Política

La ANC presiona a Torra para que retire la bandera de España del Parlament

La medida está incluida en el plan estratégico para implementar la república catalana en los próximos meses

Parlament de Cataluña.
photo_cameraParlament de Cataluña.

“¡Fora, fora, fora la bandera espanyola!”: este grito resonó en la Plaza de Sant Jaume, en Barcelona, en la tarde del 27 de octubre de 2017. La mayoría de diputados del Parlament de Cataluña había aprobado la declaración de independencia, y varios miles de manifestantes lo celebraban en las cercanías del Parc de la Ciutadella (donde está el Parlament), y en Sant Jaume, ante el Palau de la Generalitat.

En el Parlament se retiraron las banderas después del pleno, pero se retiraron tanto la española como la catalana, de forma rutinaria al cerrar las puertas. En unos pocos ayuntamientos gobernados por independentistas se retiró la enseña nacional. Pero en el Palau de la Generalitat no; de hecho, a posteriori se ha publicado que Puigdemont y sus consejeros, en la primera reunión tras declarar la secesión, debatieron si se retiraba la bandera de España del Palau como símbolo de independencia, pero decidieron no hacerlo, según han explicado, por no ofender a los catalanes que se sienten españoles.

Críticas a Torra: no avanza hacia la independencia

Confidencial Digital ha podido saber que precisamente en la línea de hacer lo que el Govern de Puigdemont no hizo ese 27 de septiembre va una de las propuestas que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) incluye en su “Plan Estratégico 2018-2019”, su nueva hoja de ruta para tratar de materializar la república independiente de Cataluña en los próximos meses.

La ANC reunió recientemente a su Secretariado Nacional (su cúpula) en un pleno extraordinario para aprobar una serie de documentos en los que hace balance de lo sucedido desde el referéndum del 1-O, valora la acción de gobierno de Quim Torra y diseña su estrategia a partir de ahora.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, dio ante los medios unas pinceladas de estos documentos. Se trata de reflexiones bastante duras hacia el actual Govern, ya que asegura que no está cumpliendo los compromisos en la línea de avanzar hacia la independencia de forma decidida; e incluso se incluyen autocríticas contundentes, o más bien críticas de la actual dirección hacia la anterior, la que dirigía Jordi Sànchez hasta que fue enviado a prisión por la Audiencia Nacional.

ECD ha podido consultar al completo estos documentos, que ya se han hecho llegar a las asambleas territoriales (de comarca, de municipio, de barrio...) de la ANC por toda Cataluña.

Aprovechar la debilidad del Gobierno de Sánchez

La Assemblea Nacional Catalana plantea tres escenarios para alcanzar la independencia. Los dos primeros serían la celebración de un referéndum, o bien pactado con el Estado español tras una negociación bilateral (escenario 1), o bien pactado debido a que un organismo internacional media y fuerza a España a aceptar esa votación (escenario 2).

Estos dos escenarios los considera poco probables, de ahí que centre el desarrollo de sus propuestas en el escenario 3: “Vía unilateral”.

Sobre esta vía unilateral, la entidad que ha organizado junto a Òmnium Cultural las grandes movilizaciones independentista en los últimos años apunta que “ahora tenemos una ventana de oportunidad única a causa de la incapacidad del Gobierno español de ofrecer absolutamente nada y de renunciar a su cara más represora, así como sus debilidades gubernamentales”.

Para aprovechar esa “ventana de oportunidad”, la ANC pide que se llegue a un acuerdo para avanzar unos “Govern, Parlament, instituciones y ciudadanía movilizada”. Una vez que se llegue a ese acuerdo, su propuesta es realizar toda una serie de acciones que muestren a las claras que el independentismo avanza decididamente hacia la secesión.

Hacer lo que no se hizo en octubre de 2017

¿Cuáles son estas medidas? En primer lugar, “revalidar la declaración de independencia en el Parlament”, y a continuación “publicarla en el DOGC”, es decir, el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña. Esa publicación, obligatoria para todos los textos legales que han de entrar en vigor, no se hizo tras la declaración del 27 de octubre de 2017.

Después la ANC exige que se realice “una declaración solemne de la República catalana ante el mundo”, y que el Govern de Torra y el Parlament pidan el reconocimiento internacional a ese nuevo estado catalán. En 2017 ningún estado reconoció a Cataluña, y muchos expresaron de inmediato y con claridad su rechazo a cualquier secesión ilegal y reafirmaron su apoyo a la integridad territorial de España. Sin embargo, la ANC recoge la visión de muchos independentistas de que si no hubo reconocimientos internacionales es “porque no se pidieron”.

La tercera idea que lanza la Assemblea Nacional Catalana es “arriar la bandera española del Palau de la Generalitat y del Parlament”. Como ya se ha comentado, la Generalitat no lo hizo hace un año, el Parlament retiró ambas banderas al cerrar sus puertas y sólo algunos ayuntamientos lo hicieron de forma simbólica. En la última gran movilización en las calles, en el aniversario del 1-O, radicales de los CDR retiraron y tiraron al suelo la bandera de España que ondeaba en la delegación de la Generalitat en Gerona.

Otras medidas para dar un salto hacia el estado catalán independiente que propone la ANC y que exigirá al Govern de Torra en los próximos meses es publicar los decretos de desarrollo de la Ley de Transitoriedad Jurídica: estaban preparados hace un año, y el Govern los iba a aprobar para regular aspectos básicos para echar a andar una Cataluña “desconectada” del conjunto de España, pero no llegó a atreverse a aprobarlos cuando el Senado y el Gobierno de Mariano Rajoy activaron el artículo 155.

También cita como acciones a llevar a cabo “dejar en libertad a los presos políticos”, ya que se encuentran en prisiones de Cataluña y es la Generalitat y no el Estado quien las gestiona, y “organizar el retorno de los exiliados”, como Carles Puigdemont.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo