Política

La decepción en Vox retrasó la salida de Abascal al escenario hasta el final del recuento

Caras de nervios hasta el último momento del escrutinio. Sorpresa entre los votantes por los 24 escaños obtenidos

Santiago Abascal.
photo_cameraSantiago Abascal.

La noche electoral de este domingo 28 de abril resultó histórica para España. Sobre todo para los votantes de Vox, una formación que ha intentado adelantar al resto de partidos en muy poco tiempo.

El cierre de campaña de Santiago Abascal rebasó la plaza de Colón de Madrid el pasado viernes con unas imágenes que presagiaban unos resultados históricos en las urnas. No en vano, algunos sondeos pronosticaban hasta 50 escaños para el joven partido.

Sin embargo, el domingo, tras el cierre de urnas, la plaza de Margaret Thatcher, donde se concentraron los militantes de Vox, mostró una imagen contraria a las expectativas que ha habido en buena parte de España durante este último mes.

Una plaza vacía y mucha decepción

Tal y como pudo comprobar ECD, la plaza, situada en pleno centro de Madrid, a pocos metros del histórico mitin de cierre de campaña, no se empezó a llenar hasta las 20:30h de la tarde, media hora después del cierre de los colegios electorales. No fue hasta una hora más tarde, entorno a las 21:30h, cuando empezó a llenarse, pero sin completar el aforo.

En el ambiente se veían pocas banderas de España, se respiraban nervios, había silencio y, a lo largo de la noche, crecieron las caras de decepción. Los presentes sólo miraban sus móviles refrescando los resultados de las urnas.

Muchos de los presentes hablaban de lo votado. Hubo incluso algún joven que discutía con los más mayores, porque estos últimos no entendían que votasen a Vox, pero a la vez, estuviera dispuesto a darle el gobierno municipal de Madrid a Manuela Carmena. Y es que, según los más jóvenes “el no ser corrupta, le da puntos a la alcaldesa de Madrid”.

Por otro lado, otros tantos se mostraron muy extrañados. No entendían cómo durante este último mes, Abascal había llenado plazas y calles en los mítines organizados en muchos puntos de España. “Nos han engañado”, “aquí hay algo raro”, “esto no es normal, no es compatible” fueron muchas de las frases que se escuchaban constantemente. Incluso alguno hablaba de fraude electoral.

Menos de 30 escaños, una decepción para Vox

A las 22:00h, con un 50% de los votos escrutados, los resultados daban 23 escaños a la formación de Santiago Abascal. Una cifra que hizo que muchos de los presentes, abandonasen la plaza de Margaret Thatcher.

Confidencial Digital pudo confirmar que uno de los grandes miedos de Santiago Abascal era no superar los 30 escaños. Un hecho que, a mitad del escrutado, aún no habían conseguido y que sólo alcanzó los 23. Una cifra imposible de sumar 176 escaños junto a los 57 de Ciudadanos y los 68 del PP.

Mientras muchos en Madrid dejaban la plaza, dentro del edificio los militantes y trabajadores de Vox estaban “muy asustados” y a la espera de confirmar si se escrutaba el voto urbano y alcanzaban, al menos, 30 escaños.

Ismael, el obrero de Vox, estaba dentro del hotel, junto a los trabajadores de la formación, invitado por el partido. La entrevista que le hizo a la revista Ctxt se hizo viral en las redes sociales por asegurar que iba a votar a Vox en las elecciones.

“Mucho hipócrita”

Cuando a las 22:20h Javier Ortega, Pedro Fernández y Rocío Monasterio salieron al escenario preparado, muchos votantes de Vox comentaron los malos resultados en el Congreso.

Este confidencial pudo escuchar a varios comentando la “hipocresía” de los votantes: argumentaban que aunque los mítines de Vox se llenaron durante toda la campaña, la movilización no se tradujo en votos. Algo que censuraron con dureza: “España es cobarde”, llegaron a decir.

No apareció en ese momento el presidente del partido, Santiago Abascal, aunque ya se había escrutado el 80% de los votos. De hecho, varios militantes comenzaron a llamarle a gritos de “¡Santi!”, ya que deseaban abandonar ya la plaza Margaret Thatcher.

La decepción en el partido, según confirmaron a ECD, retrasó la salida de Abascal al escenario. El presidente de Vox no dio la cara hasta el final del recuento. Agradeció los 2 millones y medio de votos que ha cosechado la formación y culpó al PP del ascenso del independentismo, además de recalcar que “Vox ha llegado para quedarse”, llamando a una movilización electoral de cara al 26 de mayo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable