Política

Aglomeraciones y gritos de “asesinos” a Sánchez y sus ministros en la parada militar del 12 de octubre

Decenas de personas se agolparon junto al Palacio Real. Corrillo de Pablo Iglesias y el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, tras los choques del Gobierno con los jueces

Los reyes y los miembros del Gobierno, en el acto del 12 de octubre.
photo_camera Los reyes y los miembros del Gobierno, en el acto del 12 de octubre.

La celebración del acto militar por la Fiesta Nacional del 12 de octubre se ha visto totalmente condicionada este 2020 por la segunda ola de la epidemia del coronavirus. En vez de desfile por las calles de Madrid, el evento se ha limitado a una parada en el Patio de la Armería del Palacio Real.

Uno de los objetivos de suprimir el desfile era evitar que se concentraran miles de personas a lo largo del recorrido, debido a la emergencia sanitaria que aconseja mantener distancias para evitar contagios.

Pese a ello, no se ha impedido que decenas de personas acudieran a las cercanías del Palacio Real, junto a la entrada al Patio de la Armería. Con mascarillas pero sin distancias de seguridad, y ondeando banderas de España, muchos han ido recibiendo los coches de las autoridades con aplausos o con abucheos.

En general, las pocas ovaciones han ido dirigidas a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y los mayores gritos y abucheos se han dirigido contra Pedro Sánchez y contra sus ministros.

“¡Asesinos, asesinos!”, “¡Genocidas!”, “¡Gobierno dimisión!” y otras acusaciones referidas a la responsabilidad política del Ejecutivo en la gestión de la epidemia se han repetido en los minutos previos al desfile, conforme iban llegando el presidente y los ministros.

 
   $bp("Brid_02496753", {"id":"22468","width":"800","height":"450","video":"658454"}); 

Corrillo Iglesias-Lesmes

Hasta que han llegado los reyes Felipe y Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, las autoridades que han asistido al acto han charlado en algunos corrillos. Especialmente llamativo ha sido el momento en que se han juntado en un corrillo el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, y Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En las últimas semanas las relaciones entre los poderes ejecutivo y judicial son de choque abierto. Desde el PSOE y Unidas Podemos se denuncia que el CGPJ y Lesmes tienen el mandato caducado, y desde el Consejo General del Poder Judicial se denuncian las críticas que reciben de ministros y sobre todo miembros de Podemos.

A ello hay que añadir que el Tribunal Supremo que preside Carlos Lesmes tendrá que decidir si acepta el escrito del juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, en el que indica los indicios que ve para investigar a Pablo Iglesias por el caso de la tarjeta SIM de Dina Bousselham.

Las mascarillas han impedido este año intenta siquiera saber de qué hablaban, al taparse los labios. Algunos presidentes autonómicos llevaban mascarillas con la bandera o escudo de su comunidad, como María Chivite de Navarra. No han asistido los presidentes de Cataluña (Quim Torra), País Vasco (Íñigo Urkullu), Baleares (Francina Armengol) y Murcia (Fernando López Miras), los dos últimos por el coronavirus.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Saludo a los reyes

Con la llegada de los reyes se ha producido otro momento destacado. En general, los ministros y autoridades (los presidentes autonómicos, Sánchez, Díaz Ayuso, José Luis Martínez Almeida) han saludado a Felipe VI y a su familia llevándose la mano al corazón, y con una inclinación de cabeza más o menos pronunciada.

Pero Pablo Iglesias (sin corbata y con el triángulo rojo de los prisioneros comunistas de los campos de concentración), Irene Montero y Alberto Garzón no han hecho ese gesto de saludo con tiempos de coronavirus, y han permanecido casi impasibles, haciendo sólo un pequeño gesto con la cabeza, sin llegar a ser una inclinación. Es la primera vez que el líder de Podemos asiste al acto militar del 12 de octubre, ya que en años anteriores había declinado la invitación a la tribuna de invitados, con otros dirigentes políticos.

Durante el toque de oración se han escuchado gritos de “Viva el rey” desde fuera del Patio de la Armería, y el acto ha estado salpicado de momentos en que se han oído lemas como “¡Gobierno dimisión”.

Ni vehículos ni aviones, salvo la Patrulla Águila

El acto ha sido muy distinto al de anteriores desfiles del 12 de octubre. Se ha reducido notablemente la asistencia de militares, reducida a una representación del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Unidad Militar de Emergencias y la Guardia Civil.

El único detalle más especial ha sido la presencia destacada de la Legión por su centenario, que a 180 pasos por minuto ha desfilado con todos sus guiones y banderines que han rendido ante el rey a su paso por la tribuna real. No han tenido el contrapunto del paso más lento de los Regulares.

No ha habido, sin embargo, presencia de vehículos terrestres: ni carros acorazados (como los Leopard), ni Pizarro, ni BMR, ni tampoco los demostradores de los nuevos Vehículos de Combate sobre Ruedas 8x8.

Aunque se planteó en las semanas previas, finalmente no ha habido desfile aéreo: ni el A400M, ni cazas F-18 y Eurofighter, ni helicópteros (NH-90, Tigre, Chinook...)... Sólo hizo una pasada la Patrulla Águila para dibujar con humo en el cielo la bandera de España.

No hubo tampoco salto paracaidista para descender con la bandera de España, que era otro de los momentos más espectaculares de los desfiles del 12 de octubre en Madrid.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes