Política

Aitzol Iriondo se enfrenta a la cadena perpetua si se demuestra que fue él, y no 'Txeroki', el asesino de Fernando Trapero y Raul Centeno en Capbreton

Los investigadores judiciales franceses trabajan con la hipótesis de que Aitzol Iriondo fue el autor material del doble asesinato a sangre fría de Fernando Trapero y Raul Centeno en Capbreton. En caso de demostrarse, ‘Gurbitz’ se enfrentaría a una pena de cadena perpetua.

Mikel de Garikoitz Aspiazu, ‘Txeroki’, reconoció ante uno de los etarras del ‘comando Nafarroa’ que él había sido el asesino de los dos guardias civiles del GAO (Grupo de Apoyo Operativo). No obstante, los agentes franceses están barajando que se trate de un ‘farol’ del ex jefe de ETA y apuntan directamente a Iriondo como el terrorista que tomó y ejecutó la decisión.

Se cree que ‘Gurbitz’ fue, en efecto, quien abrió fuego contra ellos mientras gritaba “Txakurras. Sois txakurras. Txakurras hijos de puta”.

Son varias las pruebas con las que trabajan los investigadores y que podrían inculpar a Iriondo y no a ‘Txeroki’. La principal: los testigos apuntan que el asesino medía más de 1,80 metros y era ancho de espaldas. Esta descripción, en efecto, no coincido con el físico de Aspiazu.

En caso de demostrarse que, efectivamente, ‘Gurbitz’ fue quien acabó con la vida de Trapero y Centeno en suelo francés la Fiscalía podría proponer para él la cadena perpetua, que se aplica en casos de delitos graves, como es el terrorismo.

No obstante, la Fiscalía de la Audiencia Nacional tiene intención de pedir la entrega de Iriondo por las cinco causas que tiene pendientes en este tribunal, entre las que destaca el asesinato en 2001 del ex teniente de alcalde de Lasarte (Guipúzcoa) Froilán Elespe (PSE) y el ataque a la delegación de Defensa de Logroño el 9 de septiembre de 2007.

Según informa Efe, el juez Baltasar Garzón imputa también a Iriondo haber facilitado en noviembre del año pasado 370 kilogramos de explosivos a los miembros del ‘comando Vizcaya’, al líder del grupo Arkaitz Goikoetxea y al huido Jurdan Martutegi, que trasladaron a un zulo en Ezcaray (La Rioja).

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?