Política

El hasta ahora titular de Educación vivía ya a caballo entre Madrid y París

Rajoy cierra las puertas a una remodelación del Gobierno con el cambio de Wert por Méndez de Vigo

El nuevo ministro no aparecía en las últimas quinielas pero sí estuvo en las de 2011 como candidato para Asuntos Exteriores

Íñigo Méndez de Vigo.
photo_camera Íñigo Méndez de Vigo.

Mariano Rajoy nombró ayer, por la noche, ministro de Educación a Íñigo Méndez de Vigo, en sustitución de José Ignacio Wert, con lo que ha cerrado definitivamente las opciones a una crisis de Gobierno amplia como había circulado estas últimas semanas.

José Ignacio Wert había expresado repetidas veces al presidente su deseo de abandonar el ministerio, entre otras razones porque en próximas fechas contraerá matrimonio, en París, con la que fuera su secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, recientemente nombrada directora general adjunta de la Unesco para Educación.

Según fuentes gubernamentales, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, Rajoy había prometido al ministro un inmediato cese, que sin embargo fue retrasado en varias ocasiones. De hecho, José Ignacio Wert, que vivía ya a caballo entre Madrid y París, últimamente apenas aparecía en su despacho del ministerio.

Wert había planteado al presidente la posibilidad de ser nombrado embajador de España en la Unesco, pero finalmente no será designado, entre otras cosas por las resistencias en el Gobierno y en el partido a esa decisión.

Un ministrable

En cuanto al nuevo ministro de Educación, un político ya veterano, procedente del ala democristiana del PP, el nombramiento se ha producido cuando tanto él como Mariano Rajoy se encontraban en Bruselas, este último participando en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno. Méndez de Vigo estuvo en Madrid el día 24, cuando asistió en el Palacio Real al acto con motivo del aniversario de la adhesión de España a la Comunidad Europea.

Su nombre no había figurado en las quinielas de ministrables manejadas estos días, pero en cambio sí se le citó tras la victoria del PP en las elecciones generales de 2011, como candidato a ministro de Asuntos Exteriores. Finalmente, el designado sería, García Margallo, y Méndez de Vigo quedó como práctico número dos del ministerio, en su condición de secretario de Estado para la Unión Europea.

Antes de las generales de 2011, su gran experiencia en el Parlamento Europeo y su posibilidad de interlocución directa con los eurodiputados alemanes y representantes del Gobierno de Merkel le sirvieron a Rajoy para conocer más a fondo la situación de Europa y las relaciones Madrid-Berlín antes de llegar a La Moncloa.

Rajoy contaba con él

Las fuentes gubernamentales consultadas por ECD cuentan que Méndez de Vigo siempre ha estado en la mente de Mariano Rajoy como posible ministro o para un alto cargo. De hecho, cuando en la Unión Europea se plantearon pegas a la designación de Miguel Arias Cañete como comisario, el presidente del Gobierno pensó en Méndez de Vigo como alternativa, por su larga experiencia en Europa y las buenas relaciones tras varios años como eurodiputado en el Parlamento de Estrasburgo. Fue también secretario general del Consejo de Europa.

Con su nombramiento, Rajoy ha puesto fin a una pequeña guerra interna existente en el ministerio de Asuntos Exteriores. El ministro García-Margallo se había quejado en privado de que el secretario de Estado “le estaba quitando espacio”. Las relaciones entre ambos han sido tensas durante toda la legislatura.

El nuevo ministro de Educación tiene también experiencia como docente. Fue profesor de Derecho Constitucional en la Complutense, de Derecho Comunitario en la CEU San Pablo, y en octubre de 2009 fue nombrado Presidente del Consejo de administración del Colegio de Europa.

 

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?