Política

Emergencia sanitaria en España

Rajoy ha frenado una aparición pública de Ana Mato por la crisis del ébola para no generar alarma

La consigna del presidente: las explicaciones tienen que darlas los técnicos. La ministra de Sanidad, Morenés, Margallo y Fernández Díaz hablaron por videoconferencia para coordinar la respuesta

Sanitarios reciben al religioso contagiado de ébola en la base aérea de Torrejón de Ardoz.
photo_cameraSanitarios reciben al religioso contagiado de ébola en la base aérea de Torrejón de Ardoz.

Rajoy ha querido medir al milímetro desde Doñana la respuesta del Gobierno a la crisis del ébola. Por lo pronto, ha ordenado que sean los técnicos, y no la ministra Mato, quienes aparezcan ante los medios para dar explicaciones a la opinión pública. La repatriación del sacerdote español infectado en Liberia ha mantenido conectados a cuatro ministros por videoconferencia.

La ministra Mato evitó este jueves por segunda vez dar explicaciones sobre la repatriación del padre Miguel Pajares. Fue la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, la que, igual que el día anterior, compareció ante los medios de comunicación para dar todos los detalles del traslado y el ingreso en el hospital Carlos III del español afectado por ébola.

El ‘encierro’ de Ana Mato en su despacho del ministerio obedece a una estrategia de fondo. Fuentes del Gobierno han confirmado a El Confidencial Digital que el propio Rajoy ha mantenido varias conversaciones con la titular de Sanidad desde el lunes. Le ha ordenado optar “por un perfil técnico para responder a la crisis, y no político; se trata de no generar una alarma excesiva entre los ciudadanos”.

La directora general de Sanidad Pública es médico

Esto explica que Vinuesa, médico de profesión, haya asumido las comunicaciones oficiales del Gobierno a la opinión pública estos días. “Si sale una ministra, el grado de alarmismo entre la población se dispara”. Este es el mensaje que ha transmitido Mariano Rajoy a Ana Mato desde su retiro veraniego en Doñana.

Con todo, algunas formaciones políticas como IU han pedido la comparecencia urgente de la ministra de Sanidad por la “clamorosa improvisación y precipitación” con la que el Gobierno ha gestionado la crisis del ébola.

Defienden que Mato debería dar explicaciones inmediatamente y ofrecer “información que tranquilice a los ciudadanos”. Consideran que “la iniciativa de repatriación del español con ébola ha sido escasamente argumentada por el Gobierno”.

Mensaje fundamental: “el ébola no está en España”

Fuentes del Ministerio de Sanidad han asegurado a ECD que no está prevista, en estos momentos, una comparecencia pública de Ana Mato.

Los altos cargos del Ejecutivo central y de la Comunidad de Madrid, encargados de dar cuenta en los próximos días de la evolución del paciente ingresado en el hospital Carlos III, trabajan en un mensaje fundamental para trasladar a los ciudadanos: “el ébola no está en España”.

Se trata de insistir en que el país no está, ni de lejos, en la situación de otros territorios africanos como Guinea, Sierra Leona o Liberia. Allí el ébola está ampliamente extendido y corre peligro la vida de muchas personas. En España, subrayan desde el Ejecutivo, solo se está ante un caso de un ciudadano concreto que ha sido infectado, las medidas de seguridad son extremas y no hay riesgo de propagación del virus.

Videoconferencia de crisis entre cuatro ministros

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que Rajoy ordenó por teléfono a Ana Mato, desde el Palacio de las Marismillas en Doñana, convocar de urgencia un gabinete de crisis por videconferencia con los ministros de Defensa, Pedro Morenés; Exteriores, José Manuel García-Margallo; e Interior, Jorge Fernández Díaz.

El objetivo era coordinar la respuesta a la crisis: pilotaron el dispositivo de repatriación del padre Miguel Pajares, activaron los protocolos de seguridad y diseñaron el mensaje que se debía trasladar a la opinión pública.

La ministra de Sanidad encabezó después, en la sede del ministerio, un encuentro con técnicos de los departamentos de Defensa, Interior y Asuntos Exteriores, y también representantes de la Comunidad de Madrid, para iniciar los trámites del traslado y el despliegue tras el aterrizaje del enfermo en suelo español.

Utilizar el avión presidencial para la repatriación

Según las fuentes consultadas, Rajoy dio órdenes expresas a Defensa de que se utilizara uno de los aviones presidenciales, un Airbus A310 del Grupo 45 del Ejército del Aire, perfectamente medicalizado.

Es el aparato que utiliza habitualmente el presidente en sus viajes de largo recorrido. La última vez que viajó en él fue cuando se trasladó a Panamá, hace poco más de un mes, para asistir a la toma de posesión del presidente Carlos Varela.

El ministro Pedro Morenés tuvo que esperar a recibir instrucciones concretas de Mariano Rajoy para utilizar esta aeronave, antes de que pudiera partir, a mediodía del miércoles, con rumbo a Liberia para recoger al misionero español.

Estados Unidos ha felicitado a España por el traslado

En el Gobierno aseguran estar “satisfechos” por cómo se ha desarrollado hasta ahora la operación de traslado. Destacan que España ha recibido incluso las felicitaciones de los Centros de Control de las Enfermedades de EEUU (CDC según sus siglas en inglés).

El padre Pajares es el primer europeo que llega al continente con esta enfermedad. Esto ha provocado también, añaden, que España haya recibido a lo largo de este jueves varias consultas por parte de Francia y otros países de la UE sobre cómo se ha llevado a cabo la repatriación.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?