y anular así su futura carrera política. Y por tanto cualquier opción a la sucesión.

Por qué estas filtraciones

Las fuentes consultadas por ECD insisten en que la motivación que hay detrás de estas filtraciones es una descarnada lucha de poder. Los “sorayos”, añaden, se resisten a perder cuotas en el consejo de ministros en favor de otros miembros del Ejecutivo o del partido y se mueven para evitarlo.

En cuanto a las críticas hacia María Dolores de Cospedal, aseguran que se deben a que la actual secretaria general puede salir reforzada si revalida su victoria en Castilla-La Mancha en las elecciones del 24 de mayo, algo que los “sorayos” no terminan de aceptar.

Las maniobras de Cospedal, según los “sorayos”

Por su parte, en el equipo de Soraya Sáenz de Santamaría también considera que el entorno de Cospedal se mueve para erosionarles.

El ejemplo más claro que ponen son las declaraciones de Carmen Riolobos en plena Semana Santa. La portavoz del PP en Castilla-La Mancha afirmó: “A escasos días de las elecciones autonómicas y municipales, en un ejercicio supino de irresponsabilidad, esos perdedores se están dedicando a desestabilizar al partido, a su presidente, Mariano Rajoy, y a su secretaria general, María Dolores de Cospedal, filtrando a la prensa supuestas decisiones que solo existen en sus cabezas”. Los “sorayos” lo consideran un ataque frontal contra ellos.

Y habló de quienes nunca se han presentado a unas elecciones, ni por tanto las han ganado, que se entendió como un misil dialéctico contra Soraya Sáenz de Santamaría.

En la vicepresidencia también recuerdan que desde el entorno de Cospedal se ha intentado difundir la información que Soraya Sáenz de Santamaría se ha garantizado un trato amable hacia ella en los medios de comunicación, filtrando que a la vicepresidenta sólo le interesa cuidar su imagen personal, sirviéndose para eso de las negociaciones que mantiene con la prensa, y sobre todo con las televisiones.

Desde la ‘guardia pretoriana de Cospedal, afirman, se ha extendido el comentario de que Soraya es intocable. Tanto en televisión, donde ‘El Intermedio’ de Wyoming nunca arremete contra la vicepresidenta, como en periódicos como El País y El Mundo.

En definitiva, el Gobierno se ha convertido en estas últimas semanas en una batalla con “intereses cruzados”, “enredos” y “luchas internas” para lograr cuotas de poder y evitar que las alcancen otros, los rivales.

La descoordinación entre vicepresidencia y el PP es total. Rajoy, de momento, no ha frenado el fuego cruzado.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes