Política

El líder del PSOE reapareció en un desayuno informativo

Pedro Sánchez cambia de decálogo a los seis meses

Los “acuerdos de país” que acaba de presentar no incluyen cuatro de los diez compromisos que anunció en julio: regeneración democrática, independencia del poder judicial, estabilidad presupuestaria y fiscalidad progresiva

Diez acuerdos de país propuestos por Pedro Sánchez.
photo_cameraDiez acuerdos de país propuestos por Pedro Sánchez.

En su segunda etapa como líder del PSOE, Pedro Sánchez está padeciendo las consecuencias de haber renunciado a su escaño en el Congreso de los Diputados. Eso provoca críticas de que está “desaparecido”, de que tiene menos presencia en el debate público. Sánchez ha tratado de recuperar iniciativa presentado una lista de “10 acuerdos de país para afrontar los retos que tenemos”.

Sánchez intervino este pasado miércoles 9 de enero en un desayuno informativo organizado en Madrid por Nueva Economía Fórum. Allí explicó su voluntad de “salir de bucle” que impone la tensión independentista en Cataluña, y para ello lanzó una serie de propuestas que pretende que el PSOE lidere y se puedan acordar y poner en marcha a lo largo de 2018.

Concretamente, el líder socialista dijo que el PSOE tratará de negociar hasta el mes de mayo con el resto de grupos de las Cortes Generales estas ideas, para tratar de aprobarlas en la segunda mitad del año. Las que no se pongan en marcha, las asumiría el PSOE en su programa electoral para las próximas elecciones generales.

El Partido Socialista difundió posteriormente en las redes sociales una imagen -la superior que acompaña esta información- resumiendo esas diez propuestas de reforma que va a impulsar Pedro Sánchez.

Lo llamativo es que la presentación de esos diez “acuerdos de país” se produce sólo seis meses después de que el secretario general del PSOE presentara otro decálogo distinto.

Dos decálogos distintos

Sánchez acababa de recuperar la secretaría general del PSOE, venciendo en primarias a Susana Díaz y a Patxi López y garantizándose el control del partido en el Congreso Federal Extraordinario. Su partido aprobó un documento, con el títuloDiez compromisos con España.

Algunas de las propuestas de aquel documento, presentado en el mes de julio de 2017, coinciden con el planteado este 9 de enero de 2018: reforma de la Constitución para implantar un modelo territorial federal, estrategia para reindustrializar España, acuerdo para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones, pacto por la educación...

Sin embargo, otros asuntos que hace seis meses Pedro Sánchez consideró prioritarios, incluyéndolos como uno de los diez grandes titulares de sus “compromisos con España”, ahora no aparecen tan destacados en el reciente decálogo de “acuerdos de país para afrontar los retos que tenemos”.

Por ejemplo, en julio de 2017 planteaba como primer punto un “Compromiso por la regeneración democrática”, que recogía medidas en favor de la transparencia, reforma de la ley electoral con listas abiertas, supresión de aforamientos, limitación de mandatos del presidente del Gobierno... Pues bien, en los “acuerdos de país” de esta semana Sánchez no destacó ninguna medida de este tipo en su nuevo decálogo de prioridades.

Tampoco se repiten las menciones al “compromiso con la estabilidad presupuestaria” de hace seis meses, que iba acompañado de una “reforma fiscal progresista”: es decir, cumplir los límites de déficit y embridar la deuda pública disparada, a la vez que se elevarían ciertos impuestos a las rentas del capital para aumentar los ingresos públicos hasta situarlos en la media de la Unión Europea.

De derogar la reforma laboral al “pacto de rentas”

Especialmente destacada es que falta una mención específica a una de las promesas de los socialistas desde las elecciones generales de 2015: la derogación de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy para abaratar el despido. Sí se incluía en el documento del PSOE el pasado mes de julio: “Compromiso por un nuevo estatuto de los trabajadores. Derogación de la reforma laboral”.

Ahora se menciona un menos claro “acuerdo por un trabajo digno: pacto de rentas”. Se trata de un paquete de medidas que diseñó el PSOE en septiembre, y que entre una batería de medidas incluye la derogación de la reforma laboral: pero, sin embargo, los socialistas ya no presentan esta idea de forma expresa como uno de sus “mandamientos”.

Otra medida que Pedro Sánchez planteó el julio y que ahora ha olvidado es la de “Garantizar la independencia del poder judicial” que unía a “subrayar el valor y profesionalidad de los trabajadores públicos”. También el PP, tal y como se contó en estas páginas, descarta ya cambiar en esta legislatura el sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que en la época de Felipe González se alteró para que todos fueran designados por las Cortes Generales, sin participación de los propios jueces.

Por contra, el líder del Partido Socialista ahora pone el foco en prioridades que no lo eran hace seis meses: un pacto por el agua (para redibujar el uso de las cuencas hidrográficas); un “acuerdo por la dignidad”, que incluiría poner en marcha de forma inmediata un ingreso mínimo vital; un acuerdo por la igualdad de género, ahora de forma más expresa (antes sólo se incluía como un apartado del “Compromiso con la cohesión social”); y una nueva financiación autonómica, que está pendiente de debate desde hace años.

Y hay que señalar que estos dos decálogos no son los únicos que ha impulsado Pedro Sánchez en los tres años y medio que han pasado desde que se alzó por primera vez con el liderazgo del PSOE. En 2014 presentó a la militancia socialista "Mis 10 compromisos contigo y con España", que combinaban grandes líneas de acción política con medidas de cambio en el funcionamiento interno del partido.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo