Política

Sonsoles Espinosa y las hijas de Zapatero, anfitriones privilegiados de la Selección: la familia y amigos del presidente tuvieron un aparte privado de 20 minutos con los jugadores

Los jugadores de la Selección española vivieron ayer uno de los días más intensos de su vida, con el espectacular recibimiento que les tributó Madrid. Y fueron recibidos con honores en dos lugares emblemáticos, el Palacio Real y La Moncloa. Aquí, en la residencia presidencial, Del Bosque, Casillas, Iniesta, Xavi y el resto de futbolistas tuvieron un encuentro privado con la familia de José Luis Rodríguez Zapatero y un reducido grupo de elegidos

Después de saludar a los funcionarios y personal de La Moncloa, que les aguardaban junto con sus familias, y estar unos minutos con ellos, según ha podido conocer El Confidencial Digital los campeones accedieron a la zona de la residencia del presidente. Allí les esperaban unos anfitriones de excepción: Sonsoles Espinosa, Laura y Alba, la mujer y las hijas de Zapatero. En este aparte restringido también estuvieron algunos amigos íntimos de la familia Rodríguez Espinosa.

Las fuentes de Moncloa consultadas por ECD relatan que fue un encuentro privado, fuera del alcance de cámaras y fotógrafos, que duró unos veinte minutos. De hecho, a los funcionarios del complejo se les dijo que los jugadores hacían este aparte para asearse y prepararse para subir al autobús descubierto que más tarde recorrería las calles del centro de Madrid.

Testigos presenciales aseguran que la hija mayor de Zapatero, Laura, es una apasionada de David Villa y que la joven se mostró especialmente entusiasmada por la presencia del goleador y ahora jugador del FC Barcelona. De hecho, tal y como contó el diario Marca, tras el partido de octavos de final Jaime Lissavetzky, secretario de Estado de Deporte, le pidió al asturiano que estampase su firma en una camiseta para llevársela a la hija del presidente del Gobierno.

Además del encuentro privado con la familia Zapatero y sus íntimos, estos son los detalles del acto de los jugadores y cuerpo técnico con el personal que trabaja en La Moncloa:

-- Los funcionarios del complejo pudieron llevar a sus hijos y familiares cercanos para que pudieran estar cerca de los campeones.

-- Hizo mucho calor, pero los pequeños aguantaron a cubierto la llegada de la selección.

-- Los jugadores se retrasaron una hora sobre el plan previsto. Algunos de los invitados habían llegado a La Moncloa a las 4 de la tarde.

-- Hubo quejas por la actuación de algunos miembros de la seguridad presidencial. Uno de ellos dijo por la megafonía que, cuando apareciera el presidente del Gobierno y los futbolistas, nadie se moviera de su sitio. Los presentes criticaron ese gesto porque la mayoría de los asistentes eran niños. Además, en general “estuvieron muy rígidos”, apuntan.

-- Los pequeños pidieron autógrafos a los futbolistas. Zapatero se animó y llegó a firmar él mismo a un niño una camiseta de España.

-- Al acto masivo acudieron los miembros del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega, Miguel Sebastián, Trinidad Jiménez, Miguel Ángel Moratinos, Bibiana Aído y Ángeles González-Sinde.

-- No hubo catering. Sólo se repartieron botellas de agua.

-- La celebración fue organizada por el departamento de Protocolo de Moncloa.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable