Política

Meritxell Batet ya se pronunció a favor de la medida

Marlaska trasladará a Cataluña a los políticos presos cuando Llarena concluya la instrucción

El ministro del Interior sorteará la oposición del magistrado aprovechando el momento en el que dejará de ser competente

photo_cameraFernando Grande-Marlaska

El juez Llarena ha rechazado la oferta de Marlaska de trasladar a los ex consellers presos a cárceles catalanas mediante un acuerdo con el instructor. Ha recordado que Interior es el competente para trasladar a los encarcelados una vez finalice la instrucción. Algo que ya maneja el ministro.

Será entonces cuando, según ha podido confirmar El Confidencial Digital por fuentes cercanas al ministro, Fernando Grande-Marlaska acordará junto con el nuevo director de Prisiones, Ángel Luis Ortiz, el traslado a Cataluña de los ex consellers.

El nuevo titular del Interior comparte la postura de la ministra de Administraciones Públicas, Meritxell Batet, que poco después de prometer el cargo afirmó estar de acuerdo con un acercamiento de estos presos a prisiones catalanas.

Según afirman a ECD fuentes de la Fiscalía, en el Supremo conocen el parecer de Marlaska y dan por hecho que el traslado se decidirá en cuanto la competencia sobre la situación de los presos pase a Instituciones Penitenciarias. Algo que confirman las fuentes cercanas al ministro.

Esto sucederá, según las previsiones del propio Llarena, a finales de verano, ya que si el 30 de junio el tribunal de Schleswig-Holstein no decide extraditar a Carles Puigdemont, finalizará la instrucción para que el juicio pueda comenzar en otoño de este año.

Es decir, Oriol JunquerasJordi TurullJosep RullJoaquim FornDolors BassaRaül RomevaJordi SànchezJordi Cuixart y Carme Forcadell podrán llegar a Cataluña a partir del mes de julio, si se cumplen las previsiones del magistrado instructor.

Las fuentes consultadas no se han pronunciado sobre el centro en el que ingresarían los fugados de la Justicia. Se trata, además de Puigdemont, de la dirigente de ERC Marta Rovira, de la cupaire Anna Gabriel (ambas en Suiza) y los ex consellers Toni ComínLluís PuigMeritxell Serret –que se encuentran en Bruselas- y Clara Ponsatí, que permanece en Escocia.

Ya no tiene sentido”

En el Alto Tribunal consideran que el traslado es un gesto más del Gobierno a la Generalitat de Quim Torra y que iría en la línea del acercamiento y el diálogo que se quiere implantar con el nuevo Govern para solucionar la crisis catalana.

Sin embargo, las fuentes de Interior consultadas niegan que la medida forme parte de una estrategia política. Explican que, una vez finalizada la instrucción, los procesados no sólo quedan fuera de la competencia del juez Llarena, sino que “ya no tiene sentido” que permanezcan en Madrid siendo residentes catalanes.

Explican que durante la primera fase del proceso estuvo justificado su ingreso en las cárceles de Estremera, Alcalá Meco y Soto del Real por una cuestión de eficacia: Llarena ha tenido que tomarles declaración en varias ocasiones. Además, los presos han interpuesto varios recursos contra las medidas cautelares dictadas contra ellos, con lo que han tenido que acudir en repetidas ocasiones al Supremo para despachar con el registro y la Fiscalía.

Además, el magistrado les ha notificado personalmente el auto de procesamiento, confirmando los hechos por los que están investigados y dirigiendo la causa hacia el juicio oral. Marlaska compartía el criterio de mantener a los encausados cerca de Madrid porque permitía agilizar los plazos.

El comienzo del juicio

Sin embargo, cuando termine la instrucción, las circunstancias serán muy distintas. Una vez dictado el auto de apertura de juicio oral, el juez Llarena ya no necesitará ordenar más indagatorias o sentar en el banquillo a los ex consellers, porque habrá puesto punto final al sumario. Sus funciones en el procedimiento habrán terminado. Los procesados deberán esperar a que les cite la Sala de lo Penalpara la primera vista. Esto ocurrirá en otoño, según el calendario que maneja el Supremo.

Ésta es la razón por la que Marlaska, junto con Ortiz, consideran que los ex consellers no deben permanecer más tiempo en estos centros penitenciarios y ven viable y conveniente su traslado a Cataluña. “Cuando comience el juicio, se podrá volver a estudiar si es necesario que regresen a cárceles madrileñas”, explican.

Eso sí, aclaran que la vuelta a Madrid es una medida que puede resultar prescindible atendiendo al calendario de sesiones que imponga la Sala. Habitualmente la movilidad de los presos se realiza de manera ágil y es perfectamente viable que permanezcan encarcelados en Cataluña durante el juicio.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo