Política

La ex mano derecha de Puigdemont ha pactado con la dirección del partido

El “triple salto” que ha diseñado el PDeCAT para convertir a Elsa Artadi en presidenta

El plan contempla situarla en una consejería estratégica y mover ficha cuando la legislatura parezca perdida

Elsa Artadi.
photo_cameraElsa Artadi.

Elsa Artadi no será presidenta de la Generalitat cuando el nuevo Govern eche a andar. Ella lo sabe y no le importa, a pesar de aspirar a convertirse en la primera mujer al frente del ejecutivo catalán. Es consciente de que su momento llegará y que solo tiene que esperar: ha alcanzado un acuerdo con la dirección del PDeCAT que le permitirá cumplir su sueño.

 Según explican a El Confidencial Digital fuentes conocedoras de la negociación entre el PDeCAT y ERC para formar nuevo gobierno en Cataluña, Elsa Artadi es, en estos momentos, la “presidenta en la sombra” a corto plazo. Muchos dan por hecho que será ella la que esté al frente del Govern cuando acabe la legislatura. Y ella misma, ya se prepara para ello.

Las fuentes consultadas por este diario explican que la hasta hace poco mano derecha de Puigdemont decidió, hace menos de un mes, alejarse del ex president y empezar a tender puentes con la dirección de la antigua Convergència, con Marta Pascal al frente y con Artur Mas aún entre bastidores.

Esa nueva interlocución ya dio sus frutos hace semanas, cuando se filtró el nombre de Artadi como presidenciable. Ese anuncio fue un aviso para Puigdemont, que se supo traicionado por una persona de su máxima confianza, y también un globo-sonda, para ir testando voluntades. El experimento confirmó que la número 7 de la lista de JxCAT sería bien recibida por los independentistas.

Ahora, consejera...

Pese a ello, Artadi no será investida presidenta en el Parlament. Su rol inicial en el nuevo Govern será el de consejera, tal y como ella misma ha pactado con el PDeCAT.

Su cargo en el Ejecutivo, explican las fuentes consultadas, será “estratégico”, aunque quizá no muy mediático: “Controlará gran parte del funcionamiento de la Generalitat, pero desde una posición menos expuesta que otros compañeros para no quemarse y prepararse para lo que pueda venir después”.

Artadi dedicará ese tiempo para ganarse a todo el Grupo Parlamentario de JxCAT, ahora muy dividido entre los afines y los contrarios a Puigdemont, y también para mejorar la comunicación que ahora tiene con ERC y la CUP, los partidos llamados a apoyar, en el Parlament, las medidas que adopte el nuevo Govern.

y después, “triple salto mortal”

¿Cuándo se convertirá Artadi, entonces, en presidenta de la Generalitat? Pues, según afirman sus propios compañeros, “cuando se confirme el triple salto mortal que todos dan por hecho en el PDeCAT”.

La cúpula de la antigua Convergència es absolutamente consciente de que el actual candidato a la investidura, Jordi Sánchez, no podrá ser elegido president. Pese a ello, mantendrán su nombre como única opción durante varios días. Después, y cuando la oposición y el TC apremien para poner plazos para la formación del Govern, JxCAT propondrá a Jordi Turull.

El ex consejero de Presidencia con Puigdemont será el que finalmente tome el cargo de president de la Generalitat y forme nuevo Govern, confirmado ya un “doble salto” que se lleva vaticinando desde hace tiempo: tras quedar descartado Puigdemont, se propone a Sánchez, y después de que el TC también haya rechazado esa candidatura, le tocará a Turull.

El futuro procesal del barcelonés, sin embargo, es toda una incógnita. Y, aunque se pelee por evitar la inhabilitación, en el PDeCAT asumen que no podrá finalizar la legislatura como president. Será entonces, cuando todo parezca perdido y los votantes piensen en nuevas elecciones, cuando la consejera Artadi tome su relevo al frente de la Generalitat.

Con ese movimiento, se producirá el “anunciado tripe salto” en la presidencia de Cataluña, y no solo porque el de Artadi sea el tercer nombre, tras los de Sánchez y Turull, para estar al frente del Govern después de la renuncia de Puigdemont, sino porque el PDeCAT, que ha respetado los puestos en la lista de JxCAT para proponer candidatos, se saltará a otros tres diputados para nombrarla presidena.

El plan, concluyen las fuentes consultadas, está “perfectamente trazado” y solo hay que esperar a que se vayan produciendo los acontecimientos. Antes, existía una hoja de ruta para afianzar el procés. Ahora, para garantizar la presidencia de la Generalitat a pesar de los candidatos que está proponiendo la única formación con los apoyos suficientes para formar gobierno.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo