Abrazos y paseo por La Moncloa de Torra y el resto de la delegación catalana de la mesa de diálogo

Sánchez ha recibido en los jardines al president y a los miembros del Govern, que se han saludado uno a uno con todos los ministros, mientras caminaban posando ante los medios

Pedro Sánchez y Quim Torra pasea por el Palacio de la Moncloa.

La primera reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Cataluña ha tenido una escenificación previa muy medida. Esta primera cita se fijó en Madrid, en el Palacio de la Moncloa.

Hasta allí han llegado Quim Torra y los consejeros y dirigentes políticos elegidos para integrar la delegación de la Generalitat. Lo han hecho en dos tandas. Primero han entrado al complejo todos salvo Torra. Pedro Sánchez y los ministros que participan en esta mesa (salvo Pablo Iglesias, de baja por enfermerdad) les han recibido en un punto de los jardines de Moncloa.

Los miembros de ambas delegaciones han intercambiado saludos, apretones de mano y besos en la mayoría de los casos, algunos abrazos entre quienes más relación tenían.

El Gobierno ha ofrecido en directo la señal de televisión del inicio del encuentro. Las cámaras han seguido a los miembros de ambas delegaciones mientras se encaminaban al Palacio de la Moncloa, que han ido charlando por parejas. Las conversaciones, en algunos casos, se han producido entre ministros y consejeros dedicados a materias similares; en otros casos, de nuevo por relaciones anteriores: por ejemplo, José Luis Ábalos ha ido hablando con Josep María Jové, con quien negoció la abstención de ERC a la investidura de Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno se ha quedado en los jardines para saludar en solitario a Quim Torra. Ambos dirigentes han ido andando hasta el palacio, y allí Sánchez le ha presentado a los miembros que asisten a la reunión. Antes, se han hecho una foto dándose la mano en la entrada del palacio, flanqueados por sendas banderas de España y de Cataluña.

La mesa elegida para la reunión es una mesa alargada, en la que se sientan enfrentadas ambas delegaciones, con los presidentes en el centro.