Política

Así está negociando la investidura el PSOE con sus futuros socios

Cambio total de tono y actitud respecto a las conversaciones del pasado verano: “Esta vez van en serio”

Imagen de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias el 12 de Noviembre de 2019 en el Congreso de los Diputados.
photo_cameraImagen de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias el 12 de Noviembre de 2019 en el Congreso de los Diputados.

El martes, apenas dos días después de las elecciones generales, PSOE y Unidas Podemos anunciaron un preacuerdo para formar un Gobierno de coalición. Una maniobra que dirigentes socialistas miran con recelo, y que llegan a considerarla solo un “golpe de efecto” a la desesperada, para tapar unos malos resultados en las urnas.

Tal y como se informó en estas páginas, altos cargos del PSOE no tienen nada claro que el pacto de Gobierno con Iglesias vaya a prosperar. Y advierten, en ese sentido, que Moncloa lo ha puesto en práctica para asegurarse otro win-win: si Pedro Sánchez logra la investidura, habrá convertido el fiasco electoral del 10-N en un éxito; y si no sale, Sánchez podría gobernar en solitario demandando a PP y Cs que se abstengan con el argumento de que “ya lo ha intentado”.

Negociando en serio

A pesar de esos recelos, la realidad hasta ahora es que el presidente en funciones y su equipo negociador se están tomando “muy en serio” las negociaciones con los partidos que puedan ser socios de investidura, con el objetivo de garantizar los votos necesarios para asegurarse la reelección.

Así lo cuentan a Confidencial Digital dirigentes de los partidos con los que el Partido Socialista ya se ha reunido a lo largo de esta semana.

Estos dirigentes confirman un “claro cambio de tono y de actitud” en el PSOE, respecto a las conversaciones mantenidas el pasado verano, cuando, sin decirlo, en realidad “preferían nuevas elecciones a Gobierno de coalición”.

Lastra y Simancas por Calvo y Ábalos

Una muestra de esa “nueva situación” es, según las fuentes consultadas, la apuesta de Moncloa por que sean los líderes del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, la portavoz Adriana Lastra y el secretario general Rafael Simancas, quienes protagonicen las negociaciones con el resto de partidos.

El pasado verano, los negociadores fueron dos miembros del Gobierno, Carmen Calvo y José Luis Ábalos, que llevaron en primera persona las conversaciones. La vicepresidenta, tratando directamente con Pablo Echenique, secretario de organización de Unidas Podemos; y el ministro de Fomento reuniéndose en el Congreso con los portavoces de los diferentes grupos.

Proponen y escuchan

Según cuenta un líder político que se ha reunido esta semana con Lastra y Simancas, y que en julio lo hizo con José Luis Ábalos, ahora “la diferencia es abismal” respecto al tono y planteamientos hace cuatro meses. La portavoz y el secretario general del Grupo Socialista “han abandonado el atril desde el que nos hablaba en verano el ministro”, resume esa fuente.

Lastra y Simancas, relatan “no piden el voto a cambio de nada”, sino que “proponen medidas concretas” para aprobar a lo largo de esta legislatura. Y, además, “escuchan y apuntan las nuestras” para negociarlas una vez se ponga en marcha el Gobierno.

Podemos se sumará a las negociaciones

La otra gran diferencia de estas negociaciones, respecto a las del pasado verano, se encuentra en el papel que dan los negociaciones a Podemos.

Las fuentes consultadas por ECD confirman que tanto Lastra como Simancas han anunciado, a los dirigentes políticos con los que se han ido reuniendo que, en la segunda ronda de conversaciones que tengan con ellos, estarán también presentes miembros del equipo negociador de Pablo Iglesias.

Según su explicación, el objetivo es “hacer partícipe” a Unidas Podemos de los diferentes acuerdos que se sellen con los demás socios de la investidura antes del debate, que se prevé convocar en la semana del 16 de diciembre.

“Ellos van a formar parte del Gobierno y tienen que estar presentes”, les han transmitido.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes