Política

Por la debacle electoral en Cataluña

El PP vivió la peor noche de su historia

Rajoy se reunió en Génova con las tres mujeres de su máxima confianza: Soraya, Cospedal y Ana Pastor. Mensajes de ánimo a un García Albiol que vuelve a estar en el disparadero

Rajoy, cabizbajo, en la sede nacional del PP.
photo_cameraRajoy, cabizbajo, en la sede nacional del PP.

Carles Puigdemont se ha convertido, sin ser el candidato más votado, en el gran triunfador de las elecciones en Cataluña gracias a la mayoría del bloque independentista. Inés Arrimadas, con sus 37 escaños, logra una victoria agridulce. En el otro extremo se sitúa un Partido Popular que ha protagonizado una debacle sin precedentes.

“Ha sido la peor noche de nuestra historia”. Así de tajante se mostró un dirigente nacional del PP a la hora de valorar los resultados cosechados durante la jornada electoral de ayer. Unos resultados “de los que va a costar mucho levantarse, y que marcan un antes y un después en el partido”.

La misma fuente de la ejecutiva de Génova, a la que ha tenido acceso El Confidencial Digital, añade que “todo se puede revertir” y recuerda, en este sentido, que “la Esquerra de Puigcercós estuvo en el abismo y ahora está en su mejor momento”. No obstante, sentencia, “no va a ser fácil porque no tenemos claro cómo reaccionar ahora”.

Esa sensación de incredulidad, y de máxima incertidumbre, la vivieron anoche Mariano Rajoy y toda la dirección del partido que se dio cita en la sede nacional de los populares. El presidente quiso estar rodeado de la cúpula del PP y de las tres mujeres de su máxima confianza: Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, y Ana Pastor.

Ni Rajoy ni la secretaria general quisieron comparecer después de confirmarse que el partido había obtenido tan solo 3 escaños y era la formación menos votada de las elecciones. La sensación de silencio fue máxima, hasta que Pablo Casado dio la cara ante los medios pasadas las 12 de la noche.

Ánimos a un Albiol de nuevo cuestionado

Durante toda la jornada electoral, la comunicación entre la calle Génova y Barcelona ha sido constante, aunque el propio García Albiol reconoció a su equipo que no hablaría con Mariano Rajoy hasta la noche.

Desde el equipo del candidato a la Generalitat afirman que, después de la debacle electoral, el ex alcalde de Badalona ha recibido llamadas y mensajes de ánimo procedentes de la sede nacional. Así, Rajoy ha querido transmitir a Albiol que “él no es el culpable de los malos resultados”.

Pese a ese respaldo, y a la insistencia por parte de la ejecutiva nacional en asegurar que la clave de los resultados ha sido la campaña de Ciudadanos sobre el voto útil –“Nos han quitado tres escaños que han ido a los independentistas”-, el futuro de Albiol vuelve a estar en el aire.

Tal y como se informó en estas páginas, en Génova se apostaba por su continuidad pese al previsible batacazo electoral, pero siempre y cuando hubiera opciones de formar un gobierno constitucionalista y se tuviera que negociar: “Para eso Xavi era el mejor porque estaba preparado de cara a esas conversaciones”.

El panorama, no obstante, ha cambiado, ya que ya no hay posibilidades de que los constitucionalistas lleguen a la Generalitat. Por tanto, señalan las fuentes consultadas, Albiol, pese a haber sido ratificado, vuelve a no tener garantizado el futuro en el partido y resurge con fuerza el nombre de Dolors Montserrat.

El PSC se arrepiente de no intervenir TV3

Si el ambiente en Génova era de funeral, los ánimos en Ferraz y en la calle Nicaragua de Barcelona, sede del PSC, no eran mucho mejores. Pedro Sánchez, que estuvo casi todo el día en su despacho, telefoneó a Iceta después de los comicios para analizar los resultados, destacando el escaño de más obtenido con respecto a 2015.

Esa subida, no obstante, no ha resultado ser un consuelo para el líder de los socialistas catalanes, que aspiraba a lograr la presidencia de la Generalitat después de un pacto entre los partidos constitucionalistas y En Comú. De hecho, desde su equipo se arrepienten de algunas decisiones tomadas.

Un alto cargo del PSC ha comentado a este diario que “el error fue no intervenir TV3, porque la campaña que han hecho a favor de los independentistas ha sido espectacular”. Cabe recordar, en este sentido, que el PSOE apoyó el 155 a cambio de la no intervención de los medios públicos en Cataluña.

Enfado en Podemos con la ausencia de Iglesias

En la sede de Podemos tampoco se han mostrado satisfechos con los resultados cosechados por En Comú, el partido hermano en Cataluña liderado por Ada Colau. No obstante, reconocen que los 8 escaños obtenidos, y el hecho de no tener que inclinar la balanza a favor de uno de los dos bloques, “evita un desgaste mayor”.

Lo que sí sorprendió a unos cuantos miembros de Podemos fue la decisión de Pablo Iglesias de “esconderse” en una noche histórica tanto para el país como para el propio partido.

Integrantes de la formación morada reprochan al secretario general que, a diferencia de Rajoy y Sánchez, y de un Albert Rivera que incluso se trasladó a Barcelona, Iglesias optara por “quedarse en casa” y no acudir a la calle Princesa de Madrid, sede de Podemos, a seguir los resultados.

ERC: “Nos ha ganado el ‘efecto Puigdemont’”

La noche electoral tampoco fue buena para una dirección de Esquerra Republicana que planteó las elecciones como un cara a cara entre Oriol Junqueras e Inés Arrimadas y que ha observado cómo, finalmente, el partido solo ha sido la tercera opción más votada.

Altos cargos de ERC consultados por este confidencial reconocen que “nos ha ganado el ‘efecto Puigdemont’”, al que la formación no ha sabido hacerle frente. Pese a ello, añaden, “hay mayoría independentista y la apuesta ahora es recuperar el Govern que existía antes del 155”.

No obstante, los republicanos aseguran tener “dudas” sobre las intenciones del PDeCAT, y si la dirección de la antigua Convergència va en la misma dirección que Puigdemont: “El cartel de campaña era él. Ha ganado, pero ahora desde su propio partido, además de la Justicia, le deben dejar gobernar”.

En ese sentido, insisten en que “nosotros, a diferencia del PDeCAT, teníamos al plan B, que era Marta Rovira, en caso de que Junqueras no pudiera gobernar por estar encarcelado. Ellos ahora deben decidir qué hacer”.

La principal duda de los republicanos, por tanto, es saber “si el Govern lo van a diseñar Puigdemont y Artadi o Artur Mas y Marta Pascal”, ya que “la diferencia entre ambos proyectos es evidente”. Así, concluyen, “es sintomático que rodeando a Artadi en su comparecencia no había nadie de la dirección del PDeCAT”.

Sobre el ‘sorpasso’ de los antiguos convergentes los dirigentes de Esquerra consultados por ECD sostienen que “la clave ha sido el apoyo del Grupo Godó y Rac 1 durante la campaña. Con el fichaje de Eduard Pujol han jugado a su favor y nosotros lo hemos notado en nuestra contra”. 


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo