Política

Se confirma el peor escenario para el partido

El PP se rompe: los militantes con Soraya, los compromisarios con Cospedal

La ex vicepresidenta se moviliza para captar masivamente el voto de las bases y poner en un compromiso a los delegados del congreso, que apoyarán por goleada a la ex secretaria general

Desde el día en que Mariano Rajoy anunció su dimisión como presidente del PP, dirigentes del partido empezaron a temer una guerra civil entre los afines de Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal que partiera en dos a la formación. Ahora, una vez confirmadas las candidaturas de ambas, y teniendo en cuenta la estrategia de cada una, el riesgo de ruptura es total.

Soraya Sáenz de Santamaría fue la única de los candidatos a la presidencia del PP en no confirmar a los medios de comunicación el número de avales obtenidos. Algunos lo interpretaron como un síntoma de debilidad, al interpretar que quería ocultar una cifra baja. No obstante, la ex vicepresidenta esconde sus cartas porque quiere dar la sorpresa en la votación de los militantes.

Según explican al Confidencial Digital altos cargos del PP, Sáenz de Santamaría es consciente de que el mayor riesgo para su candidatura no está en las primarias que se celebrarán el próximo 5 de julio, sino en la votación posterior de los compromisarios en el congreso extraordinario 15 días después.

En ese sentido, la vicepresidenta asume que la elección de los compromisarios, pese a ser votados en última instancia por la militancia, depende en buena medida de las ejecutivas regionales y provinciales, “con capacidad para impulsar a unos u otros”. Y, en esa ‘batalla’, María Dolores de Cospedal le saca una importante ventaja.

Así, altos cargos del PP recuerdan que la ex número dos del partido cuenta con un poder territorial “superior” al de Sáenz de Santamaría por lo que, “lógicamente”, tendrá muchos más compromisarios afines que la ex vicepresidenta. Una circunstancia que podría inclinar la balanza de forma definitiva hacia Cospedal..

Soraya, a golear en la primera vuelta

Con ese escenario en mente, la ex número dos del Ejecutivo es consciente de que necesita arrasar en número de votos de los militantes, quedando muy por encima de María Dolores de Cospedal.

Las fuentes consultadas recuerdan, en ese sentido, que el próximo día 5 se votarán, de forma simultánea, las diferentes candidaturas y la elección de compromisarios, por lo que podría producirse una situación del todo peculiar: que Sáenz de Santamaría se impusiera con contundencia en el voto de los militantes... y que Cospedal se garantizase, de cara al congreso, una mayoría de compromisarios afines.

Una situación sin precedentes que, por ejemplo, no se da en el PSOE, donde primero se celebran las primarias para elegir al secretario general y, después, y teniendo en cuenta esos resultados, se eligen a los delegados al congreso. De esta forma, el candidato más votado se garantiza un respaldo mayoritario en ese cónclave.

Sin embargo, el modelo de primarias del PP, diseñado por Fernando Martínez Maíllo hace dos años, permite que el candidato que no haya sido más votado por los militantes sea finalmente elegido presidente por los compromisarios. Una baza para Cospedal que Sáenz de Santamaría quiere evitar logrando una mayoría holgada de apoyos de las bases para hacer imposible esa maniobra.

Sea como fuere, y si se confirma que la ex vicepresidenta arrasa entre los militantes y Cospedal entre los delegados, el partido afrontará el congreso totalmente partido y con toda la presión dirigida hacia los propios compromisarios, quienes tendrán la última palabra.

Cospedal buscará alianzas

Conocedora de los planes de Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal ha empezado ya a trabajarse el apoyo de los militantes, y no solo de los futuros delegados, para contrarrestar la ofensiva de su rival.

La ex secretaria general buscará el respaldo de las bases durante las próximas semanas explicando su modelo de partido en diferentes sedes del PP y, además, tender siempre la mano a otras candidaturas para blindar la “unidad del PP”.

Su deseo, por tanto, es sumar al suyo los proyectos de José Manuel García-Margallo y José Ramón García-Hernández, con el objetivo de no dividir el voto de los militantes contrarios a Sáenz de Santamaría... y acercarse a las cifras que va a a lograr la ex vicepresidenta.

Si la diferencia entre ambas lideresas, en las primarias del día 5, es mínima, Cospedal sabe que será presidenta dos semanas después en el congreso extraordinario gracias a los votos de los compromisarios, que en ese escenario no tendrían ningún tipo de traba para votarla.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo