Política

El presidente se siente ninguneado

Rajoy se harta de Albert Rivera

No va a permitir ningún contacto del grupo parlamentario del PP con Ciudadanos hasta que el líder del partido naranja acepte verse con él

Mariano Rajoy y Albert Rivera en el Congreso.
photo_cameraMariano Rajoy y Albert Rivera en el Congreso.

Mariano Rajoy empieza a cansarse de la actitud de Albert Rivera. No entendió que se uniera al PSOE cuando durante la campaña sostuvo que siempre respetaría la lista más votada. Pese a ello, estaba dispuesto a hablar con él tras la investidura fallida de la semana pasada. Ahora, condiciona cualquier tipo de entendimiento a que el líder de Ciudadanos cambie de actitud.

El presidente del Gobierno en funciones comenzó la semana convencido de la estrategia a seguir: debía acercarse a Albert Rivera para que el PSOE no contara con el apoyo de la formación naranja y, por tanto, Sánchez no podría presentarse de nuevo a un debate de investidura. Así lo confirmó el pasado martes al Comité de Dirección del PP.

En ese cónclave, Rajoy también comunicó que llamaría tanto a Pedro Sánchez como a Albert Rivera para reunirse con ellos, preferiblemente por separado, y tomar él la iniciativa de intentar llegar a acuerdos para formar gobierno. Hizo este anuncio después de que el líder de Cs pidiera públicamente su marcha. Una solicitud que entonces el jefe del Ejecutivo no tomó demasiado en serio.

Sin embargo, según explican a El Confidencial Digital fuentes gubernamentales, la opinión de Rajoy ha cambiado en las últimas 48 horas. Considera ahora que Rivera “no busca ningún acuerdo” y que su único objetivo es perjudicarle en beneficio de Sánchez. Por eso, está “alerta” ante los próximos movimientos del político catalán.

Se acabaron las conversaciones si no hay reunión

En este sentido, las fuentes consultadas explican que el presidente en funciones está seguro de que Albert Rivera, como hará también Pedro Sánchez, rechazará su oferta de reunión para acordar posibles reformas a llevar a cabo en esta legislatura. Pese a ello, Rajoy telefoneará a los dos y les convocará a esa reunión.

Eso sí. Si el líder de Ciudadanos sigue los pasos de su socio del PSOE, y rechaza la propuesta de Rajoy, el presidente del PP tiene claro qué hacer: “Se acabaron las conversaciones entre los grupos parlamentarios”.

Así lo aseguran personas próximas a Moncloa, que añaden: “El PSOE y Ciudadanos han bloqueado cualquier intento de consenso por parte de Rajoy. Por tanto, si no hay reunión, el presidente tiene claro que es imposible cualquier tipo de negociación y rechazaremos las convocatorias que proponga Cs en el Congreso”.

Hacia unas nuevas elecciones

Con este panorama, en el PP y en el Gobierno tienen cada vez más claro que habrá nuevas elecciones. Unos comicios a los que se presentará Rajoy, a pesar de las primeras voces críticas en el partido y a la petición de Rivera de que se eche a un lado.

Esa solicitud del líder de Ciudadanos, explican las fuentes consultadas, tiene indignado al presidente en funciones. Considera que Rivera le ha ninguneado con esa declaración y que su único objetivo es ser él quien preside una gran coalición.

Unas aspiración que, en opinión de Rajoy y su equipo, “retratará a Rivera” a corto plazo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable