Política

Mensaje a sus colaboradores

Rajoy no ve futuro a la moción de censura anunciada tras la reunión Iglesias-Junqueras

Está muy tranquilo. La información que le llega de Ferraz es que Pedro Sánchez “ha aprendido la lección y no va a dar un salto al vacío con Podemos”

Mariano Rajoy.
photo_cameraMariano Rajoy.

Ofrecer la cabeza de Rajoy para llegar a un pacto con el PSOE y acabar con la crisis política en Cataluña. Esa es la estrategia que Pablo Iglesias y Oriol Junqueras parecen haber pactado para lograr sus respectivos objetivos. La amenaza, sin embargo, no inquieta al presidente del Gobierno, que no ve futuro alguno a una nueva moción de censura contra él.

El pasado sábado, después de la manifestación de protesta por los atentados terroristas de Barcelona, Pablo Iglesias y Oriol Junqueras cenaron juntos en la casa de Jaume Roures para analizar la actualidad política. Un encuentro, revelado el domingo, que ha abierto un nuevo escenario político del que se han hecho eco los principales medios del país.

Todo ello porque ha trascendido que los líderes de Podemos y de Esquerra Republicana coinciden en su objetivo de echar a Rajoy de la Moncloa. Una meta que podría hacerse realidad mediante una nueva moción de censura y que permitiría, en opinión de Iglesias y Junqueras, iniciar una nueva etapa en las relaciones entre España y Cataluña con un gobierno de izquierdas en Madrid.

La hoja de ruta de ambos sería la siguiente: convencer a Pedro Sánchez para postularse como candidato a La Moncloa, apoyar al PSOE en la moción de censura, y renegociar con el nuevo Ejecutivo el estatus de Cataluña dentro del Estado. Reforma de la Constitución incluida. Mientras, en la misma Cataluña, los republicanos gobernarían con el apoyo de Podemos (allí, En Comú), el PSC o la CUP.

Rajoy está “tranquilo”

Pues bien. Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes gubernamentales, los planes de Iglesias y Junqueras no preocupan, en absoluto, a un Mariano Rajoy que, ante sus colaboradores, se ha mostrado “muy tranquilo” ante una hipotética nueva moción de censura.

Desde el Ejecutivo explican que el presidente tiene claro que “todo va a quedar en agua de borrajas” porque Podemos y ERC, tal y como pasara el pasado mes de junio cuando fracasó la primera intentona de Iglesias, “se van a quedar solos”.

En ese sentido, recuerdan que en aquella ocasión solo se sumaron a la moción de censura impulsada por la formación morada los diputados republicanos y los dos representantes de Bildu. Una situación que volvería a repetirse ahora porque “ni el PDeCat se sumaría a un pacto que en Cataluña se traduciría en su propia salida de la Generalitat”.

“Pedro Sánchez no saltará al vacío”

Mariano Rajoy es consciente de que un “sí” del PSOE al plan urdido por Iglesias y Junqueras dejaría al Gobierno en una situación complicada, a tan solo 9 votos a favor de que prosperara la moción de censura. No obstante, el presidente descarta tajantemente esa posibilidad. La información que le llega desde Ferraz es que Pedro Sánchez no está dispuesto a dar ese salto.

Las fuentes consultadas por ECD explican que al jefe del Ejecutivo le han trasladado que el líder socialista “ha aprendido la lección” de lo ocurrido en 2015, cuando fio su futuro al apoyo de Podemos y los independentistas, y “no va a dar un salto al vacío” ahora de la mano de la formación morada.

Es más. Las noticias que llegan a Ferraz sobre los primeros pasos de Podemos en el gobierno de Castilla-La Mancha no son nada halagüeñas: “Han exigido el nombramiento de altos cargos entre los suyos y un incremento de la categoría profesional dentro de la Administración para ellos”. Una actitud que ha dejado perplejo a Sánchez.

El secretario general del PSOE, además, y siempre según los datos que manejan en Moncloa, prefiere ahora “consolidarse como líder de la oposición” y apuesta por la estrategia de “de desgaste al Gobierno”. Una hoja de ruta que choca frontalmente con la moción de censura que buscan Iglesias y Junqueras.

El PNV tampoco se lo plantea         

Después de conocerse la reunión entre los líderes de Podemos y ERC, se apuntó a la posibilidad de que los partidos nacionalistas se sumaran a la propuesta de moción de censura para así presionar al PSOE. Una actitud que, no obstante, en Moncloa se descarta que adopte el PNV.

Los nacionalistas vascos se han convertido en un “socio” para el Ejecutivo en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado y, en estos momentos, la relación es de “cooperación absoluta”.

Además, señalan las fuentes consultadas, Rajoy destaca del PNV no solo la “sintonía política” existente en estos momentos, sino la “personal” que él mismo tiene con sus principales representantes, como son el lehendakari Íñigo Urkullu, el presidente Andoni Ortuzar y el portavoz Aitor Esteban.

Una buena relación que, unida a la falta de interlocución de los vascos con Podemos y ERC, prácticamente descartan el apoyo de los nacionalistas a la moción de censura.

En este sentido, dirigentes del PNV confirman a este diario que ni Iglesias ni Junqueras, ni nadie de sus respectivos partidos, se ha puesto en contacto con ellos y, por tanto, no valoran votar a favor de la dimisión de Rajoy.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo