Política

El secretario general cambia de estrategia

Pedro Sánchez admite el sorpasso y maneja una última baza para mantenerse al frente del PSOE

Su objetivo ahora es lograr un escaño más que Unidos Podemos aunque pierda en votos. Se presentará al congreso nacional argumentando que ha logrado mantener al partido como referente de la izquierda

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez está volcado en las elecciones del 26 de junio y públicamente asegura estar confiado en ser la fuerza más votada y, por supuesto, quedar por encima de Unidos Podemos. No obstante, a nivel interno, el secretario general ha empezado a asimilar el posible sorpasso y ya se prepara para contrarrestarlo e intentar mantenerse al frente del partido.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE, Sánchez no quería asimilar el sorpasso hasta que conoció las encuestas con las que cuenta el partido tanto a nivel nacional como regional, que pronostican que el partido solo quedará por encima de Unidos Podemos en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Esta previsión electoral, unida a todos los estudios demoscópicos publicados, han hecho que el secretario general no solo admita ya que va a ser superado por Pablo Iglesias y los suyos, sino que además esté preparando ya un cambio de discurso de cara al 26-J.

En concreto, si hace unas semanas aseguraba que continuaría al frente del partido si no había sorpasso, su objetivo ahora es mantenerse como segunda fuerza política en cuanto a número de escaños, algo a lo que apuntan todas las encuestas. Con tener un diputado más que Unidos Podemos, asegura Sánchez, bastará para que los barones no pidan su marcha inmediata de Ferraz.

Quiere liderar las negociaciones si el PP no gobierna

El secretario general defenderá en Ferraz, el mismo día de las elecciones, que si el PP no logra ni la mayoría ni los apoyos suficientes para formar gobierno, el PSOE, como segundo partido en cuanto número de escaños, es el que debe liderar las negociaciones con otros partidos.

De esa forma, Sánchez quiere lograr dos objetivos fundamentales: asegurarse su continuidad al frente del partido hasta el congreso nacional, y tener la iniciativa frente a un Pablo Iglesias que aspira a convertirse en líder de la oposición.

El PSOE, referente de la izquierda”

Por otro lado, Pedro Sánchez quiere aprovechar el hecho de quedar por encima en número de escaños de Unidos Podemos para reivindicar su continuidad al frente del PSOE en el congreso nacional que el partido celebrará en otoño.

En ese sentido, defenderá que, pese al pacto de Podemos e IU para intentar desbancar al PSOE, él ha logrado mantener al partido como el referente del electorado de izquierdas, y como la segunda opción política con más representación en el Congreso.

Estos argumentos, según dirigentes críticos con la actual dirección, “solo permitirán al secretario general ganar tiempo pero, en ningún caso, serán suficientes para ganar el congreso nacional”.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?