Política

Ayuso ha pactado con Monasterio un recorte de consejerías, el final del toque de queda y una “guerra fiscal” contra el Gobierno

La presidenta ha reclamado a Pablo Casado “libertad” para negociar personalmente con la candidata de Vox las primeras medidas de la nueva legislatura

Isabel Dïaz Ayuso.
photo_camera Isabel Dïaz Ayuso.

PP y Vox han comenzado a caminar juntos en la Comunidad de Madrid. Rocío Monasterio facilitará la investidura de Isabel Díaz Ayuso, sin exigir a cambio entrar en el Gobierno. Pero la presidenta asume que el partido de Santiago Abascal será decisivo en los próximos dos años. Ya han alcanzado los primeros acuerdos.

No se pasa por alto que Monasterio despejó rápidamente este miércoles las dudas sobre el apoyo de Vox a la investidura de Díaz Ayuso en la primera votación: se decantan por el “sí” y no se abstendrán para forzar una segunda votación.

Así lo confirmó la propia candidata de la formación a la Comunidad de Madrid tras la reunión del Comité de Acción Política en la que estuvo acompañada por el presidente del partido, Santiago Abascal.

Negociaciones discretas antes del 4-M

Sin embargo, el hecho de que Vox descarte entrar en el Gobierno de Madrid no significa que renuncie a condicionar sus políticas

Hay que recordar que Rocío Monasterio ha señalado que Ayuso tendrá que elegir “entre Vox y una abstención del PSOE”. Santiago Abascal también ha dejado la pelota en manos de la presidenta madrileña al subrayar que deberá decidir “si quiere gobernar apoyándose en los partidos de izquierda o en Vox”.

Pero según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los contactos, el equipo de Ayuso lleva días negociando discretamente con Monasterio para cerrar los tres primeros pactos de la nueva legislatura: reducción de consejerías, final del toque de queda y una “guerra fiscal” contra el Gobierno.

Reducir a diez el número de consejerías

En el equipo de Díaz Ayuso asumen que para sacar adelante sus proyectos, empezando por los presupuestos regionales que están prorrogados desde 2019, la presidenta regional debe buscar el apoyo o, al menos la abstención, de alguna de las restantes fuerzas políticas y ahí es donde Vox resultará decisivo.

Como primera medida, según las fuentes consultadas por ECD, Ayuso y Monasterio han pactado una reducción de la Administración madrileña a instancias de Vox, que viene reclamando el cierre de “chiringuitos” regionales en el actual contexto económico. 

Aseguran además que el recorte llegará hasta las consejerías, según admiten fuentes del PP de Madrid. La presidenta está dispuesta a reducir a diez los 13 departamentos que componen actualmente el Gobierno de la Comunidad.

Levantar ya el toque de queda en Madrid

Otra de las medidas más inmediatas que han acordado ambas formaciones es el levantamiento del toque de queda en Madrid. 

Vox ha pedido a Ayuso que derogue la restricción de movilidad nocturna, junto a todas las medidas de confinamiento, a partir del próximo domingo, cuando decaiga el estado de alarma. Será la primera prueba de la influencia de Vox en la reforzada presidenta regional.

A diferencia de otras comunidades, que han solicitado que se prorrogue el estado de alarma, el equipo de Isabel Díaz Ayuso ha acordado con Vox terminar con las restricciones que se aplican con carácter genérico a todas las regiones con independencia de su incidencia de casos de coronavirus.

El levantamiento de este régimen excepcional supondrá que no se aplicará el toque de queda que en Madrid impide los desplazamientos por la calle entre las 23:00 y las 06:00 salvo por motivos justificados. Tampoco se prohibirán las reuniones en domicilios particulares de personas que no conviven juntas.

Cierre de bares a las once de la noche

En cambio, la limitación de horarios y aforos en la hostelería es de competencia autonómica. PP y Vox han acordado que no se vea afectada de momento por el final del estado de alarma. 

El planteamiento es por ahora “mantener todo como está”: cierre de bares y restaurantes a las 23.00 y un máximo de cuatro comensales en el interior de los establecimientos y de seis en las terrazas. El consumo en barra seguirá también sin estar permitido.

Lanzar una “guerra fiscal” contra Sánchez

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que Ayuso y Monasterio también han acordado abrir paso a una batería de rebajas fiscales en la comunidad que choquen con la política antagónica del Gobierno de Pedro Sánchez.

Auguran una dura batalla entre ambas administraciones a la hora de definir las bases de la nueva financiación autonómica.  

La intención del Ministerio de Hacienda de acelerar la armonización del Impuesto sobre el Patrimonio y el de Sucesiones y Donaciones para frenar las bonificaciones que aplica la capital será el centro de este enfrentamiento.

Fuentes próximas a la Puerta del Sol aseguran que, tras el claro triunfo electoral, exprimirán aún más sus opciones de rebajar tarifas en los tributos cedidos, como el tramo autonómico del IRPF, y toda una batería de nuevas desgravaciones y ventajas fiscales para marcar aún más la diferencia con el Ejecutivo central.

Casado y Abascal apartados de los pactos

El líder del PP, que mantiene una buena relación personal y política directa con Isabel Díaz Ayuso, tiene también muchas diferencias estratégicas y de estilo en cuanto a la manera de ejercer su labor, sin eludir la confrontación, y, sobre todo, en el tipo de relación a mantener con Vox.

Esa discrepancia respecto al trato con la formación de Abascal es la que más distancia al equipo de Casado con el de Ayuso, según las fuentes del PP consultadas por ECD, por lo que la presidenta ha reclamado al líder nacional “libertad” para negociar personalmente con Monasterio las primeras medidas del nuevo Gobierno. 

Una petición que Génova ha aceptado y aparta también en principio a Santiago Abascal de las negociaciones. No serán por tanto los líderes nacionales los que se sienten en la mesa, quienes además no mantienen una relación estrecha desde el giro al centro que protagonizó Pablo Casado el pasado mes de octubre.

Hay que recordar que el líder del PP, no solo no ha rectificado ni corregido la abrupta ruptura ejecutada con Vox en aquella frustrada moción de censura que Abascal presentó a Sánchez, sino que sostiene que fue una decisión acertada que no piensa desmentir. Por eso rechaza que Vox pueda cogobernar con Ayuso.

El vídeo del día

Vox dará apoyo “gratis” a Ayuso para “que la izquierda no entre en Gobierno”
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?