Política

Los errejonistas se crecen tras el fiasco electoral sufrido en Cataluña

Podemos se desploma desde que Errejón fue degradado por Pablo Iglesias

Antes de Vistalegre II eran segunda fuerza, por delante de PSOE y Ciudadanos, pero ahora se ha hundido la intención de voto y su líder es el peor valorado

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias.
photo_cameraÍñigo Errejón y Pablo Iglesias.

“Asaltar los cielos”. Ese fue el objetivo con el que, según Pablo Iglesias, se fundó Podemos antes de las elecciones europeas de 2014. Tres años después, atraviesa el momento más delicado de su corta historia, debido a un desplome en intención de voto que le aleja del sueño de gobernar algún día el país. Ahora, internamente muchos recuerdan que el panorama era bien distinto con Íñigo Errejón como número dos del partido.


Con Íñigo, estábamos por encima del PSOE. Éramos una alternativa real y nuestro mensaje era el mismo en toda España. Ahora, la situación es manifiestamente peor”. Así resume un cargo intermedio de Podemos, próximo a Errejón, el sentir de buena parte del partido, tras un año que muchos consideran “nefasto” para los intereses de la propia formación y también de cara al futuro.

Esta misma fuente, a la que ha tenido acceso El Confidencial Digital, explica que un importante sector de Podemos, formado en su mayoría por representantes que se consideran “errejonistas”, pero no solo, empieza a asumir que el partido “está en caída libre”, y que esa circunstancia se ha empezado a dar precisamente desde que Pablo Iglesias degradó a Errejón tras Vistalegre II. 

“Nos hemos alejado del electorado”

Antes de celebrarse la segunda Asamblea Ciudadana, Podemos venía de no haber cosechado los resultados esperados en las elecciones generales del 26-J. Iglesias apostó fuerte por una coalición con IU porque daba por hecho que, de esa forma, superarían al PSOE. Errejón se mostró contrario a esa unión y lo ocurrido en las urnas pareció darle la razón.

La marca Unidos Podemos logró 71 escaños, por los 69 que había conseguido Podemos y los dos de IU en los comicios del 20-D de 2015. El resultado final, por tanto, fue el mismo, pero dejándose en el camino más de un millón de votos. Pese a ello, Pablo siguió apostando por la coalición y Errejón por un proyecto propio.

Pablo Iglesias se impuso

Las propuestas de ambos se confrontaron en Vistalegre II, donde se impuso el criterio del secretario general. Después de su victoria, Pablo Iglesias sustituyó a Íñigo Errejón por Pablo Echenique como número dos del partido y le apartó de la portavocía en el Congreso. A cambio, le ofreció ser candidato a la Comunidad de Madrid para, en opinión de las fuentes consultadas, “mantenerle callado”.

Desde entonces, afirman a ECD representantes del sector errejonista, “Pablo se ha abrazado a Izquierda Anticapitalista y a IU, asumiendo sus tesis y sin oposición interna”. Una deriva que “nos ha alejado del electorado porque ya no nos ven como una alternativa real de gobierno”.

Tanto es así, que desde la segunda Asamblea Ciudadana, celebrada en febrero, el partido no ha dejado de perder votantes, tal como reflejan todas las encuestas.

Así, antes de Vistalegre II, en enero de 2017, el partido estaba solo por detrás del PP en intención de voto, mientras que en el último CIS, realizado el pasado mes de octubre y publicado en noviembre, la formación morada no solo ha sido superada ampliamente por el PSOE, sino que Ciudadanos se ha situado a un punto de distancia, tal y como muestra el siguiente gráfico comparativo:

Cuarto partido

Las fuentes consultadas hacen referencia a los barómetros del CIS porque “son los que tienen en cuenta desde la dirección”. Pero recuerdan que en encuestas posteriores, encargadas por diferentes medios, Ciudadanos les supera ampliamente.

La última, de Metroscopia para El País, de hace apenas un mes, situó a PSOE y a C´s en un empate técnico, con el 22,7% de los votos, muy por encima de Podemos, que se quedaba como cuarta fuerza, con un porcentaje del 14,7%.

Aunque Pablo Iglesias y su equipo siempre han desconfiando de estudios demoscópicos que no sean del CIS, los errejonistas recuerdan que en último barómetro de octubre, y pese a la “cocina” posterior que mantenía a Podemos como tercera fuerza, “Ciudadanos ya nos superaba en intención directa de voto”. Un dato que preocupa, y mucho, en la cúpula de la formación morada.

Cataluña, “la puntilla”

En opinión de los representantes errejonistas consultados por ECD, en este desplome en la intención de voto ha tenido mucho que ver, además de la incidencia de Izquierda Anticapitalista, la postura que ha adoptado Podemos en el desafío soberanista de Cataluña.

Las fuentes consultadas destacan que el mensaje del partido no ha sido claro. Y, además, “parecía alejado de la realidad”. En este sentido, recuerdan que “hasta Monedero ha avalado el 155”, mientras que “Pablo Iglesias no aportaba ninguna idea”. Errejón, por su parte, decidió mantenerse al margen con el objetivo de “no perjudicar su candidatura a la Comunidad de Madrid”.

La estrategia frente al independentismo ha provocado los malos resultados cosechados por Catalunya en Comú el pasado 21-D. Un “fracaso” que, avisan los errejonistas, puede provocar una importante contestación dentro del partido y que algunos vuelvan a reivindicar la figura del que fuera número dos hasta la Asamblea Ciudadana de febrero.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes