Política

Así ‘coló’ Nadia Calviño a Pablo Iglesias la fusión CaixaBank-Bankia

El vicepresidente presionó con la renovación del presidente del FROB, la ministra de Economía le dio largas y después impulsó una “prórroga extraordinaria” para evitar el bloqueo de la operación

Pablo Iglesias y Nadia Calviño.
photo_cameraPablo Iglesias y Nadia Calviño.

La operación para dejar fuera de juego a Pablo Iglesias en la fusión CaixaBank-Bankia fue orquestada por Nadia Calviño. Con el apoyo de Pedro Sánchez, la vicepresidenta económica creó un “muro de contención” frente a Podemos para evitar el descarrilamiento de las negociaciones.

Como es conocido, Calviño ha mantenido al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, al margen del proyecto de absorción de Bankia por parte de CaixaBank, pese a que conocía la gestación y aceleración de la operación desde hacía meses.

El presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidro Fainé, ha tenido puntualmente informada a Calviño, singularmente del acelerón en las últimas semanas. La titular de Economía ha estado en la cocina de la gran fusión a través del presidente del FROB, Jaime Ponce, y del de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

Por el contrario, el vicepresidente Iglesias no solo no fue informado en ningún momento por Calviño de la privatización de Bankia, a pesar de que el mantenimiento del banco en el ámbito público era un asunto de alta sensibilidad para Podemos desde que nació el partido.

Iglesias quería controlar el FROB

El actual presidente del FROB, Jaime Ponce, tenía que dejar su cargo en julio. Lo debía hacer por ley, ya que la norma -Ley 11/2015, de 18 de junio de 2015- establece un mandato máximo no renovable de cinco años, que en el caso del actual ejecutivo venció hace dos meses. 

El Gobierno de Mariano Rajoy redactó esta ley para blindar el FROB, ya que es imposible cesar al presidente salvo en supuestos extremos -delito, incapacidad o renuncia aceptada por el Ejecutivo-. 

En plenas conversaciones secretas para la privatización de Bankia, el destino quería que el puesto quedase en el aire en un momento crucial, y con posibilidades de que el vicepresidente Pablo Iglesias intentase influir para colocar en el cargo a un presidente cercano a las tesis de Podemos, es decir, defensor de la banca pública.

Nadia Calviño dio largas a Iglesias

Consciente de tan peligroso escenario, y conocedora junto a Pedro Sánchez de que las negociaciones entre las dos entidades avanzaban en la buena dirección, las fuentes del Gobierno consultadas por ECD confirman que la vicepresidenta económica decidió “dar largas a Iglesias” en cuanto a los cambios en el FROB para evitar el bloqueo de la operación.

El vicepresidente segundo insistió durante varios días a Calviño en que el mandato de Jaime Ponce era de cinco años no prorrogables y con unas causas de cese tasadas.

Entre las funciones del presidente del FROB está la gestión del día a día del fondo, cuyas dos participadas son Bankia y Sareb, y cumplir con las líneas que marque su comisión rectora. En ella se sientan Ponce, cuatro representantes del Banco de España, tres del Ministerio de Economía, dos de Hacienda y la vicepresidenta de la CNMV.

Levantó un “muro de contención”

A la espera de que primero llegasen a buen puerto las negociaciones entre CaixaBank y Bankia, Nadia Calviño decidió levantar un “muro de contención” frente a la propuesta de renacionalizar Bankia

El FROB depende del Ministerio de Economía, y Calviño ostenta ‘a priori’ el mismo cargo de vicepresidenta que Iglesias. Además, entre Economía y el Banco de España controlan la mayoría del fondo de rescate español.

La “prórroga extraordinaria” de Calviño

Según las fuentes del Ejecutivo, a las que ha tenido acceso ECD, la vicepresidenta económica aprovechó el real decreto ley por el que se adoptaban medidas complementarias en materia agraria, científica, económica, de empleo y Seguridad Social y tributaria contra los efectos del Covid-19, para establecer que el presidente del FROB continuara en el cargo hasta el nombramiento de su sustituto

“Dadas las actuales circunstancias del coronavirus, el objetivo de esta medida es garantizar una transición fluida en la presidencia del organismo”, argumentó Calviño en una reunión del Consejo de Ministros a finales de mayo, ante unos miembros de Podemos “que ni olían la operación”.

Ha cerrado el paso a Podemos en la fusión

El rechazo de los ministros de Podemos a la absorción de Bankia por parte de CaixaBank no obstaculiza la fusión, porque basta el sí formal de la vicepresidenta económica. La integración de Bankia en CaixaBank sólo requiere la autorización del Ministerio de Economía, sin necesidad de pasar por el Consejo de Ministros. 

El escenario no puede ser peor para Pablo Iglesias. Ni Pedro Sánchez ni Nadia Calviño le informaron con antelación acogiéndose a la “confidencialidad”, la ministra de Economía le ‘coló’ la renovación por sorpresa del presidente del FROB, y ahora tampoco necesitan la opinión del vicepresidente segundo para aprobarla.

En Podemos, rechazan la fusión. Destacan las dudas que la consumación de las negociaciones puede provocar respecto a la ‘devolución’ del dinero público con el que fue rescatada Bankia; y lamentan que da definitivamente al traste con los planes de Pablo Iglesias de convertir Bankia en el germen de una futura banca pública.

Precisamente la creación de una banca pública es una de las históricas reivindicaciones y promesas electorales de Podemos desde su fundación.

Apartado por Sánchez del plan de reconstrucción

Hay que recordar que la difusión del duro enfrentamiento entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias por la marcha del rey Juan Carlos, desvelada por el propio vicepresidente, ha sido la puntilla que ha colmado la paciencia de Moncloa en los últimos días. 

El equipo del presidente, en consenso con la ministra Nadia Calviño, ha decidido apartarle también de las reuniones clave para el plan de reconstrucción que España deberá enviar a Bruselas en las próximas semanas para recibir las ayudas europeas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?