Política

Así concreta Pablo Casado el viraje al centro del PP

Más economía, menos aborto y menos Cayetana. “Un partido modernito y liberal en lo económico”

Pablo Casado tras el Comité Ejecutivo Nacional del PP.
photo_cameraPablo Casado tras el Comité Ejecutivo Nacional del PP.

“Centrados en tu futuro”. Ese es el lema que empleará el PP para la campaña de las autonómicas y municipales del 26 de mayo. Se decidió en el Comité Ejecutivo Nacional del pasado martes, en el que se analizaron los pésimos resultados de las generales y se decidió protagonizar un viraje al centro. Una semana después, Pablo Casado ya sabe cómo dar ese giro ideológico.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes del PP conocedores de lo que se habló el martes pasado en Génova 13, la “inmensa mayoría de barones” trasladó a Casado la necesidad de “dejar a un lado” los discursos más ideológicos, permanentes durante la campaña del 28 de abril, y lanzarse a la disputa del voto de centro frente a Ciudadanos e, incluso, el PSOE.

La tesis de los presentes en la sede nacional la semana pasada era clara: “Con Vox no podemos competir por la derecha porque de ahí no recuperamos votos”. En cambio, “Ciudadanos nos ha comido el terreno del centro alejándose de debates morales y centrándose en la economía, para atraer a nuestros votantes y competir con los socialistas”.

Menos aborto, violencia machista y eutanasia...

Una vez expuestas estas conclusiones, Casado y los líderes regionales que acudieron al Comité Ejecutivo Nacional coincidieron en la conveniencia de “no repetir los errores de la campaña del 28 de abril”, en la que el partido “pisó demasiados charcos” sobre cuestiones que no se van a abordar en las próximas semanas.

Una de ellas, por ejemplo, es el aborto. Pablo Casado afirmó, todavía en precampaña, que era partidario de derogar la actual ley de plazos, afirmando además que “si queremos financiar las pensiones, debemos pensar en tener hijos, no en abortar”.

Después, su número dos en la candidatura por Madrid, Adolfo Suárez Illana, tuvo que auto-desmentirse, después de afirmar en la radio que “en Nueva York permiten el aborto tras el nacimiento”.

Esto se acabó. El PP evitará hablar del aborto durante la campaña del 26-M y también hará lo propio con la violencia machista y la eutanasia: “Dudar de una ley de violencia de género que aprobamos nosotros solo da votos a Vox”; mientras que “entrar en el debate de la eutanasia siempre beneficia a la izquierda”.

… y más economía

Ciudadanos, afirman las fuentes consultadas, ha renunciado a este tipo de polémicas ideológicas. Y, si ha entrado, ha sido para protagonizar una postura más “aperturista”, como con la defensa de los vientres de alquiler como recurso para las parejas que no puedan ser padres biológicos.

Pero la mayor baza electoral de Albert Rivera ha sido la economía: “Ha monopolizado las propuestas para los autónomos y para impulsar una reforma fiscal con menos impuestos, mientras nosotros estábamos a otras cosas”.

El PP, por tanto, priorizará la economía en esta nueva campaña, aunque “explicando bien” las propuestas. Se recuerda, en este sentido, el anuncio realizado por Daniel Lacalle, afirmando que Casado apostaba por dar “incentivos fiscales” a los planes privados de pensiones: “Lo que salió es que queríamos privatizar las pensiones, cuando en ningún momento dijimos eso”.

La idea ahora, por tanto, es que “nuestras propuestas sean anunciadas por candidatos curtidos ante los medios, que se sepan explicar muy bien, para que no se les pueda retorcer sus declaraciones y hacernos daño”.

Veto a Cayetana Álvarez de Toledo

En esta nueva estrategia, los barones regionales del PP entienden que “no hay sitio” para algunos candidatos fichados por Casado: “La apuesta era elevar el tono y anunciar una fuerte ideologización del partido, pero en algunos casos nos hemos pasado”.

Un ejemplo claro es, en opinión de líderes autonómicos del partido, el de Cayetana Álvarez de Toledo: “Se la fichó para frenar el avance de Vox en Cataluña, pero no se evitó su irrupción en la región ni la sangría de votos”.

La cabeza de lista por Barcelona, de hecho, parecía ser la elegida por Pablo Casado para convertirse en la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados. No obstante, ese nombramiento ha sido paralizado por los barones: “No tiene sentido decir ahora que quieres recuperar el centro y poner como portavoz a Cayetana”.

De hecho, recuerdan las fuentes consultadas, Álvarez de Toledo ha sido de las pocas que ha cuestionado el viraje al centro del PP: “Ella ha salido después de la reunión del martes para decir que está en contra de lo que piensan los barones y que defender el Estado constitucional y la democracia con coraje y valentía y plantar cara al nacionalismo no es falta de moderación. Es simplemente llamar a las cosas por su nombre”.

“Hay que ser un partido modernito y liberal”

Con estos mimbres, el objetivo del PP es volver a atraer al electorado usando algunas de las armas que han llevado a Ciudadanos a quedarse al borde del sorpasso: “Fue un error competir con Vox por la derecha. Pero esos votantes que se nos han ido no volverán. Regresar al centro es volver a apostar por las mayorías que nos han llevado al Gobierno, ese es el camino”.

El PP, además, cuenta con la “ventaja” de la renovación del partido, tras la sucesión de Mariano Rajoy: “Tuvimos que aprovechar el inicio de una nueva etapa no para ser más aznaristas que Aznar, sino para lanzar un mensaje de partido fuerte y renovado, con clara vocación liberal en la economía”.

De esa forma, aseguran las fuentes consultadas, “no habríamos perdido votos de Ciudadanos”. Por tanto, concluyen, “para dejar a Rivera sin argumentos hay que ser un partido modernito y liberal en lo económico, que es lo que busca el electorado de centro-derecha, y dejar los debates morales para otro momento”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?