Política

Así es la ‘terminal ejecutiva’ de Barajas donde Ábalos se vio con la vicepresidenta de Maduro

Dispone de cuatro salas VIP, una zona para el descanso de la tripulación de los jets privados y se encuentra muy cerca del exclusivo hotel Sheraton. Vea imágenes

Terminal Ejecutiva de Barajas. Foto: Gestair.
photo_cameraTerminal Ejecutiva de Barajas. Foto: Gestair.

El encuentro de José Luis Ábalos con la número dos de Nicolás Maduro se habría producido dentro de un avión privado de la compañía Sky Valet, en el que viajaba ésta, aprovechando una escala técnica en Madrid en su ruta hacia Turquía. Una parada que realizó en la conocida como “terminal ejecutiva” del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

Posteriormente, según publicó Voz Populi, Delcy Rodríguez y seis de sus acompañantes, entre ellos su jefe de gabinete, accedieron a la sala VIP de la terminal de autoridades de Barajas, a pesar de la prohibición de la UE de que la vicepresidenta entre en territorio europeo.

En el entorno de Ábalos insisten, sin embargo, en que el titular de Transportes acudió al aeropuerto a título privado para recibir al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia, con quien asegura que mantiene una relación de amistad desde hace años, y que entonces se dio la circunstancia de que Rodríguez viajaba en el mismo avión. Un encuentro, no obstante, que ha levantado las alarmas en la dirección de Podemos.

Así es la ‘terminal ejecutiva’ de Barajas

La terminal ejecutiva de Barajas es un espacio exclusivo. Al margen de las cuatro terminales de pasajeros, allí aterrizan los jets privados. Se encuentra ubicado en la zona sur del aeropuerto y cuenta con 26.000 metros cuadrados de zonas individualizadas y 58.000 de zonas comunes.

La empresa pública AENA no controla ese espacio, sino que está gestionado en concesión por dos empresas, Spanish FBO Madrid y Sky Valet. La policía se encarga del control de fronteras y de pasaportes.

Se trata del antiguo pabellón de Estado, utilizado para la salida y llegada de autoridades, tanto nacionales como visitantes extranjeros (jefes de estado, primeros ministros, directores de instituciones internacionales...). Fue sustituido por un nuevo edificio en la Terminal 4.

Conocida como ‘terminal ejecutiva’, se encuentra muy cerca del hotel Sheraton y del edificio de carga aérea de Barajas. Tiene cuatro salas VIP y una zona para el descanso de la tripulación de los jets privados. Además dispone de oficinas para compañías.

El 85% de los pasajeros que utilizan estas salas VIP son miembros de grandes sociedades y corporaciones.

Por regla general, sólo hacen uso de ellas unos minutos. Se intenta que su paso por el aeropuerto sea lo más breve posible, yendo casi directamente del avión al vehículo que les lleva a su destino final y viceversa, o para una escala técnica en Madrid en una ruta hacia otro aeropuerto, como hizo la vicepresidenta venezolana.

Llegado el caso, si en alguna ocasión necesitan permanecer más tiempo, tienen a su disposición unas instalaciones de alta calidad y toda una serie de servicios exclusivos. A esto se suma el área de estacionamiento de aeronaves, con más de 50 posiciones disponibles, y sus correspondientes zonas de rodaje, accesos y área de deshielo.

Terminal Ejecutiva de Barajas. Foto: Gestair.

La sala VIP no se considera espacio Schengen

Las salas VIP privadas de la zona internacional del aeropuerto de Madrid-Barajas se alquilan y hay unas ventanillas donde se chequea policialmente la identidad de cada persona a través del pasaporte, aunque sin necesidad de sellarlo, que es el paso previo para considerar que alguien ha pisado suelo español.

Esta información se gestiona directamente por la comisaría de la Policía de Barajas, que cuenta con instalaciones propias y su propia Brigada de Extranjería.

La sala VIP es zona internacional y no se considera espacio Schengen, por lo que en casos como el de la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez no se podría actuar contra ella atendiendo a las sanciones de la UE y la prohibición para que entre en zona europea.

Marlaska alertó sobre la vicepresidenta de Maduro

Sobre la polémica, José Luis Ábalos añadió el pasado sábado, en una entrevista al diario La Razón, que fue el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien le informó de la llegada a España de la número dos del Gobierno de Nicolás Maduro e insistió en que le pidió que “procurara” que no bajase del avión.

Ábalos aclaró también que el pasado lunes fue a Barajas “en coche particular” y no en calidad de ministro a recibir al titular de Turismo venezolano, Félix Plasencia, que iba a visitar la feria internacional de turismo Fitur, y que en el camino al aeropuerto recibió una llamada de su compañero de gabinete.

Según el ministro de Transportes, Marlaska le comunicó que la titular de Exteriores, Arancha González Laya, había recibido una comunicación de la embajada venezolana en la que se informaba de la presencia de Rodríguez.

Y añadió: “Ya que vas, procura que no baje del avión”. Con estos datos, José Luis Ábalos fue “directo” a la terminal ejecutiva y se acercó al avión, que “era alquilado, privado”, sin la “intención” de encontrarse con la vicepresidenta, pero fue Plasencia el que le solicitó que la saludara.

Y es lo que hizo, “saludarla”. “Por lo tanto, no hubo tal reunión. Le recordé que no podía entrar en suelo español dadas las sanciones de la Unión Europea”, que no pesan sobre Plasencia, a lo que Delcy Rodríguez respondió que ella “seguía para Turquía”.

“Las cosas a veces son más sencillas, elementales y vulgares. Fui a recibir a una persona que conozco y me encuentro con este bochinche”, lamentó Ábalos para insistir: “No abordé ningún tema, porque no tengo ningún tema que abordar con ella. Ninguno”.

Vea imágenes de la Terminal Ejecutiva del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez:

 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes