Política

Huir del "buenismo", definir un equipo de gobierno, más mensaje y menos imagen: lo que Mariano Rajoy puede aprender de David Cameron

El ganador de las elecciones británicas, David Cameron, ha tenido aciertos y ha cometido errores de los que puede aprender el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy.

La visita a los conservadores británicos de ‘populares’ destacados como Baudilio Tomé, encargado del área de estudios y programas del Partido Popular, sirvió para que en Génova se tomara nota de diversas cuestiones “de gabinete”: manejo de argumentarios, posibles réplicas a preguntas en debates, preparación de discursos, etc.

En otros ámbitos es también mucho lo que el candidato ‘popular’, Mariano Rajoy, puede aprender de David Cameron. Según informan a El Confidencial Digital fuentes expertas en asesoría política, “hay que dar importancia y visibilidad a los temas”, cosa que Cameron ha logrado con una institución formal en la política británica, la del Gobierno en la sombra, es decir, un equipo de personas de la confianza del líder, cada una de ellas encargada del seguimiento de un asunto (defensa, cultura…) y del control al respectivo ministro. El Partido Popular de Rajoy no tiene ese gobierno en la sombra, una persona claramente consolidada y visible, un “ministrable” en cada área. Y uno de los aciertos de Cameron fue justamente “rodearse de gente competente”.

“Todos quieren ser jóvenes y atractivos, y no se puede”, insisten los expertos consultados por este diario, para indicar que las virtudes de telegenia y frescura de Cameron son difícilmente imitables. En cambio, sí se puede imitar el “tener una alternativa en todo”, ya que “la imagen no es suficiente”. Es decir, que Rajoy no sólo debe centrarse en mejorar su imagen, sino en afianzar sus mensajes y profundizar en ellos. O, dicho de otra manera, “menos fotos-espectáculo y más discurso”.

Al mismo tiempo, los ‘populares’ pueden aprender de Cameron el uso de las nuevas tecnologías, pero “tomándoselas en serio”. En este sentido, se evalúa muy positivamente la web My Conservative, sus aplicaciones para Iphone, en definitiva, el hecho de que “Cameron no se ha quedado en lo anecdótico” en el ámbito de la comunicación por internet.

Rajoy no sólo puede aprender de los aciertos de Cameron; también puede aprender de sus errores. Un reciente artículo de Tom Burns Marañón en la revista de FAES puede servir de admonición: tras más de una década de laborismo, Cameron llegó a tener más de veinte puntos de ventaja en intención de voto sobre Gordon Brown. Sin embargo, en una tesitura muy similar a la afrontada recientemente por el PP, Cameron se excedió, según Tom Burns Marañón, en el “buenismo”, luchando contra la imagen de “partido antipático” que los ‘tories’ tenían ante su opinión pública. A Cameron, así, le ha inquietado hasta el último momento el desencanto de su electorado natural, que ha flirteado con votar a opciones más a la derecha, hasta que al fin, se vio obligado, según Burns, a “proponer valores y principios, reivindicar el sentido común, la famlia, la libertad individual (…)”. Ese desencanto se tradujo en unos índices de ventaja sobre Brown mucho más reducidos –de veinte puntos a dos- y una victoria menos holgada de lo esperado hace sólo un año.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?