Política

Considera que atraviesa un momento difícil

Rajoy vigila a diario que las consignas de Moncloa y Génova coincidan

El “equipo de unidad del mensaje” liderado por Jorge Moragas elabora un argumentario que el presidente supervisa y aprueba

Mariano Rajoy y Jorge Moragas.
photo_cameraMariano Rajoy y Jorge Moragas.

Mariano Rajoy es consciente de que está atravesando uno de los momentos más delicados desde que es presidente del PP, después de que algunas voces del partido, como el ex presidente de Murcia Alberto Garre, le hayan pedido que se eche a un lado, tal y como exige Rivera. Para dar imagen de unidad, el jefe del Ejecutivo ve prioritario que desde Moncloa y Génova se lancen las mismas consignas.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en Moncloa, Rajoy quiere lograr esa homogeneización en los discursos a través del llamado “equipo de unidad del mensaje”, impulsado por Jorge Moragas durante campaña para las elecciones generales.

Ese grupo, integrado por representantes del partido y del Gobierno, se mantiene activo pese a haberse celebrado ya los comicios, porque el jefe del Ejecutivo consideró, y sigue considerando, “vital” el trabajo realizado durante estos meses. De hecho, en una reunión reciente del Comité de Dirección, tuvo palabras de elogio para Moragas y el resto de sus integrantes.

Argumentarios diarios revisados por Rajoy

Una vez concluida la campaña electoral, la labor de este equipo se ha basado en mantener, también después de los comicios, un plan de estrategia conjunta entre Moncloa y Génova que evitara contradicciones en un periodo en el que, entre otras cosas, no está nada claro si habrá nuevo presidente o habrá que volver a acudir a las urnas.

Así las cosas, Moragas y su equipo se reúnen a diario para elaborar los argumentarios que después se envían a los diferentes departamentos del Gobierno y también a la dirección nacional del Partido Popular.

Todos ellos, explican las fuentes consultadas, son revisados por Mariano Rajoy. De esta forma, el presidente en funciones puede comprobar si los miembros de su partido y del Ejecutivo han cumplido con las pautas marcadas por Moragas o, de lo contrario, se han saltado el guión con alguna declaración inesperada.

Hasta la fecha, el presidente está satisfecho con la “unidad de mensaje” que existe tanto en el PP como en el Gobierno. No obstante, no ha podido evitar que aparezcan “versos sueltos”, como el ya citado Garre, o el del líder del partido en Cataluña, Xavier García Albiol, que criticó duramente la reunión de Luis de Guindos con Oriol Junqueras.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable