Política

Abascal no se fía de los candidatos de Ortega Smith y ordena investigarles

El líder de Vox ha contratado un equipo de expertos en recursos humanos, conocido en el partido como ‘los hombres de negro’, para examinar sus pasados

Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio, Javier Ortega y Santiago Abascal, en un mitin de Vox.
photo_cameraIván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio, Javier Ortega y Santiago Abascal, en un mitin de Vox.

Después de la decepción de los de Abascal en las elecciones generales, donde consiguieron sólo 24 escaños, el súper domingo electoral del 26 de mayo, con las autonómicas, municipales y europeas, se ha convertido en el siguiente desafío. Al que se una la necesidad de encontrar candidatos adecuados.

Según ha podido saber Confidencial Digital de fuentes cercanas a Vox y también de fuentes internas del propio partido, Santiago Abascal trabaja desde hace meses en un objetivo que para él resulta fundamental: asegurarse de que las nuevas caras de Vox no son tránsfugas o, como se les denomina internamente, no son “chaqueteros”.

Esa estrategia no se ha implantado del todo, a la vista de los fichajes entre ex miembros del PP: Ignacio Gil-Lázaro, Lourdes Méndez o el más reciente, Íñigo Henríquez de Luna... personas procedentes de las filas populares.

“Al servicio de España, y no al revés”

En este sentido, el líder de Vox, Santiago Abascal, está “casi obsesionado” con una idea que desea inculcar a fuego en los candidatos, militantes y afiliados: “Estamos al servicio de España, y no al revés. El partido no está a su servicio”.

De hecho, el líder de Vox repite en sus mítines frases como: “Somos mucho más que un partido. No venís aquí a vernos a nosotros, sino porque os importa España. Esta siglas verdes no son importantes: y somos capaces de despreciarlas”.

Cuidado con las listas

Las fuentes consultadas por ECD insisten en que la selección adecuada de los candidatos constituye una gran preocupación de Abascal, que se ha acentuado en los últimos meses a raíz de la necesidad de cerrar listas para las autonómicas y municipales.

Según estas fuentes, el líder de Vox no está conforme con decisiones de algunos dirigentes locales del partido, y en este sentido, choca directamente con el secretario general, su amigo Javier Ortega Smith-Molina.

Éste último ha sido el encargado de seleccionar los candidatos de Vox en los municipios y provincias, algunos de los cuales no cumplen el criterio esencial para Abascal de no lo hacen por intereses particulares. Sospecha que en algunos casos su intención es aprovecharse del partido para “hacer carrera política”.

Políticos de sillón

Esa posibilidad “espanta” a Abascal, que reniega de “los políticos de sillón”. El líder de Vox argumenta que el mensaje del partido es “fuerte y comprometido”, y por eso “es incompatible con alguien que no tenga principios sólidos y que sólo busque medrar políticamente”.

Pues bien. Al parecer, varios candidatos que ha colocado Ortega Smith en las listas municipales resultan sospechosos de cumplir el perfil de “chaqueteros”, y Abascal intenta apartarlos o, en caso de que le sea imposible, al menos establecer una criba exigente con los mismos.

“Los hombres de negro”

Para ello, Abascal ha impulsado la contratación de una serie de expertos en recursos humanos, provenientes de empresas privadas, con los que ha formado un equipo dentro de Vox cuya función es estudiar los nuevos fichajes y candidatos.

Según ha sabido este confidencial, ese equipo es conocido en los comités locales de Vox como “los hombres de negro”, ya que viajan por todas las provincias precisamente para investigar el pasado de las caras más visibles del partido.

Este equipo analiza, sobre todo, el pasado de los candidatos y nuevas incorporaciones. Depende de la secretaría de organización territorial de Vox, dirigida por Salud Anguita, pese a que ella misma, aunque de la máxima confianza de Ortega Smith, no cuenta con el pleno visto bueno de Abascal, que también tiene sospechas de ella, según estas fuentes.

No enfrentarse con Ortega Smith

La intención de Abascal es evitar “que se cuelen” candidatos que no coinciden con los criterios de compromiso antes descritos, y por tanto establecer un control férreo de los nuevos fichajes.

En esa línea, el líder de Vox ha solicitado estar al tanto de todas la incorporaciones, con idea de negar el acceso a quienes ostenten un perfil demasiado “ambicioso”.

De todas formas, Abascal no quiere que este seguimiento minucioso le lleve a chocar con su amigo y secretario general, Ortega Smith. Las mismas fuentes apuntan que Abascal es consciente del “buen tándem” que forman, y no desea perderlo, tanto a nivel personal como estratégico. Lo considera un activo “imprescindible” en Vox.

A la vez, no se fía de los candidatos que Ortega ha puesto en las listas de todo el territorio, “fiándose demasiado de los líderes más 'chaqueteros' que existen dentro de Vox”.

La solución más eficaz que ha encontrado Abascal para mitigar el problema y evitar que la división entre Ortega y él crezca, ha sido recurrir a estos caza talentos, los 'hombres de negro'.

Estas fuentes repiten que a partir de ahora, el presidente de Vox estará “mucho más pendiente” para ver quiénes se unen a Vox, con la intención de desechar a los “arribistas”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?