Política

Abascal se queda solo y fracasa en el intento de echar a Sánchez de La Moncloa

Álvarez de Toledo vota “no”, Casado se reivindica como líder de la oposición y el presidente ofrece al PP negociar la reforma del CGPJ

Sesión del Congreso de los Diputados.
photo_camera Sesión del Congreso de los Diputados.

“Sí”, 52 votos; “No”, 298: con estos resultados, la moción de censura de Vox para sustituir a Pedro Sánchez por Santiago Abascal en la Presidencia del Gobierno no ha salido adelante. El partido proponente no ha conseguido sumar ni un diputado de otros grupos parlamentarios, ni tampoco ni una abstención.

Después de que Pablo Casado despejara la incógnita y anunciara el voto en contra del Partido Popular, quedó claro que Vox no iba a contar con más apoyos que los propios. Así que en el “no” han coincidido PSOE, Unidas Podemos, los partidos de izquierda e independentistas, nacionalistas y regionalistas, y también el PP, Ciudadanos y Unión del Pueblo Navarro (aliado electoral de los dos anteriores).

El único momento de cierta incertidumbre se ha producido cuando un miembro de la Mesa del Congreso ha anunciado el sentido del voto emitido telemáticamente por Cayetana Álvarez de Toledo.

La ex portavoz del Grupo Popular en el Congreso opinaba, según explicó en los últimos días, que el PP no podía apoyar a Abascal, pero tampoco alinearse con los partidos que sostienen al Gobierno. Es decir, parecía inclinarse por la abstención.

Pese a ello, Álvarez de Toledo se ha alineado con la decisión de su partido. Al conocerse su “no”, se han escuchado comentarios y rumores en el silencio del hemiciclo.

Se trata de la cuarta moción de censura que fracasa en España tras la dictadura de Franco, tras las de Felipe González (1980), Antonio Hernández Mancha (1987) y Pablo Iglesias (2017).

Sánchez tiende la mano al PP

La segunda sesión del debate de la moción de censura ha tenido como principales protagonistas ya no a Santiago Abascal, que ha seguido debatiendo, sino más bien a Pablo Casado y a Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno ha pedido la palabra para intervenir al final del debate, después de Adriana Lastra, y en su discurso ha hecho un anuncio de calado. Ha anunciado que el PSOE va a “detener el reloj de la reforma del CGPJ”, que tenía por objeto rebajar la mayoría parlamentaria para elegir a los vocales del órgano de gobierno de los jueces.

Sánchez ha paralizado esa reforma después de que desde algunas instituciones de la Unión Europea y del Consejo de Europa se avisara de que se veía con preocupación esa medida, que iría en la línea de aumentar el control partidista del Consejo General del Poder Judicial.

El vídeo del día

Ministro de Justicia sobre el rey emérito: “Si fuera llamado, vendría”.

El objetivo de esta decisión es, según Pedro Sánchez, dar tiempo para negociar con el Partido Popular y tratar así de llegar a un acuerdo para que con el sistema actual -por mayoría de tres quintos de las dos cámaras de las Cortes Generales- se nombre a los nuevos vocales del CGPJ.

Según el presidente socialista, la moción de censura puede ser una “oportunidad para construir” en vista del tono duro que Pablo Casado ha utilizado para separarse de Vox. Sánchez ha asegurado que ahora espera acordar con el PP la renovación tanto del CGPJ como del Tribunal Constitucional y también del Defensor del Pueblo.

Casado ataca a Vox y se reivindica

Pablo Casado ha aprovechado su turno de intervención para lanzar un discurso que incluso ha sorprendido a Santiago Abascal, por la dureza de sus acusaciones en el sentido de que Vox beneficia (“la pinza”) a Pedro Sánchez.

El presidente del Partido Popular no ha dudado en combinar las críticas a Vox con la reivindicación del Partido Popular como alternativa al Gobierno PSOE-Podemos, una alternativa centrada, europeísta frente al “populismo” y la “demagogia” que, a su juicio, marcan la estrategia de Vox.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes