Política

Ajuste de cuentas por la ‘amarga victoria’ de Carmena: “La culpa es de Pablo Iglesias y Garzón”

Los dirigentes de Más Madrid pasaron de la esperanza por los buenos datos “en los barrios fachas” a la indignación contra Podemos e IU por la candidatura alternativa a la de la alcaldesa, que le quitó votos clave para decantar la balanza hacia PP-Cs-Vox

Manuel Carmena comparece tras los resultados de las elecciones municipales del 26 de mayo de 2019.
photo_cameraManuel Carmena comparece tras los resultados de las elecciones municipales del 26 de mayo de 2019.

“Vamos a sufrir hasta el final”, “la noche va a ser muy larga”...: estos eran algunos de los vaticinios en el cuartel general que Más Madrid, la candidatura de Íñigo Errejón a la Asamblea de Madrid y de Manuela Carmena para el ayuntamiento de la capital de España.

Los ánimos pasaron de la alegría por unos resultados que apuntaban a que Carmena mantendría la alcaldía con comodidad, a las sonrisas congeladas al comprobar que la suma de concejales de Más Madrid y el PSOE de Pepu Hernández (27) se queda por detrás de los 30 ediles que suman el Partido Popular, Ciudadanos y Vox, el tripartito que previsiblemente le arrebatará la vara de mando a la hasta ahora alcaldesa de la ciudad.

Las torna se volvieron en apenas unas horas. El inicio del escrutinio daba a la suma de izquierdas 30 concejales, por 28 de PP, Cs y Vox. Además, los dirigentes y apoderados que iban llegando al lugar elegido para seguir la noche electoral -en la calle Alcalá, entre la plaza de Manuel Becerra y la plaza de toros de Las Ventas- lanzaban buenas noticias.

“Las mesas que nos llegan dan muy buenos resultados”, “quedamos segundos en muchas mesas en las que no ganamos”... el optimismo llegaba incluso por distritos que no eran tan favorables. El escrutinio no había avanzado tanto en barrios con más voto del PP, por lo que algunos pedían prudencia a los más optimistas. “¡Pero si hemos ganado en Chamberí! ¡Hemos ganado en los barrios fachas!”, destacaban a gritos.

Quienes trataban de templar la euforia comentaban que el reparto entre bloques estaría mucho más ajustado que ese 30-27 que apuntaban en favor de Más Madrid y el PSOE. Las caras fueron cambiando cuando esa ventaja fue disminuyendo, hasta terminar justo a la inversa; cuando se vio que José Luis Martínez-Almeida podrá gobernar -pese a quedar segundo, como Carmena en 2015- si consigue sumar a los 15 concejales (seis menos que hace cuatro años) los 11 de Ciudadanos (que sube cuatro ediles) y los cuatro de Vox, con Javier Ortega Smith a la cabeza.

Los culpables: Pablo Iglesias y Alberto Garzón

“Es un shock”, confesó uno de los actuales concejales del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid que acompañaban a Carmena en la lista de Más Madrid. A más de uno de los ediles se le saltaron las lágrimas al tratar de explicar un resultado que, pese a ser el partido más votado, les deja prácticamente con los dos pies fuera de gobierno municipal cuatro años después de alcanzarlo.

De inmediato, comenzaron los análisis buscando explicaciones y responsables de la derrota, o más bien, de la amarga e insuficiente victoria en la ciudad de Madrid que provoca un nuevo vuelco en la capital.

Según pudo comprobar ECD, miembros destacados de Más Madrid no dudaron en cargar, con palabras muy duras, contra quienes hace cuatro años fueron sus compañeros en Ahora Madrid, y que sin embargo en estan ocasión han competido con ellos en estas elecciones: Podemos e Izquierda Unida.

La culpa de haberse quedado a las puertas de arrebatar con el PSOE la Comunidad de Madrid al PP, pero sobre todo de perder el Ayuntamiento, tiene sobre todo dos nombres propios para Más Madrid: Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

“A Pablo le tenemos más manía, pero el más retrasado [sic] es Garzón”, expresó sin contemplaciones un candidato destacado de Más Madrid. Los insultos fueron coreados por otros dirigentes, que llegaron a tildar de “puto cerdo” a Garzón por, según ellos, haber frenado en el último momento lo que parecía un acuerdo para que al final IU y Podemos se presentaran en Comunidad y Ayuntamiento de Madrid junto a Errejón y Carmena.

Al final, Podemos e IU constituyeron otra candidatura autonómica, y en la ciudad Madrid en Pie (concejales críticos como Carlos Sánchez Mato, IU, Anticapitalistas...), con cierto apoyo tácito de Podemos, le restó un pequeño pero relevante porcentaje de votos a Ahora Madrid sin conseguir convertir esos sufragios en concejales para el bloque de la izquierda.

Sin autocrítica

Errejón expresó esa sensación general de Más Madrid, de haber conseguido buenos resultados, diciendo que ellos habían hecho su parte del trabajo. Es decir, la culpa de que la suma total no diera para sostener gobiernos de izquierdas la tenían otros partidos: Podemos e IU.

“Cuando estamos jugando en bloque, todos tienen que competir”, explicó a ECD un miembro de las candidaturas impulsadas por Íñigo Errejón y Manuela Carmena. En ningún momento hubo autocrítica. Es cierto que Más Madrid ha pasado a ser el partido más votado (en 2015, Ahora Madrid fue el segundo); pero no sólo no ha crecido, sino que ha perdido casi 20.000 votos y un punto de apoyo popular, cuando la participación sólo ha caído siete décimas.

Los lamentos por haberse quedadado a las puertas de revalidar el gobierno municipal en Madrid y de haber puesto fin a décadas del PP en la Comunidad se transformaron, en algunos casos, en esos insultos e incluso en cierto regodeo por los aún peores resultados electorales de Podemos.

“Esperad, que aún Podemos se queda por debajo del 5% en la Comunidad”, comentaban algunos miembros de Más Madrid mientras seguían el escrutinio por el móvil, al que permanecieron pegados toda la noche actualizando los datos. Se referían al dato de la candidatura de Isa Serra, Unidas Podemos (con IU), que estuvo a punto de quedarse por debajo de ese umbral mínimo para entrar en la Asamblea de Madrid.

Los candidatos de Errejón y Carmena respasaron con interés algunos municipios “del cambio”, como Barcelona, Valencia, Cádiz, Zaragoza... en algunos casos, donde los alcaldes también se han desmarcado como ellos de Podemos, celebraron los buenos datos; en otros, no dudaron en burlarse del desastre para la que era hasta hace poco su formación política, como en Valencia, donde Valencia en Comú ha desaparecido del ayuntamiento.

Fundados de Podemos, concejales de Carmena

Por el local alquilado por Más Madrid pasaron decenas de candidatos, pero también otras personas que apoyan el proyecto y que, hasta hace un año, estaban entre los principales impulsores e intelectuales de Podemos.

Para acompañar a Errejón en la noche electoral acudió, por ejemplo, Luis Alegre, uno de los cinco fundadores de Podemos que dejó la primera línea y que discrepó de Pablo Iglesias. También estuvieron algunos de los ideólogos, de quienes suministraron las ideas y líneas argumentales a Podemos en sus inicios, y que ahora han optado por la vía emprendida por el ex número dos: Carlos Fernández Liria, Jorge Lago...

Se dejaron ver varios concejales que han seguido a Carmena en esta aventura: Marta Higueras, su “mano derecha”, y Pablo Soto, llegaron tras una “merienda” que tuvo lugar por la tarde en casa de la alcaldesa; también asistieron Javier Barbero, José Manuel Calvo, Rita Maestre, Inés Sabanés...

Algunos de estos ediles no pudieron contener las lágrimas. En algún caso, fue Inés Sabanés quien trató de consolarlos, diciendo que ella (por sus etapas en IU, por ejemplo), tenía ya experiencia en derrotas.

El otro Errejón y las cervezas

La noche electoral de Más Madrid dejó un buen número de anécdotas y escenas curiosas:

-- Errejón, a por cervezas: pero no Íñigo, sino su hermano Guille, no dudó en bajar con un compañero de la parte del local reservada a dirigentes de Más Madrid, con una bolsa de plástico, para ir junto a un compañero a comprar “suministros”. “Se ha acabado la cerveza”, comentaron, y pasadas las diez de la noche se fueron en busca de una tienda, de la que volvieron con más latas de Mahou.

-- Cena madrileña: en el cátering servido a los periodistas, Más Madrid tuvo un guiño típico y dejó unas bandejas con cubitos de cocido madrileño, con sus garbanzos y su carne. Los cubitos incluso estaban decorados con lemas de Más Madrid.

-- Discursos distintos: pese a ir de la mano en el proyecto, la derrota también evidenció algunas diferencias entre Manuela Carmena e Íñigo Errejón. Carmena fue la primera en comparecer para admitir que no va a ser alcaldesa. Fue muy breve, su equipo no permitió muchas preguntas, y se limitó a confirmar que no tratará de conseguir un pacto casi imposible con Ciudadanos para mantenerse. Fue una comparecencia corta en la que confirmó que dejará la política y el acta cuando haya nuevo alcalde.

Frente a este adiós de Carmena, Errejón trató de lanzar un mensaje de futuro. Puso en valor la fuerza con la que ha irrumpido Más Madrid en la Asamblea regional, superando ampliamente a Podemos. “Igualitos los discursos”, comentó con sorna un dirigente cercano a Errejón, reprochando la poca carga política de la intervención de Carmena.

-- Periodistas que aplaudieron a Carmena: cuando la alcaldesa confirmó lo que ya dijo, que no se quedará en la oposición y que marchará, miembros de Más Madrid iniciaron un aplauso que se convirtió en ovación y que llevó incluso a algunos periodistas a sumarse al aplauso.

-- Carmena, esquiva: no sólo redujo su comparecencia. También entró en coche directamente de forma que los periodistas no pudieran abordarla. Era la gran estrella, esperada en el lugar elegido por Más Madrid para seguir el recuento. Tras varias falsas alarmas y horas de espera, llegó en un coche, ecológico para cumplir con sus propias exigencias medioambientales.

-- “Mañana, a arreglar alcorques”: Inés Sabanés, además de consolar a los concejales más hundidos por el resultado, trató de aleccionarles para que al día siguiente siguieran trabajando por los madrileños, pese a que saben que su mandato ya tiene fecha de caducidad en pocas semanas. Los más pesimistas lamentaban que lo que ellos consideran avances de cuatro años van a ser liquidados por el nuevo equipo de derechas, aunque otros esperaban que algunas medidas no se atrevan a echarlas para atrás.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?