Política

Utilizarán la base de Gibraltar. El Gobierno guarda silencio sobre la autorización a Gran Bretaña de realizar unas maniobras en aguas españolas

Gran despliegue de fuerzas de combate del Ejército de Reino Unido en espacio de soberanía española. Las aguas del Estrecho de Gibraltar acogerán en los próximos días unas maniobras militares. Sus protagonistas: el Grupo Paracaidista de Asistencia Submarina, un cuerpo que ya ha tenido un incidente con la Guardia Civil. El Gobierno guarda silencio.

En Gibraltar nos sentimos atacados por España”. Con estas palabras recibió ayer lunes el primer ministro del Peñón al príncipe Eduardo, el hijo menos de Isabel II. Esta polémica visita de los condes de Sussex a la Roca coincide en el tiempo con unas maniobras militares del Ejército británico.

Se realizarán, en principio, en alta mar, pero varias embarcaciones y aviones de combate pasarán obligatoriamente por aguas y por espacio aéreo español.

Según ha sabido El Confidencial Digital, este es el despliegue de las Fuerzas Británicas en estas maniobras militares:

-- Una dotación de cazas (Tornado GR4) pertenecientes al Escuadrón número 9 de la Royal Air Force (FAF).

-- Algún submarino.

-- También está previsto que naveguen por aguas de jurisdicción española el destructor HMS Diamond y dos dragaminas.

-- Tanto los aviones de combate como las embarcaciones tendrán su base en el aeropuerto y puerto militar de Gibraltar.

La localización exacta de las maniobras militares no se ha dado a conocer. Únicamente la sabe el Ejército británico y los ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores españoles. Ambos ya han recibido la información operativa sobre estos entrenamientos. No se difundirá por razones de seguridad.

Fuentes diplomáticas consultadas por ECD apuntan que los cazabombarderos británicos ‘invadirán’ el espacio aéreo español y marroquí durante estas maniobras. Lo mismo ocurrirá con las embarcaciones que participen, que deberán pasar por aguas de la Bahía de Algeciras.

Las mismas fuentes señalan que estas maniobras cuentan con el visto bueno del Gobierno español y de Marruecos, que tradicionalmente ceden su espacio aéreo para estos entrenamientos de tropa. El Ejecutivo de Rajoy no tiene previsto protestar por estos hechos.

Hay que recordar, además, que el aeropuerto donde tendrán su base los cazas británicos está construido en territorio español. Aunque Gibraltar lo llama “de uso compartido”, se levantó en el istmo que una el Peñón con la Península. Este especio de tierra es español, ya que no está recogido como “cedido” a Reino Unido en el Tratado de Utrecht.

El Grupo Paracaidista de Asistencia Submarina (SPAG) está especializado en el rescate de la tripulación de los submarinos. Este cuerpo ya tuvo un incidente con la Guardia Civil en febrero del pasado año.

Lo que ocurrió fue lo siguiente: una patrullera del instituto armado se dirigió hacia el lugar donde dos paracaidistas del SPAG cayeron. Estaban en aguas de la Bahía de Algeciras. Inmediatamente aparecieron allí tres embarcaciones de la Armada británica. El suceso no pasó a mayores ya que los agentes españoles se marcharon.

La prensa gibraltareña, por su parte, publicó que la Guardia Civil interrumpió las maniobras británicas al interponerse en la zona de amerizaje.

Estos ejercicios militares se producen en plena semana de negociaciones entre Gibraltar y los pescadores españoles. Mientras ambas partes se reúnen, en el aeropuerto y el puerto del Peñón se encontrarán desplegados estos medios militares.

A esto hay que añadir la visita de Fabian Picardo, el primer ministro local, a Londres con motivo del jubileo de la reina. Allí se entrevistó con diferentes dirigentes: el primer ministro, David Cameron, el secretario de estado para asuntos exteriores y de la Commonwealth, Hague, el ministro de economía, Osborne, o el viceprimer ministro, Clegg, entre otros.

El objetivo de este viaje, apuntan fuentes diplomáticas, fue:

-- Averiguar de primera mano cuál fue el alcance de la entrevista de García-Margallo y Hague.

-- Comentar con el ministro de economía algunos aspectos de la legislación británica sobre juego en la red que Gibraltar considera que les son desfavorables.

-- Concretar con el ministro de Exteriores hasta dónde puede tensar la cuerda de la negociación con los pescadores. Además, Picardo intenta llegar una postura común con Londres en caso de ruptura de las negociaciones con los pescadores.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo