Política

UGT y CCOO están planificando la huelga general para junio. Sus argumentos: habrá recortes brutales en marzo, Rajoy ya será ‘culpable’ del paro, y además no tienen dinero

Los dos grandes sindicatos planean para el mes de junio la convocatoria de la primera huelga general al Gobierno de Mariano Rajoy. Creen que para entonces ya tendrán motivos de peso, además de que habrán chequeado con movilizaciones parciales la respuesta de la calle.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes sindicales, en la cúpula de UGT y CCOO han llegado a una conclusión: la huelga general, en este momento, es prematura. La situación aconseja esperar hasta junio.

Tres son los argumentos principales que han manejado para ese aplazamiento: entonces podrán aprovechar el malestar por los fuertes recortes económicos que se cree que el Gobierno hará en marzo; Rajoy llevará seis meses en el cargo y se le podrá responsabilizar del paro; y, además, en este momento los sindicatos no tienen dinero para montar una movilización de ese calibre.

Recortes de marzo

Los sindicatos están convencidos de que el Gobierno de Mariano Rajoy aprobará en marzo, junto con los presupuestos para 2012, un intenso plan de recortes económicos, que agravará la situación de malestar en el país.

Una vez aprobados esos recortes, el malestar se irá acumulando, y en junio ya será posible utilizarlo para montar la huelga general con más garantías.

También dan por hecho que Bruselas no flexibilizará los objetivos de déficit para España en 2012. Y menos, tras las últimas presuntas sospechas de la Comisión Europea de que el Gobierno de Rajoy ha podido inflar las cifras de déficit de 2011.

Esta situación obligará al Ejecutivo a más recortes hasta mediados de año para cumplir con la UE. Y los sindicatos utilizarán esos ajustes para llamar a la huelga general.

Rajoy y el paro

El segundo argumento es que no se puede responsabilizar todavía al actual Gobierno de la grave situación del paro en España, cuando sólo hace dos meses que tomó posesión.

Dan por supuesto (el propio Gobierno lo ha reconocido) que las cifras de paro seguirán empeorando mes tras mes. Y en junio, cuando Mariano Rajoy lleve al menos seis meses en La Moncloa, ya se le podrá acusar de ser responsable de la situación.

No tiene dinero

El tercer argumento de peso que aconseja aplazar la movilización sindical es que UGT y CCOO sufren problemas de dinero. El reciente recorte en las subvenciones, cercano al 20%, fijado por el Gobierno, les va a dejar mermados de recursos.

Con esa situación, tienen dificultad para afrontar la gran cantidad de dinero que hay que invertir para ‘montar’ una huelga general con garantías: hay que desplazar delegados, costear autobuses, pagar dietas, cartelería…

Ir probando fuerzas

Los sindicatos han diseñado ya una estrategia de preparación para esa huelga general de junio.

El plan es organizar movilizaciones parciales, sectoriales, para probar el nivel de respuesta de la ciudadanía, para movilizar, y también para ir ‘calentando’ a los propios delegados. El primer test se desarrollará este domingo en todas las capitales españolas.

Los sindicatos reconocen que sus delegados sí están movilizados, pero no cuentan con el apoyo de la mayoría de los empleados en las empresas.

Luis de Guindos

Según las fuentes sindicales consultadas por ECD, el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, ha comentado en privado que una protesta sindical reforzaría, en este momento, el mensaje a Bruselas de que las reformas emprendidas por el Ejecutivo –y que él y Rajoy están ‘vendiendo’ en el Eurogrupo- son profundas y van en serio. Y una prueba de ello sería precisamente una fuerte contestación social en el país por parte de los sindicatos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable