Política

Adiós a Unidas Podemos. Alberto Garzón ha puesto en marcha una operación en IU para romper con Podemos

La exclusión del partido morado en la coalición de Andalucía no ha sido un error. Tiene un pacto con Yolanda Díaz para desvincularse de UP a nivel nacional y sumar a Errejón

Yolanda Díaz y Alberto Garzón.
photo_camera Yolanda Díaz y Alberto Garzón.

La coalición Unidas Podemos tiene los días contados. Alberto Garzón dirige una operación que concluirá en las próximas generales con la ruptura de la fusión de IU y Podemos que él acordó en 2016 con Pablo Iglesias para concurrir desde entonces juntos a las distintas elecciones. Será la demolición de lo que se vino a llamar el “pacto de los botellines”.

Según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes próximas al espacio de Yolanda Díaz, el acuerdo de la izquierda que se acaba de firmar en Andalucía esconde un pacto de Alberto Garzón con la vicepresidenta para excluir a Podemos de la plataforma política que la ministra de Trabajo liderará en las próximas elecciones generales.

Una operación en la que también está involucrado el líder de Más País, Iñigo Errejón, que apoya el movimiento de obligar a Podemos a supeditarse a la confluencia o ir por libre también a nivel nacional.

Yolanda Díaz apostó por la candidata de IU

Pese a haber apostado por la candidata de Izquierda Unida -Inmaculada Nieto, con quien visitó la Feria de Sevilla hace menos de una semana- frente a la apuesta del aparato de Podemos y Pablo Iglesias -Juan Antonio Delgado-, la vicepresidenta se ha borrado tajantemente de apadrinar cualquier proyecto en Andalucía y ha desvinculado su futuro “frente amplio” del acuerdo logrado en esta región.

Se desvinculó apenas unos minutos después de que la Junta Electoral andaluza tumbara el escrito de subsanación por el que se solicitaba que Podemos se convirtiera en el sexto partido de la coalición.

Se ha volcado pese a desmarcarse en público

Pese a desmarcarse públicamente, Díaz lleva meses implicada a fondo en Andalucía para conseguir una candidatura unitaria en el espacio integrado por las distintas formaciones a la izquierda del PSOE, según reconocen fuentes de su entorno.

La vicepresidenta se ha hecho fuerte ante Podemos y ha logrado colocar a su candidata en la nueva marca electoral. En su equipo admiten que se mantuvo firme hasta el final para conseguir que la cabeza de lista de ‘Por Andalucía’ fuera la dirigente de IU, y no el de Podemos.

Díaz no albergó dudas: Izquierda Unida tiene una representación relevante en esta comunidad a través de los ayuntamientos. Y Nieto tiene reconocimiento político en la izquierda y en la derecha. Por estas razones, la vicepresidenta no cejó en su defensa de la dirigente de IU frente al diputado nacional de Podemos, Juan Antonio Delgado.

De hecho, la coalición andaluza se considera una avanzadilla del “frente amplio” que trata de impulsar a nivel nacional la líder de Unidas Podemos en el Gobierno.

 

La vicepresidenta carece de familia política organizada. Abandonó Izquierda Unida, formación que lideró en Galicia, y no entró en Podemos, donde Ione Belarra se hizo con la secretaría general tras la salida de Pablo Iglesias. Yolanda Díaz tiene a su equipo en el Ejecutivo, pero por ahora ningún peso orgánico fuera de él.

La exclusión de Podemos no fue un error

Ahora, en el entorno de Garzón reconocen a ECD que la exclusión del partido morado del frente de izquierdas en Andalucía ha sido calculada al milímetro.

Admiten que el enredo del registro de la Junta Electoral de Andalucía, al que Podemos llegó tarde en la madrugada del pasado sábado, después de tratar de imponer hasta el último minuto a su propio candidato como cabeza de cartel para las elecciones, no ha sido casual.

