Política

Utilizará la fórmula del renting

El Senado se pasa a los coches ecológicos

Sustituye 27 vehículos diésel que acumulan doce años de antigüedad por dieciocho berlinas híbridas

Entrada al aparcamiento del Senado.
photo_cameraEntrada al aparcamiento del Senado.

El Senado ha llegado a la conclusión de que su parque móvil está viejo, sufre frecuentes averías y necesita ser renovado. La cámara baja va a acometer una renovación de los vehículos, y para ello va a optar tanto por modelos novedosos como una forma nueva de suministro.

El Confidencial Digital ha podido consultar la documentación de una licitación del Senado para arrendar una serie de vehículos para destinarlos a traslados de los miembros de la cámara con coche oficial.

El Senado explica que su actual parque móvil “está compuesto por treinta y dos vehículos, todos ellos propiedad de la Cámara, de los cuales veintisiete son coches oficiales, tres motocicletas, una furgoneta y un minibús”.

Normalmente renovaba la mitad de estos coches cada cinco años, para que ninguno tuviese más de diez años de antigüedad.

Sin embargo, en los últimos años no ha habido incoporaciones. Las últimas fueron en 2006, y ahora de los 27 coches oficiales del Senado “trece vehículos son del año 2001 (y tienen un kilometraje que va desde los 170.000 a los 470.000 kilómetros), y los otros catorce vehículos datan del año 2006 (con un kilometraje que oscila entre los 50.000 y los 390.000 kilómetros)”.

Al ser ya antiguos, los coches estaban dando problemas frecuentes, con reparaciones por averías y revisiones.

Pues bien: la cámara alta de las Cortes Generales ha decidido dar un cambio completo a su flota de vehículos. Con ese contrato de suministro mencionado pretende convertir su parque móvil en “verde”.

Concretamente, va a incorporar en los próximos meses “dieciocho vehículos de bajo impacto medioambiental”. Tendrán que ser o bien ECO o bien de “cero emisiones”: es decir, serán o híbridos de gasolina-eléctricos, que sustituirán a los 27 coches oficiales diésel que tiene funcionando. De esta forma el Senado trata de ajustarse a su propio “compromiso con el respeto y la sostenibilidad del medioambiente”.

Catorce vehículos serán “berlina de representación” (es decir, para trasladar a altos cargos y portavoces parlamentarios) y otros cuatro sólo se especifica que sean berlina.

Renting, una opción más barata

El presupuesto base del Senado para renovar su flota de vehículos es de 739.200 euros. Y es que la cámara, al decidirse finalmente a adquirir coches nuevos tras doce años sin hacerlo, ha optado por la opción más económico.

Así que en vez de comprarlos, los incorporará en régimen de renting: es decir, una empresa los cede al Senado con un contrato mediante el que es esa empresa la que se encarga de gastos como reparaciones, mantenimiento, pagos de seguro, impuestos...

El presupuesto se irá gastando a lo largo de cinco años, por el momento. Los nuevos coches ecológicos, como se ha indicado, serán dieciocho, pero el Senado deja abierta la puerta a variar el número si próximamente cambia el número de grupos parlamentarios en la cámara, lo que conllevaría reajustar la cantidad de coches de representación que se ponen a disposición de los partidos.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo