Política

La prensa internacional recuerda también los escándalos de Luis Bárcenas y los ERE en Andalucía

Preocupación en el Gobierno: el caso Pujol comienza a generar dudas en los inversores extranjeros

Empresarios alemanes se plantean ahora no hacer negocio en Cataluña ni el resto de España. El Frankfurter Allgemeine Zeitung alerta: PP y PSOE no van a por CiU porque “lidian con la corrupción en sus propias filas”

Jordi Pujol en una comparencia pública.
photo_cameraJordi Pujol en una comparencia pública.

La noticia sobre la evasión de más de 1.000 millones de euros por parte de Jordi Pujol a paraísos fiscales se ha convertido en un problema para la economía de Cataluña y del resto de España. La prensa internacional, especialmente la alemana, ha recogido esta información vinculándola a otros escándalos como el de Bárcenas o los ERE. El Gobierno ha sido alertado de que los empresarios extranjeros se están replanteando su inversión en nuestras fronteras.

Según ha sabido El Confidencial Digital, Presidencia ha seguido de cerca la repercusión que han tenido las revelaciones del llamado caso Pujol. Para calcular el alcance del ruido mediático generado, desde el Gobierno se ha consultado la prensa internacional y se ha contactado con empresarios extranjeros, con planes de negocios en España y Cataluña.

La conclusión extraída por el Ejecutivo tras ese trabajo de campo es preocupante: el escándalo de corrupción del ex presidente de la Generalitat ha alertado a los inversores, que temen que “la inestabilidad política” y “la falta de garantías legales” ponga en riesgo su actividad económica en España.

Alemania, pendiente del caso Pujol, no olvida a Bárcenas ni los ERE

Las fuentes consultadas por ECD explican que la advertencia que más ha preocupado al Gobierno procede de empresarios alemanes afincados en España, y que mantienen contacto directo con las grandes compañías de Berlín.

El mensaje trasladado por estos empresarios es contundente: “Desde Alemania se preguntan si es recomendable invertir ahora en España y Cataluña. Se ve al país y a la región como un foco de corruptelas”.

En esa percepción de España y Cataluña ha tenido mucho que ver un artículo publicado la semana pasada por el Frankfurter Allgemeine Zeitung, uno de los periódicos más prestigiosos de Alemania, titulado “El dinero negro gobierna el mundo”. En él, su corresponsal en Madrid, Leo Wieland, hace un extenso análisis de la evasión fiscal de Pujol y recuerda otros casos de corrupción en España.

Wieland, que define a Pujol como el único “apoyo del presidente Aznar”, asegura que las acciones de PP y PSOE contra CiU, en pleno desafío soberanista, han sido “limitadas”, debido a que “todos ellos tienen que lidiar con los escándalos de corrupción en sus propias filas”.

El periodista recuerda que el PP “todavía no ha explicado el fondo de reptiles denunciado por Luis Bárcenas”, y que “los socialistas de la oposición están atrapados hasta las rodillas en un caso de fraude en Andalucía, vinculado a los sindicatos, a los que se acusa de asimilarse altas cantidades de dinero procedente de fondos de la UE”.

La amenaza del referéndum independentista

Los empresarios alemanes consultados han explicado que hay un “temor especial” a invertir en Cataluña, debido a otros sonados de corrupción en la región y también a la actualidad política en la comunidad autónoma.

Los inversores extranjeros afincados en España han alertado a sus compatriotas de los casos Millet, ITV y Palau, pero también del riesgo de “inestabilidad institucional” por la convocatoria del referéndum soberanista.

Para tranquilizar a estos empresarios, el Ejecutivo ha apostado por una interlocución directa. En la pasada primavera, el grupo de ejecutivos alemanes liderado por Albert Peters que redactó un manifiesto en contra del desafío soberanista, fue recibido en La Moncloa por altos representantes del Gobierno.

Ahora, tras la entrevista entre Mariano Rajoy y Artur Mas, y con caso Pujol latente, desde el Gobierno han pedido a los empresarios de Cataluña, españoles y extranjeros, que “rebajen el tono” de sus reivindicaciones para conseguir un clima de normalidad que no atemorice a los inversores extranjeros.

Las fuentes empresariales consultadas por ECD respaldan la actual estrategia del Gobierno: “Es el momento de esperar porque la situación de Cataluña es delicada”. Pero hay espacio para el optimismo. Los resultados del referéndum en Escocia del próximo 18 de septiembre y la ausencia de novedades sobre el caso Pujol podrían estabilizar las relaciones entre el Ejecutivo y la Generalitat.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?