En la confluencia se han resistido a pronunciarse, después de seis días, sobre lo ocurrido. Ni tampoco han querido aclarar qué pasó exactamente para que Podemos llegara tarde al registro.

Sin embargo, fuentes próximas a la plataforma confirman a ECD que la formación morada entregó sus firmas a la confluencia “en tiempo”, y ahora lo que se ofrece a los candidatos de Podemos es integrarse como independientes en las listas, aunque ese arreglo no va a permitir que el partido de Belarra reciba subvenciones parlamentarias.

Hay que recordar que el retraso ha provocado que en la confluencia solo estén inscritas cuatro de las seis formaciones que mostraron un interés por ir juntos: Izquierda Unida, Más País, Equo e Iniciativa del pueblo andaluz, con Inmaculada Nieto (IU) como candidata a la Presidencia de la Junta.

Garzón empieza a romper con Podemos

En el entorno de Garzón revelan que el líder de IU trabaja con discreción y delicadeza en la maniobra de ruptura con Podemos, ensayada con Yolanda Díaz en Andalucía. Se trata de no poner en peligro el Gobierno de coalición que preside Pedro Sánchez.

De ahí que la desvinculación no se materializará hasta fechas cercanas a las generales, a petición de la vicepresidenta, porque se niega a que la oficialización de esa ruptura afecte al Consejo de Ministros.

Pero hay que destacar que Alberto Garzón se ha distanciado enormemente de Irene Montero y Ione Belarra en asuntos clave. Por ejemplo, sobre la invasión de Ucrania, IU, el partido que lidera el ministro de Consumo, ha señalado que “el envío de armas no es parte de la solución, sino del problema”.

Hasta el punto de que la formación de Garzón llegó a apoyar una marcha contra la OTAN, y en un comunicado emitido apenas unas horas después del ataque ruso pedía su “disolución”, además de cuestionar los efectos de las sanciones económicas contra Rusia.

En el mismo sentido se ha expresado el secretario general del PCE, Enrique Santiago, para quien enviar armas “no sirve para nada y puede dificultar una salida diplomática urgente”.

El líder de IU se alinea con Yolanda Díaz

Sin embargo, la posición de Garzón dentro del Consejo de Ministros ha cambiado en los últimos meses. Fuentes de IU afirman a ECD que el ministro se ha alineado con Yolanda Díaz en el apoyo a Pedro Sánchez.

Y lo hace en este momento, aseguran personas próximas al titular del Consumo, porque trata de no propiciar tiranteces internas que, en cualquiera de los casos, sólo pueden contribuir al debilitamiento del espacio político de Yolanda Díaz y, por consiguiente, al fortalecimiento del PSOE.

Asume que Díaz está llamada a ser “la candidata de la izquierda”, y considera que “es probable que se encuentre en estos momentos sufriendo un momento de asfixia por parte de las fuerzas políticas que integran el espacio de Unidas Podemos y cuyas presiones reducen su margen de intervención”.

Se han propuesto ‘asfixiar’ a Podemos

Fuentes de Unidas Podemos revelan también a Confidencial Digital que la apuesta de Yolanda Díaz, que no milita en el partido morado, es encabezar una plataforma política que trascienda las siglas de Podemos y aglutine a todos los sectores a la izquierda del PSOE.

Una apuesta en la que cuenta con el apoyo del ministro Garzón. Ambos defienden que varios estudios demoscópicos que manejan internamente concluyen que la marca Podemos ya no aporta.

El líder de IU constata que los sondeos apuntan hacia el peor resultado histórico de Podemos y reflejan que la confluencia entre ambas formaciones se desinfla. Lo cierto es que ya en 2016 perdieron un millón de votos al decidir concurrir de la mano.

Frente a esa estrategia del “frente amplio”, Belarra y Montero se resisten a que Podemos deje de ser la referencia de ese espacio y quede subsumido en una plataforma transversal cuando goza de un enorme poder institucional por su presencia en el Gobierno y en el Congreso de los Diputados.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?