Política

Las negociaciones continuarán en marzo

Reino Unido promete a Gibraltar que no le dejará solo ante España con el Brexit

Bruselas ha otorgado derecho a veto a Madrid, pero Theresa May ha garantizado a Fabian Picardo que cualquier pacto con la UE incluirá al Peñón como interlocutor

Fabian Picardo y Theresa May.
photo_cameraFabian Picardo y Theresa May.

El Gobierno de Gibraltar se llevó la semana pasada un fuerte varapalo procedente de Bruselas, en plena negociación del Brexit. La Unión Europea anunció que solo incluirá al Peñón en las conversaciones de los nuevos acuerdos de relación si así lo autoriza España. Una advertencia que ha provocado la inmediata reacción de Londres.

Las declaraciones del negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, confirmando que España tendrá derecho a veto ante cualquier acuerdo en Gibraltar posterior al Brexit, han encendido todas las luces de alarma en el Peñón. Aunque Picardo aún confía en que Teresa May logre cambiar esas condiciones.

La primera ministra británica, de hecho, se ha comprometido con el líder gibraltareño a no aceptar ningún acuerdo con Bruselas que impida a la colonia tener voz y voto en las futuras relaciones de Reino Unido, y del propio Peñón, con la UE.

Contactos discretos la semana pasada

Esa promesa ratifica el compromiso que la propia May, y el secretario de Estado para la Salida de la UE, David Davis, trasladaron a Picardo hace apenas unos meses, cuando ambos garantizaron al dirigente de la colonia que España no decidiría por ellos y que, por tanto, el pueblo y la economía del Peñón estaban a salvo.

Tal como ha podido confirmar El Confidencial Digital, una vez conocida la postura de Bruselas respecto al Brexit ministros, funcionarios y diputados del gobierno de May se pusieron en contacto con el ministro principal de Gibraltar, y también su número dos, Joseph García, para trasladarles que la postura de Londres no había cambiado respecto a la participación del Peñón en las negociaciones.

Además, recordaron a los mandatarios de la colonia que las directrices referentes a la salida de la Unión Europea se encuentran todavía pendientes de discusión y adopción por parte del propio Consejo, en enero. En cuanto a las directivas referentes al marco para la futura relación, serán discutidas y adoptadas en marzo.

Por tanto, nada está cerrado por el momento y la idea del Gobierno británico es no aceptar la exclusión de Gibraltar en las negociaciones y tratar de que la Unión Europea cambie de opinión en el primer trimestre de 2018.

Duras críticas a la UE y a España

Desde el Gobierno de Gibraltar se han mostrado muy críticos con la postura de Bruselas y la supuestas  presiones de España para lograr el derecho a veto.

El Viceministro Principal, Joseph García, comentó que el ejecutivo del Peñón “no se vio sorprendido” por la resolución de la Unión Europea, ya que la intención original de España era incluir esa cláusula”. En ese sentido, denuncian “la mala fe patente de Madrid, lamentablemente típica”, en este proceso de negociación.

Por último, el número dos de Picardo concluyó afirmando que “España no tiene absolutamente nada que ganar” con dicha estrategia, apuntando, en este sentido, a los trabajadores españoles que cada día pasan la Verja para trabajar en Gibraltar.

Sobre estos trabajadores, desde el gabinete del ministro Alfonso Dastis recuerdan que el principio de acuerdo sobre las condiciones de la salida británica de la UE reconoce los derechos de los miles de españoles que acuden a diario a trabajar a Gibraltar.

En concreto, añaden desde el ministerio, Bruselas reconocerá, tras el Brexit, el mantenimiento del  derecho al trabajo de estos empleados españoles, el acceso al mercado de trabajo, la igualdad de condiciones laborales, el reconocimiento de prestaciones sociales y la adopción de las prestaciones de la Seguridad Social.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?