Política

Elecciones municipales de mayo de 2019

Xavier Trías se retira: Neus Munté y Ferran Mascarell se disputan la candidatura del PDeCAT en Barcelona

Joaquim Forn, en prisión provisional en Estremera, ha sido descartado por su difícil futuro judicial

Xaver Trías cede el bastón de mando a Ada Colau en 2015.
photo_cameraXaver Trías cede el bastón de mando a Ada Colau en 2015.

El Ayuntamiento de Barcelona es uno de los mayores objetivos para los nacionalistas catalanes, pero también es especialmente escurridizo. CiU sólo ha podido gobernar el consistorio de la capital de Cataluña cuatro años, entre 2011 y 2015, con Xavier Trías de alcalde. Trías sigue como líder de la oposición pero dejará el paso a un nuevo candidato, ahora del PDeCAT, en las elecciones de 2019.

Con Trías, los convergentes ganaron en 2011 por primera vez al PSC en su histórica bastión de Barcelona, donde los socialistas habían gobernado desde las primeras elecciones municipales tras el franquismo.

Pero en 2015, de 14 concejales Trías cayó a diez, y se vio superado por los recién llegados de Barcelona en Comú con Ada Colau al frente. Durante estos años Xavier Trías se ha mantenido como presidente del grupo municipal de CiU, reconvertido en PDeCAT, y como tal, líder de la oposición a Colau en el ayuntamiento.

Fuentes internas del PDeCAT consultadas por El Confidencial Digital afirman que Trías ya ha comunicado a su partido que no va a presentarse a las elecciones de mayo de 2019, que serían sus quintos comicios municipales como candidato a la alcaldía. De esta forma lo más probable es que abandone la política activa, tras una carrera en la que ha sido también consejero del Govern de la Generalitat y diputado en el Congreso.

Dos candidatos...

La marcha de Trías abre una pugna sucesoria por ver quién encabeza al PDeCAT -o a la candidatura que se articule en ese espacio político- en las elecciones municipales de Barcelona en 2019.

De acuerdo con las fuentes consultadas, dos son los principales aspirantes a número uno de la lista al ayuntamiento de la Ciudad Condal. Por un lado se encuentra Neus Munté, y por otro, Ferran Mascarell.

Munté es la actual presidenta del PDeCAT, tras la renuncia de Artur Mas por la sentencia del caso Palau. No ostenta cargos públicos desde que en julio de 2017 Carles Puigdemont prescindió de ella como consejera de Presidencia y portavoz del Govern de Cataluña, por discrepancias con la estrategia para celebrar el referéndum unilateral de independencia. Antes fue vicepresidenta con Artur Mas.

Frente a Munté, otro sector del Partit Demòcrata Català apuesta por Ferran Mascarell, que hasta la aplicación del artículo 155 por el Gobierno de Rajoy era delegado de la Generalitat en Madrid. Mascarell es el candidato de quienes dentro del PDeCAT ya vislumbran un gobierno municipal en Barcelona con ERC y el PSC para desbancar a Ada Colau.

La clave es que Mascarell fue concejal en Barcelona entre 1999 y 2006 por el PSC, por lo que se presume que tendría más facilidad para pactar con los socialistas. Mascarell, tras dejar el Partido Socialista, dio el salto al gobierno de Artur Mas como consejero de Cultura, y en las pasadas elecciones autonómicas de diciembre se presentó en la lista de Junts per Catalunya por Barcelona, pero no resultó elegido.

y un tercero descartado

En esta pugna entre Munté y Mascarell falta un tercer nombre que el PDeCAT da por descartado por el complicado futuro judicial que tiene en el horizonte, pero que era el preferido por Xavier Trías, según revelan fuentes del partido heredero de Convergència. Se trata de Joaquim Forn, en prisión provisional en la cárcel de Estremera por su participación como consejero de Interior en la ejecución de los planes para conseguir la independencia de Cataluña.

Antes de ser nombrado consejero para su breve etapa en el Govern, entre julio y finales de octubre de 2017, Forn era la mano derecha de Trías en el ayuntamiento. Ejercía de portavoz o número dos del grupo municipal del PDeCAT.

Joaquim Forn, como el resto de consejeros del Govern que dirigió la fase final hasta la declaración de independencia de Cataluña, se enfrenta a un futuro judicial complicado que lastra cualquier posible candidatura electoral. El juicio por el 1-O puede solaparse con la campaña electoral de las municipales de 2019, y Forn se enfrenta a los cargos de rebelión y malversación que en el peor de los casos le podrían acarrear penas de hasta 30 años de cárcel.

https://twitter.com/Susannamerida/status/978742963240161280

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?